LEUCEMIA LINFOBLÁSTICA AGUDA

LEUCEMIA LINFOBLÁSTICA AGUDA

UN CÁNCER EN NIÑOS

 

¿Qué es lo primero que se le viene a la mente al escuchar la palabra “Cáncer”? Seguramente imaginó al típico paciente: Un adulto mayor que tiene muchos años enfermo y que se va deteriorando lentamente hasta que, inevitablemente, fallece.

Ahora, ¿qué tal si le dijera que el cáncer también puede atacar a los niños? Pero no solamente eso, sino que también puede hacerlo de una forma tan rápida que muchas veces es detectado cuando ya está en un estado muy avanzado.

Al igual que muchos tipos de cáncer, tiene tratamiento y generalmente se han logran resultados increíbles cuando es detectado a tiempo, en interacción con otros factores genéticos que determinan la forma en la que el cuerpo responde a los medicamentos.

El cáncer más común en los niños se llama Leucemia Linfoblástica Aguda. Es un tipo de cáncer en el que la médula ósea (estructura donde se producen las células), produce demasiados linfocitos inmaduros (un tipo de glóbulo blanco).

DATOS

  • Generalmente se presenta en menores de 10 años de edad
  • Es más frecuente en varones
  • Mayor predominio en la raza hispana

FACTORES DE RIESGO

  • Estar expuesto a los rayos X antes del nacimiento.
  • Estar expuesto a la radiación.
  • Haber tenido un tratamiento anterior con quimioterapia.
  • Tener ciertas afecciones genéticas, como las siguientes:
  • Síndrome de Down.
  • Neurofibromatosis tipo 1 (NF1).
  • Síndrome de Shwachman.
  • Síndrome de Bloom.
  • Ataxia-telangiectasia.

Los glóbulos blancos normalmente son un medio de defensa de nuestro organismo contra las infecciones, pero en el cáncer estas células están inmaduras, por lo que no ejercen su acción defensora de manera adecuada. Además, al producirse de manera abundante, no dejan espacio suficiente para otros componentes como los glóbulos rojos que llevan el oxígeno y otras sustancias hacia los tejidos; o para las plaquetas, que tienen una función especial al formar coágulos e impedir los sangrados. Esto puede producir infecciones, anemia y sangrados fácilmente.

Los signos y síntomas que nos permiten sospechar que existe esta enfermedad, incluyen:

  • Fiebre
  • Hematomas (moretes) o sangrados fáciles
  • Petequias (puntos de color rojo obscuro por debajo de la piel a causa de sangrados).
  • Dolor de huesos o articulaciones
  • Masas en el cuello, axilas, estómago o ingle, que no duelen
  • Dolor o sensación de saciedad debajo de las costillas
  • Debilidad, sensación de cansancio o aspecto pálido
  • Pérdida de apetito

El diagnóstico únicamente debe ser hecho por el médico, quien se ayudará de algunas pruebas para examinar la sangre y la médula ósea, para determinar si se trata o no de esta enfermedad. De la misma manera, determinará el tratamiento más apropiado en base a los resultados obtenidos.

Es importante pues, estar alerta ante los signos y síntomas que nuestros niños puedan presentar, sobre todo para detectar el cáncer a tiempo y comenzar el tratamiento de manera oportuna.

No se deje influenciar por información en internet, lo más sano es acudir con profesionales médicos certificados en Oncología o Hematología; ellos le orientarán de la mejor manera y con los avances más actualizados en diagnóstico y tratamiento.

DRA. MARINA MICHELLE RODRÍGUEZ VERA

UABC, MEDICINA MEXICALI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *