NO DORMIR LO NECESARIO: INMINENTE DAÑO A LA SALUD

NO DORMIR LO NECESARIO:

INMINENTE DAÑO A LA SALUD

Dormir es uno de los mayores placeres de la vida y una necesidad importante para el desarrollo de todos los seres vivos (incluyendo las plantas), sin caer en la exageración de los extremos, como los Koalas que duermen 22 horas al día y las Jirafas solo 2 horas.

Necesitamos dormir para pensar claramente, reaccionar de manera rápida y aprovechar al máximo nuestro intelecto. De hecho los procesos del cerebro que nos ayudan a aprender y recordar son especialmente activos mientras dormimos; si no descansamos es como estar en un estado de alerta permanente, nuestro cuerpo y productividad solo durarían días, antes de enloquecer o fallecer por falla orgánica.

Lamentablemente nuestras ocupaciones diarias ocasionan que muchas personas pasen por alto el tiempo necesario para descansar, considerando en ocasiones que es “perder tiempo” dormir el mínimo de horas que por tu edad debes realizar.

No solamente importa la cantidad de tiempo que pasamos durmiendo, también es importante la calidad del sueño (bien puedes dormir mucho, pero sin descansar o bien dormir poco pero despertar descansado).

Cuando el sueño es interrumpido o acortado, puede que no hayamos pasado suficiente tiempo en determinadas etapas del sueño. En otras palabras, lo bien que hayas descansado y lo bien que funciones al día siguiente dependerá del tiempo total que hayas dormido y cuanto de las diferentes etapas del sueño has tenido.

 

ETAPAS DEL SUEÑO:

 1.-Sueño liviano: cuando se entra y sale del sueño y se puede despertar fácilmente. En esta etapa, los ojos se mueven lentamente, la actividad muscular y cardiaca se enlentece. Durante esta etapa, muchas personas experimentan contracciones musculares repentinas precedidas de una sensación de estar cayendo.

 2.-Sueño moderado: todavía podemos despertarnos con facilidad.

3 y 4. Sueño profundo: es muy difícil despertar a alguien de ellas. En el sueño profundo, no hay movimiento ocular o actividad muscular. Es cuando algunos niños experimentan mojar la cama, caminar dormidos o terrores nocturnos.

5.-REM (Soñar): Las ondas cerebrales durante esta etapa aumentan a niveles experimentados cuando una persona está despierta. También, el ritmo cardíaco aumenta, la presión arterial sube, los hombres experimentan erecciones y el cuerpo pierde algo de la habilidad para regular su temperatura. Es el tiempo en que ocurren la mayoría de los sueños y, si es despertada durante el sueño REM, una persona puede recordar los sueños.

 

DAÑOS A LA SALUD POR NO DORMIR LO SUFICIENTE (Falta de Sueño):

  • Hambre en excesoà Obesidad
  • Retraso en respuestas motoras y neurológicas à Accidentes
  • Aspecto cansado continuo à Envejecimiento prematuro
  • Defensas del sistema inmune à Infecciones agravadas
  • Estado de ánimo bajo à Depresión y Ansiedad
  • Menor concentración à Trastornos del aprendizaje y baja productividad
  • Incrementa la presión arterial à Hipertensión arterial, Infartos, Derrames Cerebrales
  • Alteraciones hormonalesà afectaciones en el crecimiento
  • Disminuye sensibilidad a insulina à Diabetes Mellitus
  • Afecta la concentración de esperma à Infertilidad

 

CONSEJOS PARA REALIZAR UN SUEÑO REPARADOR Y REGULAR:

  • El tiempo que necesitamos dormir varía entre los individuos, pero generalmente cambia a medida que envejecemos. La Fundación Nacional del Sueño sugiere:

 

    • Infantes (recién nacido a 3 años de edad) requieren 14 horas
    • Niños Escolares (3-10 años) necesitan 11 horas de sueño
    • Adolescentes (11-17 años) necesitan 9 horas
    • Adultos (18 años y más), 8 horas; durante los embarazos se incrementa este horario

 

  • Acostarse a la misma hora cada noche y levantarse a la misma hora cada mañana. “Dormir más” los fines de semana hará más difícil despertarse el Lunes por la mañana porque esto reprograma su ciclo de sueño.
  • Mantenga el dormitorio quieto y oscuro y a una temperatura confortable.
  • Reserve su cama para dormir y tener sexo (consensado). Mantenga la televisión, la laptop, el teléfono celular, la comida, etc. fuera del dormitorio.
  • Una actividad física moderada puede ayudar a promover el sueño, pero debe evitarse el ejercicio enérgico algunas horas antes de irse a la cama.
  • Evitar comidas excesivas antes de acostarse.
  • Evitar la cafeína y el alcohol cerca de la hora de dormir.
  • Evitar la nicotina.
  • No tenga un reloj visible en el dormitorio porque “mirar el reloj” solamente intensificará la ansiedad del insomnio.
  • Levántese con el sol, o use luces muy brillantes en la mañana. La luz solar ayuda a reajustar el reloj biológico interno cada día. Si necesita levantarse durante la noche, no se exponga a luces brillantes, esa luz intensa puede reajustar su reloj interno y hacer más difícil el volver a dormirse. Los expertos del sueño recomiendan una exposición de una hora a la luz solar matinal para las personas que tienen problemas para dormirse. Este también es un gran tratamiento para el jet lag.
  • Conozca los efectos secundarios de sus medicamentos. Algunos medicamentos pueden generar somnolencia o dificultar el quedarse dormido.
  • No duerma siestas durante el día si tiene problemas para dormir en la noche. Para algunas personas las siestas son beneficiosas en su rendimiento, pero para otros es garantía de insomnio.

 

DRA. ANGÉLICA PON MÉNDEZ

MÉDICO ESPECIALISTA EN EPIDEMIOLOGÍA

Y SALUD PÚBLICA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *