EL PODER SANADOR DE LA AMISTAD

 

EL PODER SANADOR DE LA AMISTAD

Acciones que transforman al mundo

 

¨La amistad es un alma que habita en dos cuerpos;

un corazón que habita en dos almas.¨

Aristóteles.

 

Este mes celebramos al amor y la amistad, sin duda dos valores universales, trascendentes y fundamentales que acompañan al ser humano. Por ello hoy hablaremos del poder sanador de la amistad.

La amistad es una relación afectiva que se da entre dos o más personas a las que llamamos amigos. Incluso, se puede hablar de amistad entre diferentes especies, por ejemplo una persona y su mascota, así como entre  dos animales tanto de la misma especie como de distinta.

La amistad es una forma natural de relacionarnos y compartir con quien tenemos intereses comunes. Somos sociales por naturaleza y requerimos convivir con otros.

 

Por lo que, el amigo se convierte en un hermano que elijes, que está presente en las buenas y las malas, que te escucha, que te apoya, que te orienta, que te llama la atención cuando es necesario, que te acepta y te ama de manera incondicional, un verdadero confidente. Con quien compartes quien eres y estableces una relación auténtica y desinteresada.

 

En la amistad se gesta un vínculo afectivo libre de lazos sanguíneos que nace de manera voluntaria y por elección, en donde la lealtad es un elemento importante. Sin duda, forma parte fundamental del desarrollo personal ya que se encuentra presente durante las etapas importantes de la vida.

 

En esta relación tan profunda puedes mostrarte tal cual eres, expresarte libremente, consciente de que hay un gran respeto por el otro y una plena aceptación. Con un amigo sumas, y el resultado perfecto de esta ecuación es un corazón y dos almas. Hay quienes en un amigo han encontrado a su alma gemela y no hablamos del tema romántico, con ello nos referimos a que han encontrado almas afines.

 

Sin duda, en cada etapa de la vida la amistad juega un papel distinto, con diferentes grados de importancia y trascendencia. Por ello hay amistades que nacen a los pocos minutos de relacionarse y otras que toman más tiempo en darse. De una u otra forma contar con un amigo sana nuestro espíritu.

 

Este contacto directo con la amistad lo vives desde muy pequeño, ya sea en la guardería o pre escolar, en donde seguramente iniciarás tu primera relación de amistad, con otro niño o niña con quien compartías tiempo, juegos, sonrisas y seguro que hasta el almuerzo.

Pero sin duda, es durante la etapa escolar en donde se inician muchas amistades que perduran a través del tiempo y en las que profundizas sobre el valor de la amistad de manera honesta e inocente. Aunque también nacen ahí nuestras primeras decepciones.

 

Ya en la edad adulta, las relaciones interpersonales varían debido a que nos mueven motivaciones distintas para relacionarnos, puede darse el caso en que identifiques a tus grupos de amigos de acuerdo a la actividad o al nivel de cercanía que tienes con ellos, por ejemplo: los amigos del trabajo, los de la infancia, los amigos cercanos que son tus cómplices y confidentes.

 

A esta altura de la vida en muchas ocasiones confundimos la amistad midiéndola en qué tan bien la paso con esa persona o incluso por lo que puedes obtener de manera material o emocional. Puede que llamemos a todos amigos por el simple hecho de la convivencia continua o por algunos intereses comunes, sin embargo, no todos son nuestros amigos. Seguro has escuchado la frase: ¨puedo contar a mis amigos con los dedos de mi mano y es posible que sean demasiados¨, y es que un verdadero amigo no es tan fácil de encontrar.

 

En la actualidad, la dinámica social se encuentra muy saturada de relaciones efímeras, sin compromiso y basadas en el interés, por lo que encontrar una verdadera amistad se vuelve un gran reto, sin embargo, cuando la encuentras se convierte en un gran tesoro que hay que cuidar y cultivar.

 

Hay estudios, como el de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA, 200) que hablan de los beneficios directos, reales y tangibles que brinda la AMISTAD, entre ellos se encuentran:

 

  1. Mejora la autoestima
  2. Reduce el estrés considerablemente
  3. Ayuda al crecimiento espiritual y al desarrollo personal
  4. Mejora la calidad de vida
  5. Reduce el riesgo de muerte
  6. Rejuveneces
  7. Te mantienes alegre

 

Y es que, cuando compartes con un amigo cercano, físicamente liberas Oxitocina, conocida como la ¨hormona del amor y la amistad¨ o la ¨hormona del afecto¨ y ello genera resultados directos en tu organismo y en tu bienestar.

 

La amistad es tan importante en la vida que tanto en la literatura, como en el cine o la televisión, hay casos muy recordados de parejas de amigos que son ejemplo de ese gran valor. Seguramente recordarás en la literatura a Don Quijote y Sancho Panza, a Sherlock Holmes y Watson o a Los Tres Mosqueteros. En el cine recordamos a El Gordo y El Flaco o los Tres Chiflados y en la televisión a la  famosa serie Friends, entre muchos otros.

 

En nuestro país también podemos reconocer personajes de películas que son recordados como parejas de amigos entrañables, qué me dices de Viruta y Capulina o deTintán y Marcelo por ejemplo.

 

En resumen, la amistad es parte esencial de nuestra vida, nos permite desarrollarnos de manera más armónica y crecer, contar con ella nos brinda beneficios tangibles y nos ayuda a ser mejores personas.

 

Por ello, quiero invitarte para que durante este mes celebres, honres y agradezcas a quienes ha sido y siguen siendo tus amigos, déjales saber lo importantes que son para ti. Unas simples letras, un detalle o incluso un GRACIAS sincero puede ser una extraordinaria recompensa para ese ser especial que comparte contigo aventuras y desventuras, ese ángel que llamamos: AMIGO.

 

reddevoluntariosac@gmail.com | Facebook/reddevoluntariosac
La autora de este artículo cuenta con 15 años de experiencia como voluntaria en reconocidas asociaciones civiles de la ciudad, además es presidenta de Red de Voluntarios, asociación dedicada a la profesionalización del voluntariado

 

Lucía L. Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *