LA DEPRESIÓN POSTPARTO, UN PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA

 

LA DEPRESIÓN POSTPARTO, UN PROBLEMA

DE SALUD PÚBLICA

Una complicación que sufre gran número de mujeres luego del nacimiento de un hijo es la depresión postparto que puede presentarse en cualquier momento después de dar a luz o meses después.

Los especialistas coinciden en que no hay una sola causa, sino una combinación de factores bioquímicos, medioambientales, psicológicos y genéticos, y aún cuando puede afectar a cualquier mujer después de haber tenido a su bebé de parto o cesarea, sin antecedente de enfermedad depresiva o ansiosa, sufrir ansiedad o depresión durante el embarazo es factor de riesgo importante, según lo indican investigaciones recientes.

Dada la alta prevalencia de este padecimiento en nuestro país, Innova en Salud entrevistó a la Dra. Elsa Cárdenas Cázarez, Maestra en Salud Pública, para conocer más sobre esta enfermedad cuyos efectos impactan la salud física y emocional de la madre y el recién nacido, produciendo inestabilidad en el ambiente familiar y social de quien la padece.

La especialista comenta que es importante distinguir entre los cambios emocionales normales que afectan el estado de ánimo durante el postparto, malestares que suelen desaparecer en unos días, a diferencia de los síntomas que indican la presencia de un padecimiento mayor.

La depresión postparto dura más tiempo

Cuando los síntomas se agravan o se prolongan por más tiempo es necesario acudir al médico pues la madre puede llegar a sentirse vulnerable e inútil, incluso perder interés por el bebé o excesiva preocupación por su cuidado. Sin embargo, por factores culturales en ocasiones evitan hablar con franqueza sobre su estado anímico al experimentar sentimientos de culpa por no estar felices con la llegada de su bebé.

La Dra. Cárdenas  indica que solo su médico es quien puede determinar si está sufriendo de depresión postparto según la frecuencia, intensidad y duración de los síntomas; por ello, es importante informarle lo que está sintiendo para que pueda establecer el diagnóstico y tratamiento adecuados.

La depresión postparto es un padecimiento que requiere atención médica y manejo medico, su alivio no es solo cuestión de actitud o de “fuerza de voluntad” como comúnmente se cree; la depresión posparto es un desarreglo químico del cerebro.

Los principales síntomas

Los sentimientos de ansiedad, irritación, tristeza con llanto e inquietud, son comunes en las dos primeras semanas después del parto, principalmente por los cambios hormonales y el estrés de cuidar a un bebé, más casi siempre desaparecen pronto sin necesidad de tratamiento.

El estado de depresión postparto incluye los siguientes síntomas:

Llanto o tristeza.

Dificultad para concentrarse.

Ansiedad y preocupación.

Dificultad para dormir.

Sentimientos negativos.

Enojo, mal humor e irritabilidad.

Cambio en el apetito o hábitos alimenticios.

Cansancio o fatiga, pérdida de energía.

Dolores de cabeza, estómago, músculos y espalda.

Sentirse triste, sin esperanzas y con culpa excesiva.

Pérdida de interés en actividades que antes resultaban agradables.

Destaca nuestra entrevistada que muy pocas veces se desarrolla algo más grave como alucinaciones, tratar de hacerse daño o dañar al bebé. En esos casos se requiere remitir a la paciente con un especialista en salud mental.

Hay tratamientos eficaces para la depresión.

El tratamiento para la depresión postparto puede incluir medicamentos, terapia o ambos, destacando la Dra. Cárdenas Cázarez que para determinar el tipo de medicación se valora el conjunto de síntomas que se estén presentando y principalmente si la madre está amamantando a su bebé.

Igualmente, nos indica que contar con el apoyo familiar, de los amigos y compañeros de trabajo es de mucha utilidad para la recuperación, pero los grupos de apoyo no deben sustituir a los medicamentos y al tratamiento psicoterapéutico.

Los factores de riesgo más importantes son:

Crisis frecuentes de ansiedad o depresión durante el embarazo.

Haber sufrido de depresión o ansiedad previamente.

Historial de depresión o ansiedad en la familia.

Estrés causado por el cuidado infantil.

Falta de apoyo social.

Una baja autoestima.

Dificultades en el matrimonio.

Cuidar a un niño con un temperamento difícil.

Estrés por problemas financieros o la pérdida de un trabajo.

Otros factores de riesgo menos predecibles, incluyen:

Un embarazo no deseado o planeado.

Ser soltera.

Bajos recursos financieros.

Haber experimentado tristeza después del parto.

Sin embargo, la especialista recordó que muchas mujeres con este tipo de factores de riesgo no se deprimen, en cambio otras con un solo factor de riesgo, o quizás ninguno, padecen una depresión seria luego de dar a luz.

La depresión, principal causa mundial de discapacidad

Los síntomas de depresión postparto son similares a los que se presentan en la depresión que ocurre en otras situaciones de la vida. Con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Dra. Cárdenas Cázarez señala que la depresión es un trastorno mental frecuente que afecta a más de 350 millones de personas en el mundo; es la principal causa mundial de discapacidad y contribuye en forma importante a la carga mundial de enfermedades.

La depresión suele comenzar entre los 15 y los 30 años y es mucho más común en las mujeres que en los hombres. Algunas personas tienen un trastorno afectivo estacional en el invierno. La depresión es una parte del trastorno bipolar. En el peor de los casos, la depresión puede llevar al suicidio, que es la causa de aproximadamente 1 millón de muertes anuales.

Está considerada como una enfermedad clínica severa que afecta al cerebro. Los episodios depresivos pueden clasificarse como leves, moderados o graves según la cantidad y la intensidad de los síntomas. Los estados depresivos son algo más que sentirse triste o desanimado por algunos días, esos sentimientos no desaparecen y persisten e interfieren en la vida cotidiana. La especialista advierte que pueden convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando son de larga duración y de intensidad moderada a grave, causando gran sufrimiento y alterando las actividades laborales, escolares y familiares.

La Dra. Cárdenas Cázarez explica que aun cuando hay tratamientos eficaces para la depresión, más de la mitad de los afectados en todo el mundo -y más del 90% en algunos países- no reciben tratamiento.

Diagnóstico y tratamiento

Cárdenas Cázarez destaca las opciones terapéuticas recomendadas:

Para la depresión leve los tratamientos psicosociales son eficaces y deberían ser los de primera elección. Los tratamientos farmacológicos y psicológicos son eficaces en los casos de depresión moderada y grave. Asimismo, los antidepresivos no se deben utilizar en niños, y en adolescentes hay que utilizarlos con mucha cautela.

Finalmente, nos comenta que la depresión es una de las enfermedades prioritarias del Programa de Acción de la OMS para superar la brecha en salud mental.

El programa de la Organización Mundial de la Salud, dice la especialista en Salud Pública, parte del principio de que con una atención adecuada, ayuda psicosocial y medicación, las personas con trastornos mentales, entre ellos la depresión, podrían tener una vida normal, incluso en entornos de escasos recursos.

 

Susana Castro Luque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *