ALIMENTOS EN CASO DE DESASTRES

ALIMENTOS EN CASO DE DESASTRES

Los alimentos son una de las causas principales de enfermedades gastrointestinales en zonas donde ha ocurrido un desastre natural o provocado por el hombre. Es muy importante estar preparado cuando es posible que se anuncie un evento como una tormenta y con mayor razón cuando el desastre no avisa que se presentará, como un temblor.

Los desastres tienen impacto en las diversas dimensiones de la seguridad alimentaria: disponibilidad, acceso y consumo o utilización de los alimentos en diferentes niveles: individual, hogar, comunidad y nacional. Sin embargo, no todos son afectados de la misma manera; la magnitud, duración y severidad de los efectos depende de la capacidad de respuesta de los individuos y el hogar.

Las medidas de prevención ayudan a reducir el daño que puede derivarse de los desastres.

En caso de emergencia, conocer algunas pautas de autoprotección ayuda a tomar decisiones que pueden favorecer tanto tu seguridad como la de los demás.

No podrás tener acceso a alimentos frescos o agua durante días o semanas. Si adquieres alimentos no perecederos cada vez que vas al supermercado, evitarás las multitudes frenéticas en la tienda cuando se presente una emergencia. Compra un deshidratador de comida y haz tus propios alimentos secos.

Existe una serie de artículos y herramientas que se recomiendan tener presente para estos casos, sin embargo, en el tema de alimentos uno solo piensa en latas de comida, pero existen otros neceseres que deben complementar la óptima alimentación en las situaciones referidas.

Agua

El agua es elemental. Busca la manera de tener siempre agua embotellada de gran reserva, es uno de los principales contaminantes y causantes de las infecciones gastrointestinales, porque la ingerimos sola o con los alimentos, un litro de agua contaminada puede contaminar hasta 50 kilos de comida preparada. En el caso de no contar con botellas, utilizar la de garrafón pero se debe hervir 15 minutos.

Pasta

La pasta es una fuente excelente de carbohidratos complejos, nutrientes importantes que le brindan energía a tu cuerpo. La pasta pre envasada es barata y dura mucho tiempo, siendo un buen alimento no perecedero para almacenar.

Frijoles y lentejas

Los frijoles secos nos brindan las proteínas necesarias y tienen una larga vida útil. Hay una gran variedad de frijoles disponibles entre los que puedes elegir, como los negros, los pintos, los rojos y los frijoles carita. Puedes agregarlos al arroz para obtener una comida saludable, que llena. Los chícharos tienen un alto contenido en fibra, además de tener muchas proteínas.

Fruta seca

Los plátanos secos pueden durar hasta un año y proporcionarte una gran cantidad de potasio. Los orejones, las uvas pasas y otras frutas te proporcionarán la dulzura que puedes desear mientras haces una comida en forma, en su momento puedes conseguir un deshidratador y hacer tus propias frutas deshidratadas, congélalas para cuando sea necesario.

Alimentos enlatados

Los alimentos enlatados ocupan poco espacio y pueden durar muchos años si los almacenas en forma adecuada. Compra una provisión de sopas, verduras y carnes, como el atún para tener una gran variedad de productos enlatados en caso de que los necesites, las latas de sardinas con tomate aportan una gran cantidad de proteínas y vitaminas y pueden consumirse en tostadas. Tira las latas que tengan óxido o abolladuras. Los frutos secos enlatados o envasados al vacío también son un buen alimento para la superveniencia y, dependiendo del tipo, satisfacen una gran variedad de necesidades nutricionales.

Sopas deshidratadas y mezclas de condimentos

Las sopas deshidratadas generalmente vienen en paquetes dentro de una caja. Son fáciles de almacenar indefinidamente y proporcionan una comida instantánea en minutos. Los cubos de caldo y los condimentos envasados pueden durar varios años y añadirle sabor a los alimentos. También se pueden conseguir y son de gran utilidad las hojuelas de papa deshidratadas.

Leche

La leche, de preferencia la que viene en cartón tipo tetrapack, no requiere refrigeración solo al destaparla, pero la presentación es un litro que es de consumo rápido. La leche de polvo para niños o bebés debe conservarse en bolsas de plástico lejos de zonas húmedas y tener un solo método de dispensación o sea una sola cuchara fija para dosificar.

Sazonadores y especias

Existen en el mercado algunos sazonadores deshidratados como el ajo, cebolla, apio, cilantro, así como las llamadas hierbas de olor como el orégano, el clavo, pimienta, comino y tomillo entre otras. Importantísima la sal y el azúcar.

 

Otros artículos de menor prioridad, pero de alta importancia, son el café, los tés y el chocolate.

Desastres y enfermedades gastrointestinales

Busquemos productos deshidratados.

Tener una buena reserva de alimentos no perecederos.

 

DRA. ROSA ALICIA LUNA V. GÓMEZ

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *