GANANCIAS SECUNDARIAS DE LA ENFERMEDAD

 

GANANCIAS SECUNDARIAS DE LA ENFERMEDAD

Vivir en constante lamentación, justificación, victimización, enfermedad, miedo, inmundicia emocional, tristeza, autosocavación, es más cómodo que el bienestar para algunas personas.

Aunque se escuche contradictorio, hay para quienes les obtiene mayores ganancias, pues la justificación lo maquilla todo, lo minimiza y canaliza las responsabilidades a todo aquello que no sea hacerse cargo de sí mismo.

Sin embargo, normalmente ésta situación no es del todo consciente, a nadie nos gusta aceptar que se prefiere vivir en el conformismo y mucho menos en la enfermedad que en la salud. Pero por otro lado, son los resultados los que declaran este tipo de comportamientos los cuales delatan que en efecto estar enfermo física o emocionalmente es más conveniente.

Algunas de esos comportamientos son:

– Nuevos conflictos:

Cuando se va encontrando la solución a la enfermedad, aparecen nuevas condiciones de salud negativas menores y que ya evidencian son de origen psicosomático.

– Abandono.

Al confrontar con la realidad y hacer el origen de la enfermedad consciente para resolverla, la persona lo niega en absoluto o simplemente abandona en pleno proceso.

– Se sabotea.

Puede ir obteniendo un cuerpo, mente y vida sanas pero de alguna forma busca atraer circunstancias que le confirman que lo bueno y saludable no existe volviendo a la situación enfermiza.

Es por eso, que decir “no se puede” por una cosa u otra es más fácil que enfrentar, reparar, hacer introspección, o simplemente hacerse responsable de la propia vida. Mantener un estilo de vida positivo y liberarse de la enfermedad requiere de un alto nivel de compromiso y constancia en esa actitud de vida.

Tomar las riendas de los problemas y hacerse cargo de ellos sin señalar a los otros o a la vida como culpables no es trabajo fácil, requiere valentía, coraje, fortaleza y mucha honestidad consigo mismo.

Es muy fácil quejarse de estar en la obscuridad o enfermedad sabiendo toda la luz que hay allá afuera, pero tampoco se está dispuesto a cruzar la puerta para salir al jardín. La vida tiene mucha luz, pero no es para sentarse a mirar y que los rayos iluminen por sí solos al ser.

Por ello, cada quien decide cómo vivir y de qué historias autoconvencerse para justificar su realidad y es válido cada quien el cómo desee vivir, lo que no es válido es saberlo y victimizarse por un mundo cruel o culpar a todo lo que se cruce en su camino.

Que la historia se escriba pues en veracidad, congruente con la salud y de mucha fuerza para vivir y ser feliz positivamente. Los precios que hay que pagar en efecto son altos, pero como todo en la vida, “lo barato, sale caro”.

Dra. Luisa R. López Madueño

Salud del Alma, Mente y Alimentación

José Clemente Orozco 2230-202 Zona Río, Tijuana 

664-634-33-33

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *