EL SILENCIO, ES UN CÓMPLICE MALTRATO, ABUSO, VIOLENCIA…

EL SILENCIO, ES UN CÓMPLICE

MALTRATO, ABUSO, VIOLENCIA…

La OMS estima que entre el 4% y el 6% de las personas mayores de todo el mundo han sufrido alguna forma de abuso y maltrato. Una de cada 5 mujeres y uno de cada 13 hombres declaran haber sufrido abusos sexuales en la infancia. Además, se estima que el 30% de las mujeres en el mundo ha sufrido violencia física o sexual por parte de su pareja o de terceros.

Maltrato se define como un acto repetido que causa daño o sufrimiento, el cual  no se refiere exclusivamente a golpes físicos; incluye todos los tipos de maltrato ya sea psicológico, físico, abuso sexual, abandono, negligencia, privación de alimento y necesidades básicas; abuso de confianza en asuntos económicos, explotación y todo aquello que pueda causar daño a la salud, al desarrollo y dignidad de una persona.

El machismo, el contexto social, la religión y los factores económicos son los que determinan el que ésta problemática siga siendo anónima en muchas ocasiones. En muchas partes del mundo el maltrato pasa casi inadvertido, siendo un problema social que aún se considera como algo privado, familiar e incluso es aprobado por algunas culturas. Los más susceptibles al abuso y al maltrato son la población infantil, los adultos mayores y las mujeres. Hoy en día, el maltrato en ancianos sigue siendo un tabú, siendo subestimado y desatendido por la mayor parte de las sociedades; a su vez el maltrato y abuso infantil son un problema mundial con grandes consecuencias que pueden durar toda la vida; una problemática compleja presente en todos los países en vías de desarrollo y desarrollados.

Las consecuencias del maltrato pueden llegar a ser a largo plazo. El estrés causado por el abuso y el maltrato es asociado a trastornos en el desarrollo cerebral en los menores, en casos extremos altera el desarrollo del sistema nervioso e inmune.

Además, en los adultos, ya sean hombres o mujeres, el maltrato tiene repercusiones mayoritariamente conductuales llevando a las víctimas a cometer actos de violencia y a seguirlos permitiendo; también a adoptar estilos de vida poco saludables como el alto consumo de tabaco, alcohol y drogas; comportamientos sexuales de alto riesgo, sedentarismo; consumo incontrolable de comida que los lleva a estados de obesidad.

El maltrato y sus secuelas pueden contribuir a las enfermedades del corazón, a la diabetes, al cáncer, al suicidio y a las enfermedades de transmisión sexual. Estudios realizados en muchos países muestran que la prevalencia de la violencia y el maltrato están relacionados con el alto consumo de alcohol en múltiples niveles, ya sea como vehículo para reprimir la realidad del maltrato, tanto como causante de comportamientos violentos, siendo uno de los factores de riesgo de violencia entre parejas. En el abuso infantil, así como en las personas de la tercera edad sucede lo mismo.

La denuncia suele ser mínima y son pocos casos los que salen a la luz, ya que una gran parte de la violencia permanece oculta; las personas se sienten incapaces de hablar por miedo a que su agresor cumpla sus amenazas. El caso de los niños, es posible que no lo vean como algo malo o inusual, o que se no se sientan avergonzados o culpables. En los adultos mayores, ellos ya no pueden velar por sí mismos y en su mayoría no se considera que se les esté maltratando, por lo que rara vez hay una denuncia.

El silencio es un cómplice, aunque casi siempre se le echa la culpa al gobierno, a las instituciones de no intervenir en muchos casos; cuando el mayor obstáculo para poder prevenir, frenar, actuar en un caso de maltrato y abuso es el silencio.

La mejor manera de acabar con el silencio es con la educación. Educando a niños, adolescentes y adultos con respecto al tema y hacerles saber que todos estamos expuestos a sufrir maltrato o abuso por parte de otros, que no es algo de lo que estemos alejados, por lo que es necesario comunicar. No sigamos callando, para hacer una diferencia.

 

Carmen Zúñiga

Nutrición y Dietética

Universidad Evangélica de El Salvador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *