CÁNCER DE VULVA

CÁNCER DE VULVA

Definición de cáncer de vulva: es una enfermedad que provoca la formación de células malignas en los tejidos de la vulva, (los órganos genitales externos de la mujer, que incluyen el clítoris, los labios de la vagina y la abertura de la vagina).

Incidencia y mortalidad

En los Estados Unidos el cáncer de vulva representa aproximadamente 5% de los casos de cáncer del sistema genital femenino.

Cálculo del número de casos nuevos y defunciones por cáncer de vulva en los Estados Unidos de América en 2014:

  • Casos nuevos: 4.850.
  • Defunciones: 1.030.

La vulva es la zona inmediatamente exterior de la vagina, que incluye el monte de Venus, los labios, el clítoris, la glándula vestibular mayor y el perineo. Los labios mayores son el sitio más común de compromiso por el carcinoma de vulva y representan prácticamente 50% de los casos. Los labios menores representan de 15 a 20% de los casos de carcinoma de vulva. El clítoris y las glándulas vestibulares mayores se ven comprometidas con menos frecuencia. Las lesiones son multifocales en casi 5% de los casos. Prácticamente 90% de los carcinomas de vulva son cánceres de células escamosas. Este sumario de datos probatorios cubre los cánceres de células escamosas y las neoplasias intraepiteliales de vulva (VIN), algunos de los que se consideran precursores de los cánceres de células escamosas invasivos.

Pronóstico

La supervivencia depende mucho del estado patológico en que se encuentran los ganglios inguinales y si hubo diseminación a las estructuras adyacentes. El tamaño del tumor primario es menos importante para definir el pronóstico. En las pacientes con enfermedad operable sin compromiso ganglionar, la tasa de supervivencia general (SG) es de 90%; sin embargo, en las pacientes con compromiso ganglionar, la tasa de supervivencia general a 5 años es aproximadamente de 50 a 60%

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de metástasis a los ganglios linfáticos comprenden los siguientes:

  • Estado clínico ganglionar
  • Edad
  • Grado de diferenciación
  • Estadio tumoral
  • Espesor tumoral
  • Profundidad de la invasión estromal
  • Presencia de invasión del espacio linfático capilar

En general, aproximadamente 30% de las pacientes con enfermedad operable presentan diseminación ganglionar.

Otros factores de riesgo

En muchos casos la evolución del cáncer de vulva está precedida por condiloma o displasia escamosa. Los factores de pruebas predominantes prefieren el virus del papiloma humano (VPH) como un factor causal de muchos carcinomas del tracto genital. Los tipos basaloide y verrugoso relacionados con el VPH se vinculan con las VIN. Aproximadamente de 75 a 100% de los carcinomas del tipo basaloide y verrugoso albergan la infección por el VPH. Además de la prevalencia mucho más alta del VPH en estos subtipos que en los subtipos queratinizantes, los subtipos basaloide y verrugoso también comparten muchos factores de riesgo comunes con los cánceres del cuello uterino, como la multiplicidad de las parejas sexuales, la edad temprana al inicio de las relaciones sexuales y antecedentes de pruebas de Papanicolaou anormales.

Las VIN relacionadas con el VPH (denominadas VIN del tipo usual cuando son de grado alto 2 y 3) son más comunes en mujeres menores de 50 años de edad, mientras que las VIN no relacionadas con el VPH (denominadas VIN tipo diferenciado cuando son de grado 3 alto) son más comunes en mujeres de mayor edad. El primer tipo de lesión VIN grado 1 ya no se clasifica como VIN verdadera.

Características histopatológicas

Las características histopatológicas influyen histología influye en el modelo de diseminación. Las lesiones bien diferenciadas se tienden a diseminar a lo largo de la superficie con invasión mínima, mientras que las lesiones anaplásicas tienen una mayor probabilidad de ser profundamente invasivas. La diseminación más allá de la vulva se puede producir en órganos adyacentes como la vagina, la uretra y el ano, o por medio del sistema linfático a los ganglios linfáticos inguinales y femorales y luego a los ganglios pélvicos profundos. La diseminación hematógena no parece ser común.

TRATAMIENTO

El tratamiento estándar para el cáncer de vulva consiste en cirugía. A las pacientes con enfermedad en estadio III o IV se les suele agregar radiación a la cirugía. Las estrategias más recientes integran cirugía, radioterapia y quimioterapia y adaptan el tratamiento según el grado clínico y patológico. Los patrones de práctica para estos tratamientos combinados varían.

Puesto que las neoplasias invasivas y preinvasivas de vulva se pueden inducir por el PVH y el efecto carcinógeno puede estar generalizado en el epitelio vulvar, es obligatorio realizar un seguimiento sistemático de las pacientes en cuanto a los síntomas o los signos de recidiva. Debido a que hay pocas pacientes con enfermedad avanzada (estadios III y IV), solo se dispone de información limitada sobre la eficacia del tratamiento en este entorno y no hay un régimen de quimioterapia estándar para estas pacientes. Los médicos deberán ofrecer a las pacientes en estadio III o IV participar en ensayos clínicos.

DR JESÚS PORTILLO REYES

GINECÓLOGO ONCÓLOGO

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *