DÍA INTERNACIONAL DE LA PRESERVACIÓN DE LA CAPA DE OZONO

DÍA INTERNACIONAL DE LA PRESERVACIÓN DE LA CAPA DE OZONO

Desde 1994 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) instauró el 16 de septiembre como el “Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono”, para conmemorar el día en que se firmaron los protocolos de Montreal en 1987, que es un acuerdo en que los países firmantes se comprometieron a la reducción y eliminación de sustancias que destruyen la capa de ozono y a tomar medidas sobre actividades que podrían estar relacionadas con la destrucción de la misma.

El ozono es un gas que ocupa la parte alta de la atmósfera, llamada estratósfera, que protege a la Tierra de las peligrosas radiaciones ultravioletas del sol. Su presencia constituye un poderoso filtro que defiende la vida del planeta de estas agresivas radiaciones que son, por ejemplo, las que nos queman cuando tomamos demasiado sol, y su debilitamiento provocaría directamente una mayor incidencia de Cáncer en la piel y cataratas en las personas, pero también una fuerte afectación en los animales y plantas, sobre todo en el mar, al matar a los que viven en las partes superficiales del océano por la reacción misma de los rayos ultravioleta con el agua.

Desde principios del siglo pasado se empezaron a usar gases y sustancias artificiales que contienen Clorofluorocarbonos CFC”S, principalmente en los sistemas de refrigeración de casas y automóviles, pero también en refrigeradores y aerosoles o sistemas de spray, así como en espuma de polietileno conocido como foam. En 1974 se descubrió que estos gases y materiales actuaban directamente contra el Ozono, transformándolos en otros compuestos y dejando a la Tierra sin su filtro solar. El problema se agudizó cuando en 1985 se descubrió sobre la Antártida un enorme hueco en la capa de ozono, tan grande como la superficie de Estados Unidos y tan profunda como el Monte Everest, que amenazaba con extenderse y provocar una gran desestabilidad en el ambiente y en la salud de las personas, por lo que fue necesario tomar medidas urgentes y en 1987 se firman los “protocolos de Montreal”

Como ya lo comentamos, el deterioro de la capa de ozono pone en riesgo la salud y si eventualmente desaparece podrían ocurrir mutaciones de algunas especies que alterarían la evolución de la vida. Los humanos padecerían cáncer de piel, además de daños en la vista. Se sabe que la exposición a la luz ultravioleta reduce la efectividad del sistema inmunológico, no sólo relacionándose con las infecciones de la piel, sino también en otras partes del organismo lo que genera una reacción en cadena con otras enfermedades.

La preservación de la capa de ozono es de vital importancia para la conservación de nuestra vida y la de todos los seres vivos del planeta. La alarma sobre el tema ambiental está dada y la unión y el esfuerzo conjunto de todos los habitantes del mundo son fundamentales para detener las emanaciones de toda sustancia que provoque efectos nocivos para la salud de nuestro planeta, que es nuestra propia salud y la de las generaciones venideras, por lo que en nuestros propios espacios hagamos la diferencia, dejando de usar sustancias que contenga CFC’s, como extinguidores, material aislante en construcciones, dando un adecuado mantenimiento a los sistemas de refrigeración, tanto en la casa como en el carro, desechando los viejos refrigeradores y reciclando sus tanques de gas, entre muchas otras acciones.

Además de cuidar la capa de ozono debes cuidarte tú mismo del sol para evitar tener cualquier problema de salud. Sigue estos consejos:

• Si sales al aire utiliza gafas con protección UV (ultravioleta)
• Usa sombrero
• No te expongas al sol entre las 11 y las 15 horas
• Utiliza cremas con protección solar homologadas

INNOVA EN SALUD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *