REDES SOCIALES Y NIÑEZ

 

REDES SOCIALES Y NIÑEZ

“Es que decía que si no comparto la foto, me caería una maldición”, fue el argumento que me dio mi hija de 10 años al encontrarla arrinconada llorando después de ver una fotografía en la red social Facebook.

Sin lugar a dudas, las redes sociales en la actualidad se han convertido tanto en una herramienta de trabajo, como un espacio de ocio y esparcimiento para personas de todas edades. El libre acceso a éstas las ha convertido en parte fundamental de la vida diaria, marcando tendencias, modas y hasta creado lenguajes cibernéticos. Sin embargo, un punto a reflexionar son los efectos que puede tener en su exposición en la niñez actual.

Por tal, es necesario que los padres de familia mostremos apertura sobre el tema y no solamente limitarnos a la prohibición del medio. Al respecto, la Academia Estadounidense de Pediatría (*) menciona que una red social puede ser un medio positivo en el desarrollo de un niño, puesto que lo anima a conectarse con otros niños y expresar su creatividad. Así también puede ser una herramienta en la búsqueda de información y aprendizaje, aumentando sus habilidades y competencias en el medio.

Igualmente, podemos encontrar algunos efectos negativos al exponer a nuestros hijos a éstas a temprana edad, pues no cuentan con la madurez necesaria para codificar el lenguaje propio de la red, eso sin entrar al tema de los peligros que exposición mediática conlleva.

Para evitar estas contrariedades es necesario, primeramente:

  • Explicar al niñ@ lo qué es una “red social”, con lenguaje claro y sencillo, en un entorno de calma y confianza.
  • Establezca las reglas del hogar para el uso del internet y el tiempo de acceso a la red.
  • Hágase su “amigo” o “sígalo” en las redes.
  • Insista en sólo aceptar personas que él o ella conozca personalmente, y previa aprobación de los padres de familia.
  • Mantenga sus datos privados y cuide que no haya ninguna información que identifique a su hij@ en su perfil.
  • Disponga de todos los candados de privacidad y de los controles de padres para evitar accesos a páginas no aptas para ellos.

 

 

Karla Arce Celis

Lic. en Ciencias de la Comunicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *