ESTRÉS RELACIONADO CON LA MALNUTRICIÓN

 

ESTRÉS RELACIONADO CON LA MALNUTRICIÓN

 

El estrés es una reacción de defensa de nuestro organismo, lo cual en cantidades apropiadas no es perjudicial para la salud. Esto ayuda para que nuestro cuerpo este mas alerta de situaciones amenazadoras de un día regular.

La malnutrición es una alimentación desequilibrada y pobre de nutrientes necesarios para la vida diaria, lo cual altera funciones de nuestro organismo sacrificando una vida saludable.

Al parecer este tema es muy común en la actualidad, últimamente escuchamos hasta a los niños diciendo; “Estoy estresado”, se escucha un poco chusco, sin embargo, es real, mi pregunta es, ¿cuál sería el factor inicial de este estrés en niños? o ¿tal vez solo es escuchado repetitivamente en los adultos y ellos adoptan el vocabulario? O ¿en verdad algo estamos haciendo mal en esta generación?

Un día, dando una charla a un grupo de adolescentes, escuché decir que el 80 % de ellos estaba en crisis de estrés.

Uno de los factores que pude notar fue: desorganización de sus labores, estudiar con un dispositivo con red social, dormir poco, no hacer ejercicio, sobre saturación de actividades y la malnutrición

Hablando un poco de las consecuencias fisiológicas en  proceso de estrés prolongado o crítico podemos encontrar que el incremento de estrés hace que nuestras funciones hormonales se alteren y desencadene una o varias patologías innecesarias en nuestro organismo, tales como la obesidad, riesgo de diabetes, incremento de presión arterial etc.

Por ejemplo, algunas de las hormonas que se activan en caso de alerta son la adrenalina, cortisol, noradrenalina.

El cortisol eleva la glucosa en la sangre y si no se está haciendo una actividad que utilice esa glucosa, se almacena en forma de grasa.

Ahora, haciendo un análisis sobre los alimentos ingeridos usualmente en proceso de estrés, se puede encontrar el gran incremento de hidratos de carbono (carbohidratos), estos incrementando los niveles de glucosa en el cuerpo y acumulación de grasas, dando como resultado un incremento de peso, riesgo de diabetes, colesterol, triglicéridos, elevación de presión arterial etc.

Algunas recomendaciones nutricionales son bajar el consumo de carbohidratos y disminuir consumo de azúcar regular, otro consejo es incrementar los alimentos que contengan antioxidantes ya que éstos ayudan a disminuir los niveles elevados de estrés, tener horarios de comida, comer fuera de zona de trabajo, tomar mínimo 2 litros de agua natural diariamente.

Otras recomendaciones son: hacer ejercicio, al aire libre preferentemente, comer acompañado, leer un libro, visitar a la familia o a un ser querido etc.

 

 “vivir saludable es tu responsabilidad”

 

Ana E. Galaviz, Nutrióloga

Nutrióloga

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *