LOS CUIDADOS AL FINAL DE LA VIDADE PERSONAS CON CÁNCER

Los cuidados al final de la vida

de personas con cáncer

 

¿Qué significan los cuidados al final de la vida para personas que tienen cáncer?

Cuando el equipo de atención médica del paciente con cáncer determina que el cáncer ya no puede ser controlado, por lo general cesan los exámenes clínicos y el tratamiento del cáncer. Sin embargo, la atención a la persona continúa, con énfasis en mejorar tanto su calidad de vida, como la de sus familiares y en mantener el bienestar de ellos durante las semanas o meses siguientes.

Los medicamentos y tratamientos que reciben las personas durante el periodo final de su vida pueden controlar el dolor y otros síntomas, tales como el estreñimiento, las náuseas y la falta de aliento. Algunas personas permanecen en el hogar cuando reciben estos tratamientos, mientras que otras son internadas en un hospital o en otro establecimiento. De cualquier modo, existen servicios que ayudan a los pacientes y a sus familias con los problemas médicos, psicológicos, sociales y espirituales relacionados con la muerte. Los programas de cuidados al final de la vida son los proveedores más completos y coordinados de esos servicios.

El período al final de la vida es diferente para cada persona. Las señales y síntomas que las personas presentan varían a medida que su enfermedad continúa, y cada persona tiene necesidades únicas de información y de apoyo. Los familiares del paciente deberán conversar unos con otros y también con el equipo de atención médica sobre las preguntas e inquietudes que tengan con respecto a la etapa final de la vida, a medida que se presentan.

La comunicación sobre los cuidados al final de la vida y las decisiones que se toman durante los últimos meses de vida del paciente son muy importantes. Una investigación revela que si una persona con cáncer avanzado habla con tiempo con su médico de sus opciones de cuidado, su tensión disminuye y su capacidad para sobreponerse a la enfermedad aumenta. Los estudios indican también que los pacientes prefieren una conversación abierta y honesta con su médico acerca de las alternativas en cuanto a cuidados al final de su vida, al principio de su enfermedad y sienten más satisfacción cuando tienen esta conversación.

Expertos recomiendan firmemente que los pacientes completen sus instrucciones por adelantado, las cuales son documentos que establecen los deseos de una persona en cuanto a su cuidado. Estos documentos designan también a una persona que el paciente elige para tomar decisiones relacionadas con su cuidado cuando ya no tenga la capacidad para hacerlo. Es importante que las personas con cáncer tomen estas decisiones antes de que se pongan tan enfermas que no puedan tomarlas. Sin embargo, si una persona llega a ese punto antes de haber completado las instrucciones por adelantado, es útil que los familiares que la cuidan sepan qué tipo de atención quisiera recibir su ser querido.

A menudo los pacientes y sus familias quieren saber cuánto tiempo vivirá una persona con cáncer. Es normal querer prepararse para el futuro. Pero, predecir cuánto tiempo queda de vida a una persona es una pregunta difícil de responder. Factores como el tipo de cáncer, su ubicación y la presencia de otras enfermedades pueden afectar el pronóstico.

Aunque los médicos puedan hacer una estimación del tiempo que vivirá una persona con base en lo que saben de ella, es probable que no quieran precipitarse. Quizás teman subestimar o sobrestimar lo que queda de vida a la persona. Además, tal vez teman dar falsas esperanzas o destruir el deseo de vivir de la persona.

¿Cuándo es el momento adecuado para acudir a programas de atención al paciente terminal?

Muchas personas creen que los programas de atención al paciente terminal son solo apropiados en los últimos días o semanas de vida. Sin embargo, Medicare afirma que estos servicios se pueden usar tanto como hasta seis meses antes del tiempo anticipado de muerte. Y quienes han perdido a seres queridos reiteran que se arrepienten de no haber acudido antes a dichos programas.

Investigaciones indican que los pacientes y familias que usan los servicios de programas de atención al paciente terminal reportan una calidad de vida más alta que quienes no lo hacen. Estos programas ofrecen muchos servicios útiles, incluso atención médica, asesoría y servicios de relevo.

¿Cómo causa el cáncer la muerte?

Cada paciente es diferente y la forma como el cáncer causa la muerte varía. El proceso puede depender del tipo de cáncer, de su ubicación en el cuerpo y de la rapidez con que crece.

Para algunas personas, el cáncer ya no se puede controlar y por consiguiente se disemina a tejidos y a órganos sanos. Las células del cáncer ocupan el espacio y los nutrientes que usarían los órganos sanos. Como resultado, los órganos sanos ya no pueden funcionar. Para otras personas, complicaciones del tratamiento pueden causar la muerte.

Durante los estadios finales del cáncer, los problemas pueden ocurrir en varias partes del cuerpo:

  • Tubo digestivo. Si el cáncer está en el tubo digestivo (p. ej., en el estómago, páncreas o colon), los alimentos o desechos quizás no pueden pasar, lo cual causa hinchazón, náuseas o vómitos. Si el cáncer impide que los alimentos sean digeridos o absorbidos, los pacientes pueden también presentar desnutrición.
  • Si queda muy poco tejido pulmonar sano o si el cáncer obstruye parte del pulmón, la persona tal vez tenga dificultad para respirar y recibir suficiente oxígeno. O, si el pulmón colapsa, es posible que se infecte, lo cual puede ser muy difícil de combatir para alguien con cáncer avanzado.
  • Si el cáncer está en los huesos, demasiado calcio puede irse al torrente sanguíneo, lo cual puede causar pérdida del conocimiento y muerte. Los huesos con tumores pueden fracturarse y no sanar.
  • Hígado. El hígado elimina toxinas de la sangre, ayuda a digerir los alimentos y los convierte en sustancias necesarias para vivir. Si no hay suficiente tejido hepático sano el equilibrio químico del cuerpo se desestabiliza. Eventualmente, la persona puede entrar en coma.
  • Médula ósea. Cuando el cáncer está presente en la médula ósea, el cuerpo no puede producir suficientes glóbulos sanguíneos sanos. La escasez de glóbulos rojos resultará en anemia y el cuerpo no tendrá suficiente oxígeno en la sangre. Una cuenta baja de glóbulos blancos dificultará la lucha contra infecciones. Y una disminución de plaquetas impedirá que la sangre coagule, lo cual hará que sea difícil controlar una hemorragia anormal.
  • Un tumor grande en el cerebro puede causar problemas de memoria, de equilibrio, de hemorragia cerebral o de pérdida de alguna función en otra parte del cuerpo, lo cual puede eventualmente resultar en estado de coma.

En algunos casos, la causa exacta no puede ser determinada con precisión y los pacientes simplemente empeoran lentamente, se debilitan más y más, hasta que sucumben al cáncer.

Se repite que cada paciente es diferente y todos los procesos tienen distintas etapas y grados de avance. Así también, algunas enfermedades tienen tratamientos que pueden hacer lento o brindar más confort al paciente. Es muy importante mantenerse en contacto con el equipo de atención médica del paciente.

¿Qué se debe hacer después de que el paciente ha fallecido?

Después de que fallece el paciente no hay necesidad de apurarse para coordinar arreglos. Es posible que los familiares y quienes le cuidaban quieran sentarse cerca del paciente y hablar o rezar. Cuando la familia esté lista, se puede hacer lo siguiente:

  • Colocar el cuerpo boca arriba y poner una almohada debajo de la cabeza. Si es necesario, quienes le cuidaban o los familiares pueden ponerle la dentadura postiza u otros aparatos artificiales que el paciente usara en vida.
  • Si el paciente está en un programa de servicios para pacientes terminales, se seguirán las pautas del programa. Un cuidador o un familiar puede pedir que una enfermera del programa verifique la muerte del paciente.
  • Llamar a las autoridades pertinentes de acuerdo a las leyes locales. Llamar al médico del paciente y a la funeraria.
  • Cuando la familia esté lista, comunicarse con otros familiares, amigos y con un clérigo.
  • Ofrecer u obtener apoyo emocional para los familiares y amigos para que puedan superar la pérdida de su ser querido.

PUNTOS DE INTERES

  • Los cuidados al final de la vida proporcionan bienestar físico, mental y emocional, así como apoyo social, para personas que están viviendo con una enfermedad avanzada y que están muriendo por ella.
  • Las personas que ya han hablado con sus seres queridos de sus deseos en cuanto a los cuidados al final de su vida sienten menos tensión en esta etapa final; la familia siente también menos tensión.
  • Instrucciones por adelantado son documentos legales que registran los deseos de una persona en cuanto a los cuidados al final de su vida.
  • Investigación ha revelado que los programas de atención al final de la vida pueden mejorar la calidad de vida del paciente con cáncer y de su familia.

 

Dr. Jesús Portillo Reyes

Ginecólogo Oncólogo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *