FLORES COMESTIBLES

FLORES COMESTIBLES

Aunque las flores son utilizadas generalmente como adorno, si revisamos la historia de muchas culturas como la romana, la griega y la hindú, comprobaremos que también se han usado en el arte culinario, ya que además de su agradable sabor y aroma, hacen lucir más atractivos algunos platillos y bebidas. Los matices de frescura y sabores inusuales que aportan son sorprendentes.

Existen lunas flores que pueden ser parte de nuestros platillos familiares, las hemos consumido por muchos años sin saber que son flores: las costumbres familiares son trasmitidas de generación en generación y el consumo de algunos productos también, así como la omisión de otros y solo comentamos: esa verdura no la acostumbramos.

EL BROCOLI

Brocoli significa borte de col, es originario de Italia, este vegetal verde ahora es muy popular por la cantidad de antioxidantes que aporta. Se empezó a cultivar y a comercializar en Estados Unidos a partir de la década de 1920.

Pertenece a la familia de los coles y se consigue fresco todo el año y es una cosecha alta en los meses de entre abril y octubre. Esta verdura se utiliza como guarnición de platillos fuertes cocinada solo al vapor, pero cruda también puede ser consumida en ensaladas o combinada con pastas. Es también muy común verla en comidas de origen chino. Es buena fuente de fibra y vitaminas Ay C.

LA COLIFLOR

La coliflor se considera una flor que modificó su código genético paulatinamente por la incapacidad de producir semillas y flores auténticas; la estructura que dará lugar a las flores se ha convertido en una piña en racimo de protuberancias carnosas, algunos expertos han considerado esto como una mutación.

Es rica en azufre -de ahí el olor que desprende al cocerla-, potasio, hierro y vitaminas. En España se producen 350.000 toneladas al año y destacan por su calidad las de Calahorra, en La Rioja, España.

Es la hortaliza de mayor valor nutritivo por unidad de peso de producto comestible. Su aporte de vitaminas C, B2 y A es elevado y contiene manganeso y potasio.

Es deliciosa combinada con otras verduras en escabeche o capeada.

FLOR DE CALABAZA

A pesar de la duda que existe en relación a su origen (no se sabe si las curcubitáteas aparecieron primero en las Américas o en Asia), sí sabemos que la calabaza ya era cultivada varios milenios antes de la era cristiana en Mesoamérica, por las culturas anteriores a la maya y la olmeca y en Sudamérica. Hay evidencia de su cultivo también en China, en la antigüedad, pero fue necesario que los españoles regresaran a Europa con semillas de calabaza de las Américas para que este alimento se difundiera por ese continente. Es costumbre mexicana comerla en quesadillas o en crema.

AZAFRAN

Son los pistilos de una flor llamada Crocus Sativus,  sumamente cara, por eso ha sido llamada como el oro rojo.

El cultivo de esta flor fue introducido por los árabes alrededor del siglo IX, la importancia del azafrán dentro de la tradición agrícola se ve reflejada hasta la escritura de libros de orden pedagógico como el azafranero practico, esta especie ha sido utilizada por su intensidad de color en España, en la famosa paella Valenciana y ha sido muy popularizada en otros países como México, para reproducir este platillo con una gran variedad de ingredientes.

El azafrán fue una de las especies que le dio tanta importancia a la humanidad que se construyó un museo que se encuentra ubicado en el antiguo convento de San Francisco, fundado en 1612. Su construcción se atribuye a Juan Bautista Monegro, y en el siglo XVIII se añade la capilla de la Orden Tercera. La iglesia fue encomendada a San Pedro y a María Inmaculada y el convento fue habilitado por los monjes franciscanos. Hoy en día después del proceso de restauración ha quedado totalmente acondicionado para albergar las piezas etnográficas de la población.

ALCACHOFA

Es una planta cultivada, híbrida, de una variedad silvestre de cardo que tiene la flor pequeña y se conoce también como alcaucil. En realidad, en ambos casos se trata de una inflorescencia y lo que nos comemos son las brácteas, o conjunto de hojas modificadas que protegen la flor mientras ésta no se abre y constituyen lo que llamamos receptáculo floral.

Existen distintas variedades y es de amplio uso en nuestra cocina. Su sabor amargo hizo que a partir de ella se elaborase un licor aperitivo. Entre muchas otras singularidades, esta hortaliza se mereció un poema de Pablo Neruda: La alcachofa/ de tierno corazón/ se vistió de guerrero/ y libre, construyó/ una pequeña cúpula/ se mantuvo/ impermeable/ bajo/ sus escamas/.

España es el segundo productor mundial de alcachofa, después de Italia, con unas 270.000 toneladas anuales. La podemos ingerir en ensaladas o simplemente cocinadas al vapor, no esperemos encontrar mucho producto aprovechable ya que la mayor parte de su componente no es ingerirle por su textura muy fibrosa.

Otras flores son consumidas en forma de tés como la manzanilla, pétalos de rosas, caléndulas,  las flores de azahar, sin dejar atrás las flores que se utilizan en ensaladas y para adornar platillos, pero que son comestibles como las violetas.

Dra.  Rosa Alicia Luna V. Gómez       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *