La correcta nutrición: Una pauta para reflexionar en nuestra salud

La correcta nutrición:

Una pauta para reflexionar en nuestra salud

Sin duda parte de los hábitos alimenticios que siempre hemos tenido, han visto crecer a muchas generaciones. La base de la alimentación en nuestra cultura utiliza algunos componentes que nos pueden favorecer o perjudicar al organismo. En entrevista para Innova en Salud, Karina Paz Kennedy, no habla sobre las bondades y resultados que nos da una adecuada nutrición.

 

¿Qué es lo que estudió Karina Paz Kennedy?

Bueno, inicié la carrera de Negocios Internacionales, pero la interrumpí para estudiar la Licenciatura en Artes Culinarias. Aunque ese es el nombre oficial, nosotros nos decimos cocineros, la gente le gusta decirnos llama Chef… pero ese es un grado.

Sabemos que tu enfoque es la nutrición ¿Qué nos puedes decir al respecto?

Efectivamente, estoy completamente enfocada a la nutrición, aun cuando no cuento con alguna certificación, esa es la vertiente en mis actividades. Mi socia es la nutrióloga y cada quien desde su conocimiento aporta para enriquecer el perfil.

“Nutrición”, este término ¿Cómo lo puedes definir?

Son varias las definiciones que se pueden dar… En principio la nutrición es el estudio de la relación entre los alimentos y la salud. Es consumir macronutrientes (brindan energía metabólica al organismo) y micronutrientes (necesarios en porciones modestas para mantener la salud, ya que estos no producen energía), y se encuentran en los hidratos de carbono, grasas y proteínas así como vitaminas y minerales. Todos incluidos dentro del “Plato del Bien Comer”. Si consideramos esto podemos concluir, es la forma en la que el cuerpo optimiza los nutrientes necesarios para mantener los órganos vitales.

Actualmente apreciamos una tendencia cada vez mayor a comer sano, incluso las restricciones en comer ciertos productos.. ¿Cuál es tu opinión para actuar ante estos hábitos?

Como mi enfoque es enteramente nutricional no nos llevamos por las modas, obviamente consideramos algunos alimentos que se les está dando mucha difusión pero no quiere decir que es por cuestiones de tendencia. Tu pregunta sobre el ¿enfrentar los hábitos? nosotros iniciamos con una forma muy simple para ir disminuyendo su uso, con la finalidad que el cuerpo no asimile un cambio drástico en el consumo de productos procesados, harinas refinadas y el azúcar. Es un proceso gradual hasta lograr eliminar su ingesta por completo.

¿Qué productos puedes destacar como dañinos?

En general papitas, refrescos (sodas), jugos enlatados, comida rápida entre otras, es decir todo es tipo de alimentos y aunque suena muy drástico es dejarlos, nos va a ayudar a tener una forma de vida muy simple, pero lo más importante: sana.

Entonces ¿Qué hacemos cuando asistimos a un restaurante?

A nosotros nos han preguntado ¿eliminar las sodas? y la respuesta es simple, pide agua o vino. No se recomienda ingerir jugos embotellados, té helado o bebidas con endulzadas. En caso de las papitas, la verdad es que cuando te pones a ver lo que hay atrás de su preparación o lo que contienen este tipo de productos uno mismo decide eliminarlos.

Nos hablaste de una socia ¿Qué negocio es el que emprenden juntas?

Son talleres que inicialmente impartíamos en la Ibero, como somos exalumnas presentamos un programa y se nos doy la oportunidad de dar clases ahí. Dentro del área de diplomados se consideró como un curso básico de nutrición y cocina brindando un 50 y 50% cada área incluyendo la parte práctica… un coaching. Aun cuando el término está de moda, nosotros lo utilizamos desde hace 5 años. Llamamos coaching a nuestra asesoría nutricional y de vida. Somos profesionistas por lo cual contamos con el respaldo académico para poder llevar a cabo nuestra labor.

Así fue como inició este proyecto por lo que hoy en día decidimos tener nuestro propio “site job”.

¿Qué se imparte en los talleres?

Nutrición y Cocina, Cocina Mediterránea, Cocina Internacional, Granos y Semillas, Súper Alimentos, en realidad se les pone un título por formar un recetario pero todos van por una sola línea que es nutricional, balanceada y equilibrada.

 

¿Súper alimentos?

Son productos naturales que su contenido nutricional es mucho más elevado que uno común. Aunque son toda una novedad, en realidad han existido siempre. Por citar la chía, Estados Unidos descubrió todas las bondades que brinda y se puso muy de moda su consumo. Dentro de este grupo encontramos también la quinoa, espirulina, la avena, cúrcuma, el aceite de coco, entre otros.

¿Karina Paz nos puede brindar una guía nutricional?

No, mi intervención es únicamente en el manejo de los alimentos en la cocina y aun cuando conozco el tema, definitivamente no soy una profesional del área. Muchos me comentan que tengo las bases, pero es un tema muy delicado.

 

¿Cuál es la enseñanza que tienen tus pupilos?

Es muy simple, nuestro lema es… “Comer sano, no significa sacrificar sabor” entonces lo que nosotros tratamos es convertir toda nuestra alimentación habitual a una forma ligera, tan flexible que se aplica a los distintos tipos de cocina como la mexicana, mediterránea, etc. Nuestra meta es que se coma igual pero sano, balanceado y equilibrado, eliminando todo lo que sea procesado y potencializando los alimentos sacándoles el sabor natural y verdadero.

¿Esto es una dieta?

No, comer sano no es difícil, esto no es una dieta todo mundo lo cree pero en realidad es una forma de vida.

Productos “light” ¿Ustedes lo utilizan?

En automático cualquier producto que tuvo un proceso no es utilizado por nosotros, a menos de que se tenga una condicional específica como la diabetes.

¿Qué tipo de insumos utilizas?

Las compras son de productos orgánicos, que básicamente son aquellos producidos con sustancias naturales y son de temporada, que es cuando mejor saben ya que solas se dan y no influyen factores que estimulen su presencia en el mercado o aceleren su crecimiento. Existen ya varias tiendas en los que se pueden conseguir toda variedad y a buenos precios.

 ¿Tu infancia fue bajo este modelo?

No, totalmente lo opuesto, a mí me tocó un boom de los productos procesados y más por el acceso que se tiene al vivir en frontera. En mi familia no podría decir que fue por ignorancia, es dejarse llevar por las tendencias. Recuerdo que en la escuela me decían si tienes hambre toma una sopa de las que vienen en vaso.

 

¿Cómo fue para ti el cambio?

Al principio se te cierra el mundo y no sabes que es lo que puedes comer, pero tu cuerpo ya que lo asimila te pide nutrientes buenos. El cuerpo pasa por un ataque que se le llama la liberación de la adicción, fue poco, un mes aproximadamente.

¿Tienes alguna recomendación que nos puedas brindar para los lectores de Innova en Salud?

Más que nada hacer conciencia, y te voy a platicar mi experiencia personal. Cuando como mamá te toca hacer el lunch para la escuela yo pensé en que no le mandaría galletas, papitas con jugos embotellados y la verdad es que ahí fue cuando me di cuenta y preferí las frutas y verduras. Curiosamente al mismo tiempo vi a un grupo de amigos nutriólogos y al exponerles mi inquietud de lo que debería mandar para la escuela, resulta que cada uno expuso sus razones. Por ejemplo uno de los comentarios fue sobre el azúcar, me decían lo malo que es para la salud, incluso me hicieron la reflexionar que los niños no la requieren, somos nosotros mismos los adultos los que les generamos el hábito de consumirla. Una amiga nutrióloga también me dijo: “No necesitas el azúcar para nada, ya que tu cuerpo solamente ocupa lo que la naturaleza nos da”.

Lo primero que yo recomiendo es tomar agua, muchas veces pensamos que nuestro organismo tiene hambre en realidad tiene sed, por otro lado eliminar el azúcar, los hidratos de carbono (malos), sustituir las grasas malas por buenas, naturalmente las frituras.

 

Lic. Karina Paz Kennedy

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *