CÁNCER CÉRVICO UTERINO

CÁNCER CÉRVICO UTERINO

Una mujer que ha recibido recientemente un diagnóstico de cáncer de cérvix. La enfermedad comienza en la superficie del cérvix. Si no es tratado, el cáncer invade más profundamente dentro del cérvix. Este tipo de cáncer se llama cáncer invasor de cérvix o cáncer cervical invasor.

En 2013, más de 12 000 mujeres en Estados Unidos fueron diagnosticadas con cáncer invasor de cérvix o cáncer cervical invasor. La mayoría de estas mujeres menores de 55 años de edad.

Aprender acerca del tratamiento médico del cáncer cervical invasor puede ayudarle a participar activamente en las decisiones sobre su propio cuidado.

El cérvix

El cérvix es un canal:

  • El cérvix conecta el útero con la vagina. Durante el período menstrual, la sangre corre desde el útero por el cérvix hacia la vagina. La vagina conduce al exterior del cuerpo.
  • El cérvix produce mucosidad. Durante la relación sexual, la mucosidad ayuda a los espermatozoides a moverse desde la vagina por el cérvix hacia el interior del útero.
  • Durante el embarazo, el cérvix se encuentra fuertemente cerrado para ayudar a mantener al bebé dentro del útero. Durante el parto, el cérvix se abre para permitir el paso del bebé por la vagina.

El proceso del cáncer

Las células normales crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Cuando las células normales envejecen o se dañan, mueren; células nuevas las reemplazan.

Algunas veces, este proceso se descontrola. Nuevas células se forman cuando el cuerpo no las necesita y células viejas o dañadas no mueren cuando deberían morir. La acumulación de células que no son necesarias resulta en la formación de una masa de tejido que se llama tumor.

Los tumores en el cérvix pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos):

  • Tumores benignos (pólipos, quistes o verrugas genitales):
    • no son dañinos
    • no invaden los tejidos de su derredor
  • Tumores malignos (cáncer cervical):
    • algunas veces pueden poner la vida en peligro
    • pueden invadir los tejidos y órganos cercanos
    • pueden diseminarse a otras partes del cuerpo

El cáncer de cérvix empieza en las células de la superficie del cérvix o cuello uterino. Con el tiempo, el cáncer cervical puede invadir más profundamente dentro del cérvix y los tejidos cercanos.

Las células cancerosas cervicales pueden diseminarse al desprenderse del tumor cervical. Pueden viajar por medio de los vasos linfáticos a los ganglios linfáticos cercanos. También, las células cancerosas pueden diseminarse por medio de los vasos sanguíneos a los pulmones, al hígado o a los huesos. Después de diseminarse, las células cancerosas pueden adherirse a otros tejidos y crecer para formar nuevos tumores que pueden dañar esos tejidos.

Factores de riesgo

Cuando una recibe un diagnóstico de cáncer de cérvix, es natural preguntarse qué pudo haber causado la enfermedad. Los médicos generalmente no pueden explicar por qué el cáncer de cérvix se presenta en una mujer, pero no en otra.

Sin embargo, sí sabemos que la mujer que tiene ciertos factores de riesgo puede tener más probabilidad que otras mujeres de padecer cáncer de cérvix. Un factor de riesgo es algo que puede aumentar la posibilidad de que una enfermedad se presente.

Los estudios han encontrado que la infección por los virus del papiloma humano, VPH, es la causa de casi todos los cánceres cervicales. La mayoría de los adultos han sido infectados por los VPH en algún momento de su vida; sin embargo, la mayoría de las infecciones desaparecen por sí solas. Una infección de VPH que no desaparece puede causar cáncer de cérvix en algunas mujeres.

Otros factores de riesgo, tales como el tabaquismo, pueden aumentar aún más el riesgo de padecer cáncer de cérvix para las mujeres infectadas por VPH.

Síntomas

Los cánceres cervicales en etapas iniciales generalmente no causan síntomas. Cuando el cáncer crece más, las mujeres pueden notar sangrado vaginal anormal:

  • Sangrado que ocurre entre los períodos menstruales regulares
  • Sangrado después de relaciones sexuales, de un lavado vaginal o del examen pélvico
  • Períodos menstruales más prolongados y más abundantes que antes
  • Sangrado después de la menopausia

Las mujeres pueden también notar:

  • Mayor secreción vaginal
  • Dolor en la pelvis
  • Dolor durante las relaciones sexuales o sangrado postcoito

El cáncer cervical, las infecciones, u otros problemas pueden causar estos síntomas. La mujer que tenga alguno de estos síntomas deberá ACUDIR AL MEDICO (GINECOLOGO ONCOLOGO)  para que el problema pueda ser diagnosticado y tratado lo antes posible.

Diagnóstico

Pruebas de laboratorio: una prueba de Papanicolaou (citología)

Examen cervical: El médico usa un colposcopio para examinar el cuello del útero o cérvix. Y es posible detectar cáncer o lesiones precancerosas.

Muestra de tejido: La extracción de tejido para buscar células cancerosas se llama biopsia. A la mayoría de las mujeres les extraen tejido del cérvix en el consultorio médico, y generalmente solo se requiere anestesia local.

Un patólogo examina el tejido al microscopio para ver si hay células cancerosas presentes. Una biopsia es generalmente la forma más confiable de saber si hay cáncer.

Estadificación

Si la biopsia muestra que hay cáncer presente, su médico necesita saber la extensión (estadio o etapa) de la enfermedad para ayudarle a planear el mejor tratamiento. El estadio depende de si el cáncer ha invadido los tejidos cercanos o si se ha diseminado a otras partes del cuerpo. El cáncer cervical suele diseminarse con más frecuencia a los tejidos cercanos en la pelvis o a los ganglios linfáticos. También puede diseminarse a los pulmones, al hígado o a los huesos. Los Estadios van del I al IV. Siendo el uno la etapa temprana y el Estadio IV el más avanzado.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para mujeres con cáncer cervical son:

  • Cirugía
  • Radioterapia
  • Quimioterapia
  • Una combinación de métodos

La selección de tratamiento depende principalmente del tamaño del tumor y de si el cáncer se ha diseminado.

El tratamiento debe ser individual de acuerdo al estadio del cáncer, en que la paciente se encuentre, siendo la cirugía solamente factible en etapas tempranas I y en algunas muy seleccionadas etapas IIA. Y el resto de las pacientes con estadios más avanzados como IIB, IIIA, IIIB o IVA yB deben ser tratadas con Radioterapia y Quimioterapia Concomitante.

Pronóstico

El pronóstico en esta neoplasia (cáncer), al igual que en la mayoría, esta dada por la etapa clínica en que se encuentre la paciente, así que entre más temprano se diagnostique el cáncer mayor probabilidad de curación. Por tal motivo la importancia de realizarse su revisión anual de Papanicolaou, colposcopia y de su revisión con el especialista (Ginecólogo Oncólogo).

 

Dr. Jesús Portillo Reyes

Ginecólogo-Oncólogo

drjesusportilloreyes@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *