LA CARTA DE DERECHOS DE LOS PACIENTES

LA CARTA DE DERECHOS DE LOS PACIENTES

Un factor de equilibrio en la evolución de los servicios de salud

Ser un vínculo de comunicación entre usuarios y prestadores de servicios médicos, tanto del sector público como privado, ha sido para Innova en Salud un objetivo central de nuestra misión editorial para contribuir a la armonización de las relaciones médico-paciente en cuanto que su equilibrio esun factor de vital importancia para la mejora continua de este sector de servicios.

Con ese enfoque, abordamos en esta ocasión el tema de los Derechos del Paciente a partir del Artículo 4º Constitucional, así como la Ley General de Salud, instrumentos que le dieron marco a la Carta de los Derechos Generales de los Pacientesredactada en el año 2001 y en la que participaron especialistas de las diversas instituciones, como la Secretaría de Salud y los institutos del Seguro Social (IMSS), de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), así como las comisiones nacionales de Derechos Humanos (CNDH), de Arbitraje Médico (Conamed), y de Bioética (CNB).

Es importante resaltar que el artículo 5º de la Ley de Salud dispone que las instituciones del sector social y privado dedicadas a la prestación de servicios médicos y hospitalarios, forman parte también del Sistema Nacional de Salud, por lo que a su vez les son aplicables las disposiciones destinadas a la protección del derecho a la salud contenidas en la citada Ley.

Siendo de interés público el papel que juega para la procuración de una atención digna y respetuosa, reproducimosel contenido de este documento publicado y comentado en los sitios web de la Secretaría de Salud, y de la Secretaría de Salud del Estado de México.

Carta de los Derechos Generales
 de las y los Pacientes

  1. Recibir atención médica adecuada.

El paciente tiene derecho a que la atención médica se le otorgue por personal preparado de acuerdo a las necesidades de su estado de salud y a las circunstancias en que se brinda la atención; así como a ser informado cuando requiera referencia a otro médico.

  1. Recibir trato digno y respetuoso.

El paciente tiene derecho a que el médico, la enfermera y el personal que le brinde atención médica, se identifiquen y le otorguen un trato digno, con respeto a sus convicciones personales y morales, principalmente las relacionadas con sus condiciones socioculturales, de género, de pudor y a su intimidad, cualquiera que sea el padecimiento que presente, y se haga extensivo a los familiares o acompañantes.

  1. Recibir información suficiente, clara, oportuna y veraz.

El paciente, o en su caso el responsable, tiene derecho a que el médico tratante les brinde información completa sobre el diagnóstico, pronóstico y tratamiento; se exprese siempre en forma clara y comprensible; se brinde con oportunidad con el fin de favorecer el conocimiento pleno del estado de salud del paciente y sea siempre veraz, ajustada a la realidad.

  1. Decidir libremente sobre su atención.

El paciente, o en su caso el responsable, tienen derecho a decidir con libertad, de manera personal y sin ninguna forma de presión, aceptar o rechazar cada procedimiento diagnóstico o terapéutico ofrecido, así como el uso de medidas extraordinarias de supervivencia en pacientes terminales.

  1. Otorgar o no su consentimiento válidamente informado.

El paciente, o en su caso el responsable, en los supuestos que así lo señale la normativa, tiene derecho a expresar su consentimiento, siempre por escrito, cuando acepte sujetarse con fines de diagnóstico o terapéuticos, a procedimientos que impliquen un riesgo, para lo cual deberá ser informado en forma amplia y completa en que consisten los beneficios que se esperan, así como de las complicaciones o eventos negativos que pudieran presentarse a consecuencia del acto médico.

Lo anterior incluye las situaciones en las cuales el paciente decida participar en estudios de investigación o en el caso de donación de órganos.

  1. Ser tratado con confidencialidad.

El paciente tiene derecho a que toda la información que exprese a su médico, se maneje con estricta confidencialidad y no se divulgue más que con la autorización expresa de su parte, incluso la que derive de un estudio de investigación al cual se haya sujetado de manera voluntaria; lo cual no limita la obligación del médico de informar a la autoridad en los casos previstos por la ley.

  1. Contar con facilidades para obtener una segunda opinión.

El paciente tiene derecho a recibir por escrito la información necesaria para obtener una segunda opinión sobre el diagnóstico, pronóstico o tratamiento relacionados con su estado de salud.

  1. Recibir atención médica en caso de urgencia.

Cuando está en peligro la vida, un órgano o una función, el paciente tiene derecho a recibir atención de urgencia por un médico, en cualquier establecimiento de salud, sea público o privado, con el propósito de estabilizar sus condiciones.

  1. Contar con un expediente clínico

El paciente tiene derecho a que el conjunto de los datos relacionados con la atención médica que reciba sean asentados en forma veraz, clara, precisa, legible y completa en un expediente que deberá cumplir con la normativa aplicable y cuando lo solicite, obtener por escrito un resumen clínico veraz de acuerdo al fin requerido.

  1. Ser atendido cuando se inconforme por la atención medica recibida.

El paciente tiene derecho a ser escuchado y recibir respuesta por la instancia correspondiente cuando se inconforme por la atención médica recibida de servidores públicos o privados.

Asimismo tiene derecho a disponer de vías alternas a las judiciales para tratar de resolver un conflicto con el personal de salud.

Derechos del Enfermo Terminal

La normatividad existente en México incluye también los derechos de los enfermos terminales, de acuerdo a los siguientes preceptos:

  1. Ser tratado como un ser humano vivo.
  2. Recibir atención médica optima sin que esto implique aumentar su sufrimiento inútilmente (en lo posible sin dolor y consciente).
  3. Conocer la verdad (diagnóstico, procedimientos).
  4. Derecho a un diálogo confiable.
  5. Participar en las decisiones relacionadas consigo mismo y no ser juzgado por ellas.
  6. Poder expresar sus sentimientos y abrigar esperanzas.
  7. Recibir apoyo para lograr sus últimos anhelos.
  8. Ser escuchado y respetado en su silencio.
  9. Permanecer en compañía de sus seres queridos.
  10. Que se respeten sus creencias religiosas.
  11. A no morir solo.
  12. A morir en paz con dignidad.

Para el ejercicio de los derechos de los pacientes, el artículo 54 de la misma Ley de Salud dispone que “las autoridades sanitarias y las propias instituciones de salud, establecerán procedimientos de orientación y asesoría a los usuarios sobre el uso de los servicios de salud que requieran, así como mecanismos para que los usuarios o solicitantes presenten sus quejas, reclamaciones y sugerencias respecto de la prestación de los servicios de salud y en relación a la falta de probidad, en su caso, de los servidores públicos”.

A todo derecho corresponde una obligación

En la actualidad ha cobrado también particular atención lo relativo a las obligaciones de los pacientes, contraparte indispensable para que el beneficiario de la atención médica a su veztome mayor responsabilidad tanto en el seguimiento de su tratamiento, como en la prevención de enfermedades y acciones de salud pública en general.

Entre otras obligaciones, la Ley General de Salud dispone en el artículo 77 bis 38, las siguientes:

  • Colaborar con el equipo de salud, informando verazmente y con exactitud sobre sus antecedentes, necesidades y problemas de salud.
  • Cumplir las recomendaciones, prescripciones, tratamiento o procedimiento general al que haya aceptado someterse.
  • Informarse acerca de los riesgos y alternativas de los procedimientos terapéuticos y quirúrgicos que se le indiquen o apliquen, así como de los procedimientos de consultas y quejas.
  • Dar un trato respetuoso al personal médico, auxiliar y administrativo de los servicios de salud, así como a los otros usuarios y sus acompañantes.
  • Cuidar las instalaciones de los establecimientos de salud y colaborar en su mantenimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *