La Psicología

 

Entrevista a la Dra. Luisa López Madueño

Estudiante de la primera generación de Psicología de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) campus Tijuana. En España hizo una Maestría en Psicología Clínica y la Salud en el Instituto Superior de Estudios Psicológicos, avalado por la Universidad de Vic en Barcelona, así como dos posgrados: uno en Psicología Clínica Infanto-juvenil y otro en Trastornos del Comportamiento Alimenticio. 

Además, en Tijuana tuvo la oportunidad de hacer una Maestría y un Doctorado en Hipnosis Clínica y Ecléctica por la Word Association of Eclectic Hypnotherapists, así como otros estudios alternativos como Arteterapia, sanación energética y espiritual.

 

Dra. López Madueño, ¿Qué es lo que te motiva a estudiar la carrera de Psicología?

Apoyar a las personas en su proceso de sanación, aunque siempre hay una historia detrás, ya que cuando estudié análisis clínicos en la Preparatoria Federal Lázaro Cárdenas (Tijuana) mi deseo era estudiar medicina originalmente, pero justo ahí es donde me di cuenta que no era lo que yo quería. Sin embargo, platicando mi vocación de ayudar al prójimo, una tía me recomendó estudiar Psicología. Al principio no sabía bien de que se trataba y poco a poco fui descubriendo que es otra forma de ayudar a las personas y la verdad,  me apasiona mi carrera. 

Con esa intención de ser Médico ¿Te espantó la sangre?

No, para nada,  lo que pasa es que la Medicina se evoca a la sanación más que nada del cuerpo físico y no empata con mi deseo de apoyo más humano y emocional, es por ello que fue perfecta la Psicología para mí. De hecho yo quería ser actriz de teatro porque tengo un gusto especial por el arte, las cámaras, micrófonos e interpretar diferentes papeles, pero mi familia me dijo “Primero haces una carrera y después haces lo que quieras”, y finalmente la vida me ha ido llevando a combinar los medios de comunicación con la psicología, pues más que nunca estoy en múltiples programas de radio y televisión hablando de diversos temas de salud mental. Debo admitir que simplemente me fascina combinar estas dos pasiones aunque jamás he estudiado nada sobre Comunicación. 

¿Qué tipo de satisfacciones te han marcado en tu labor profesional?

El saber que con el poco o mucho conocimiento que tenga, pueda apoyar a transformar la vida de alguien a un estilo totalmente saludable. Cada que veo que alguien sana y puede acabar con la enfermedad logrando un estilo y calidad de vida óptimo en todos los sentidos, para mí ese es mi mayor sentido de vida porque es mi misión, el apoyo en la sanación del prójimo. 

¿Qué área de la psicología ejerces?

Normalmente es una psicología profunda con hipnosis clínica,  muy humanista.

He sido formada en diversos enfoques, lo cual utilizo dependiendo de la personalidad y problemática de cada quien para elegir el tratamiento más conveniente. Mayormente se combinan el análisis de pensamientos y conductas con la Hipnosis clínica. 

En una cultura en la que cada vez se quebrantan más los prejuicios contra la psicología ¿Cuál es el mayor impedimento que la gente tiene para acercarse al psicólogo?

No me he encontrado por suerte mucho con esta situación, lo cual obviamente me agrada. Pero llama mi atención sobre todo el hecho de que muchos varones vienen a solicitar realmente el apoyo para mejorar su relación de pareja.  Cada vez aprecio con gusto que se cierra mas el tabú de ir a hablar sobre los problemas y permitir que un profesional de la salud intervenga. Todavía puede haber esa mentalidad del ¿Cómo voy a permitir que alguien más solucione mis problemas?, ¿Cómo voy a contar lo mío a un desconocido?, ¿Qué va a saber una persona más que yo?   La verdad me siento muy contenta que en mi experiencia,  no me  encuentre con algo así, sino por el contrario.

¿Qué tan fácil es enfrentar la actitudes negativas de un paciente?, muchos seguramente los mandan e incluso van a la fuerza.

Yo evito atender personas porque los mandaron a terapia, y esa es mi primer pregunta ¿Vienes o te mandan?, si los mandan y no están del todo convencidos, les sugiero que lo más conveniente es regresar cuando estén realmente  listos para llevar a cabo el proceso pues es muy profundo y requiere de total compromiso. Sin embargo, hay quienes se dan la oportunidad  y entonces continuamos siendo así los cambios más rápidos y efectivos. Si veo que en la segunda o máximo tercera sesión el paciente solamente está acudiendo sin comprometerse en el proceso, se habla al respecto sobre su resistencia al cambio y ganancias de la enfermedad. Aquí el trabajo se hace muy rápido y profundo, pues no empleo procesos largos que desmotiven a la persona y sí que vayan directo a la raíz del problema. 

¿La edad te resultó un factor de confianza que tuviste que enfrentar?

Al principio era uno de mis retos. Cuando yo recién inicié (hace 9 años) me veía mucho más joven por la edad que tenía y la gente al verme se iban. Me preguntaban: ¿Tú eres la psicóloga? (Con voz de asombro). Actualmente agradezco mucho que incluso personas mayores de  70 años puedan tener la confianza en acudir a consultarme. Sin duda ayuda mucho que mi imagen se encuentre en los medios de comunicación debido a que me pueden escuchar o ver previamente y ya conocen de antemano mi apariencia, pero sobre todo los estudios y experiencia que me avalan los cuales son mi mejor tarjeta de presentación. 

En tu día a día ¿Cuál consideras que es la mayor dificultad a superar dentro de las terapia

Dentro del proceso, me encuentro mucho con los autosabotajes del paciente en cuestión, e impedimentos internos cuando llega un punto en la terapia en el que ya sabe lo que tiene que hacer, está consciente y deja de asistir  prefiriendo regresar a la zona de confort donde es mucho más cómodo victimizarse y no responsabilizarse de sus problemas.
Y en sí de los problemas más complejos son los relativos a Anorexia y Bulimia que por la complejidad del problema y obligatorio tratamiento multidisciplinario, además del involucramiento de la familia, la mayoría de las veces el éxito es complicado. Es una dinámica muy compleja que requiere de mucho proceso, esfuerzo, tiempo y dinero.

¿Hay casos que te han impactado en tu vida personal por tu profesión?

No he dejado de sorprenderme… Y creo que nunca dejará de pasar. Las historias de película muchas veces se quedan cortas con las que he atendido y no te puedes poner a llorar con el paciente, pero si me han conmovido bastante. Personas que padecen muchísimo dolor en todos los sentidos y aun así veo unos verdaderos guerreros que son capaces de salir adelante y me visitan con una actitud muy positiva a pesar de sus tragedias. Por otro lado, atender personas al borde del suicidio y tener que intervenir en plena crisis donde su vida puede estar en mis manos.

¿Cómo logras en lo personal que no te afecte, vas al psicólogo?

-Entre risas la Dra. Madueño contestó- Claro, uno también va al psicólogo… pero además, no sé si es un privilegio el que tengo de poder separarme, yo salgo de mi consultorio y no es quitarme solo la “bata” porque no es sencillo ya que intento estar en contacto con mis pacientes fuera de consulta si lo necesitan, pero si tengo una línea muy marcada de lo que es mi trabajo y mi profesión a mi vida personal de la cual soy muy celosa en guardar y no compartir con el público, lo cual me permite mantener una estabilidad. Además constantemente utilizo hacer viajes de índole espiritual o retiros a lugares lejanos donde refuerzo mis bases y me preparo mejor como ser humano. 

Acudir al psicólogo ¿Es solo cuando tenemos un problema?, ¿Cómo saber cuándo conveniente?

Hay un slogan que se utiliza en uno de los programas de radio más populares de los que estoy, “si nos vamos a revisar los dientes dos veces al año, por qué no también checarnos con un psicólogo la mente?” Sobre todo porque la mente es tan rumiante y constantemente está en transformación. He conocido personas con una capacidad total para poder salir adelante sin necesidad de acudir al apoyo externo, pero nunca está por demás una revisión y saber cómo estamos internamente. Ojalá se acudiera al psicólogo no hasta que estamos mal, ni con todo el problema encima sino a manera de prevención.

Asistir con un profesional de la salud no significa que estemos locos, es simplemente revisar que nuestras actitudes sean saludables y en positivo. Yo en lo personal recomiendo conveniente cuando menos una vez al año solicitar apoyo. El éxito como sociedad a nivel de salud mental y por lo tanto en otras áreas sería de excelencia. 

¿Solamente atiendes consulta privada?

Aparte de mi consultorio, también doy talleres en el Estado de Baja California, Barcelona, España, Miami, Florida, en San Diego y Los Angeles, California y como mencioné en diversos medios de comunicación de radio y televisión en Tijuana y San Diego, así como publicando en algunas revistas locales artículos sobre salud mental. 

¿En qué consisten los talleres que impartes?

Tengo talleres de “Atracción de Abundancia I y II” otro de “Terapia en Vidas Pasadas y próximamente uno para “Mujeres maltratadas”, además imparto conferencias sobre los trastornos de alimentación (anorexia y bulimia) a escuelas y padres de familia para su temprana detección o prevención así como información al respecto. 

¿Qué participación tienen ustedes dentro del Turismo Médico?

Un gran flujo de mis pacientes son extranjeros y acuden con nosotros por los precios comparados con los de Estados Unidos que son bastante elevados en lo que respecta al tratamiento psicológico. Aquí acuden personas que vienen a consulta de todo el estado de California. 

He de mencionar que solamente a las Unidades Médicas y dentales se les proporcionan los llamados “Pases Médicos”. Lamentablemente los psicólogos no estamos considerados para ese beneficio con nuestros pacientes, de lo contrario promoveríamos aún más nuestra oferta de servicios.

¿Algo que quieras recomendar a nuestros lectores, para tener una vida más armoniosa?

Aunque suene trillado debemos de mantener hábitos saludables como el hacer ejercicio, alimentación saludable, tener tiempo de ocio equilibrado y personal, cuidar mucho la espiritualidad y no me refiero a la religiosidad, sino tener esa fe en un ser superior llámese Dios, Buda, el Sol o Universo… como le quieran llamar, pero que la mantengan, cuando esa parte está cubierta todo lo demás se puede sostener mucho más fácil. Además tener siempre un pensamiento positivo ante todo, ya que en nuestra mente está la clave de todas nuestras emociones y conductas posteriores.

López Madueño concluyó invitando a la población a acudir con los profesionales de salud, exhortándonos a no tener miedo en acudir con un psicólogo, en nuestra zona existen compañeros muy bien capacitados. “Atrévanse a explorar los diferentes caminos que la psicología tiene, haciéndolo de manera individual para poco a poco contribuir en el mejoramiento colectivo de la salud mental de nuestra sociedad. 

 

https://www.facebook.com/dradelalma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *