DIETA Y EJERCICIO

DIETA Y EJERCICIO

 Una buena combinación de dieta y ejercicio físico mejorará nuestra salud, capacidades físicas, nos ayudará a combatir el estrés y la ansiedad y contribuirá a la pérdida de peso, en caso de que así lo necesitemos.

  • El ejercicio es una variedad de actividad física planificada, estructurada, repetitiva y realizada con un objetivo relacionado con la mejora o el mantenimiento de uno o más componentes de la aptitud física.

Practicar ejercicio de manera regular nos brinda múltiples beneficios, entre los cuales destacan los:

BENEFICIOS FÍSICOS

  • En los órganos: fortalece nuestro corazón, pulmones y las
  • En los músculos: aumenta nuestra oxigenación, tono, fuerza y volumen.
  • En los huesos: incrementa su fuerza, flexibilidad, resistencia y densidad.
  • En nuestros niveles: regula los niveles de triglicéridos, colesterol y glucosa en sangre.
  • Resistencia: disminuye tu frecuencia cardiaca, mejorando tu resistencia y condición física.

El practicar ejercicio diariamente, combinado con una alimentación sana y equilibrada nos ayuda a prevenir enfermedades como la diabetes, ya que reduce los niveles de glucosa, disminuye el colesterol malo, protegiendo nuestras arterias, reduciendo el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, incluso disminuye el riesgo significativo de padecer cáncer de colon o de seno.

LA FALTA DE EJERCICIO

Si no practicas ejercicio, con el tiempo se debilita el corazón, músculos, huesos y articulaciones, las células envejecen, se disminuyen los reflejos y el impulso sexual.

El ejercicio, en definitiva, beneficia tu salud, tu figura y tu estado mental y emocional. Elige una actividad deportiva que no sea para ti un sacrificio, sino que la disfrutes, te entretenga y se ajuste a tu estilo de vida.

CARBOHIDRATOS, PROTEÍNAS y GRASAS EN EQUILIBRO, ESA ES LA CLAVE.

En cuanto a la dieta diaria para lograr que sea equilibrada y sana debemos combinar de forma efectiva la ingesta de proteínas, grasas e hidratos de carbono.

Hay que aumentar el consumo de pescado, frutas y verduras, los productos lácteos, las leguminosas y el  aceite de oliva y tenemos que reducir al máximo la ingesta de dulces y grasas saturadas.

 

Lic. María Inés Guerra Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *