¡OUCH! QUEMADURAS

¡OUCH! QUEMADURAS

El riesgo de sufrir una quemadura lo tenemos todos los seres humanos, naturalmente en los más pequeños del hogar tenemos un especial cuidado por su inexperiencia y desconocimiento de las consecuencias que resulten.

En esta ocasión halaremos respecto a las lesiones sufridas en la piel y/o en los tejidos corporales causados por una exposición muy alta o extremadamente baja de temperatura o por el contacto con sustancias químicas, electricidad, rayos solares o incluso radiación; otras existen por inhalación de humo o partículas tóxicas.

La gravedad es evaluada por tabuladores o medidores médicos que determinan qué tipo de lesión es. Encontramos las llamadas de “Primer Grado”, que aunque no son lesiones de una gravedad elevada y únicamente afectan la primera capa de la piel, son dolorosas pero la sensación suele ser fácilmente controlable y no produce secuelas. En éstas están incluidas las causadas por la exposición al sol, por lo que recomendamos tener muchos cuidado en este periodo vacacional.

Las quemaduras de “Segundo Grado” son todas aquellas lesiones que además de afectar la piel, como cambio de color e hinchazón, agreden también la segunda capa y generan ampollas, si éstas se tornan profundas dañan también a las glándulas de grasa y sudor.

Lamentablemente hasta este momento pudiéramos reconocer algo que muchos hemos experimentado y que puede no ser trascendental, pero las quemaduras de “Tercer Grado” causan la destrucción en su totalidad de la piel (carbonización), terminales nerviosas, vasos linfáticos y sanguíneos, las glándulas reciben un fuerte daño y se pierde sensibilidad en el área afectada.

Para terminar, existe una tipo de quemadura catalogada en la cúspide, que daña prácticamente a todo el organismo (huesos y músculos) incluso provoca necrosis y como consecuencia pérdida del área afectada. A este daño se le conoce como quemaduras de “Cuarto Grado”. Para la determinación de su extensión se aplica la Regla de los 9 o Método Pulaski y Tennison.

El desenlace en los casos más graves puede llevar a la pérdida de extremidades o injertos de piel y aun cuando son la minoría de los casos debemos estar enterados de lo que se vive.

Es importante que en este periodo vacacional, en el que muchas veces relajamos las reglas de disciplina con nuestros hijos, no excluyas nunca el extremar cuidados. Si sales de vacaciones toma todas las precauciones necesarias, como el uso de bloqueador solar con filtro UV elevado, considera que una alta exposición a los rayos solares podría acabar con los planes de descanso y diversión, por lo que evalúa el mejor momento del día para estar en la playa o alberca.

¿Sabías que la mayor incidencia de quemaduras se ubica en los menores de 10 años de edad? pero es aún más lamentable saber que el 80% de ellos son en el hogar. Estemos alertas, los cuidados de la familia jamás vacacionan.

 

Innova en Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *