¿SE PUEDE DETENER EL ENVEJECIMIENTO?

¿SE PUEDE DETENER EL ENVEJECIMIENTO?

Los últimos 150 años han sido muy ricos en avances científicos y tecnológicos en todos los campos del quehacer humano.

El último cuarto del siglo XIX y el primero del siglo XX fueron años muy ricos en descubrimientos fundamentales para la humanidad, se descubrieron la mayoría de los microbios que afectan a los seres vivos, se inventaron procedimientos para hacer diagnósticos y poco a poco se consolidaron la mayoría de las ciencias.

En el segundo cuarto del siglo XX a pesar de dos guerras mundiales se avanzó de manera inusitada con la llegada de los antimicrobianos como las sulfas, la penicilina y otras que poco a poco fueron controlando enfermedades temibles como la fiebre tifoidea y la neumonía lobar aguda, hasta entonces azotes de la sociedad.

Se mejoraron las vacunas y llegaron nuevas como la de la poliomielitis que redujo la discapacidad más importante que era la parálisis infantil. Aparecieron medicamentos efectivos contra la tuberculosis y el paludismo, métodos para la atención higiénica de los partos. Las penicilinas lograron controlar las fiebres reumáticas, que era la causa más frecuente de trastornos del corazón. Con la penicilina también la tifoidea dejó de ser tan temida.

Progreso: causante de la transición epidemiológica

El aumento paulatino de la esperanza de vida se fue dando poco a poco de tal suerte que para 1940, la esperanza de vida en México era de alrededor de 40 años, aunque en la mayoría de los estados del sureste no llegaba ni a 32 años. Para los años cincuenta, el promedio había aumentado a 50 años, en los sesenta eran de 56 para el hombre y 58 para las mujeres, en los años setenta se superó la barrera de los 60 años y para 1990, las mujeres superaron la de 70 años, no así los hombres que andaban en 66. En el 2010, ambos están por encima de los 75, de hecho las mujeres superan los 78 y los hombres andan en 76.

Pero, ¿por qué ha aumentado la esperanza de vida? ¿Qué ha sucedido con los problemas de salud en México y en el mundo?

Al parecer el crecimiento económico ha sido decisivo en la investigación y desarrollo de muchos medicamentos y tecnologías que poco a poco fueron imponiéndose a las infecciones y parasitosis. Llegaron los antibióticos y las vacunas, se erradicó la viruela y disminuyeron las grandes epidemias, quedando un grupo cada vez más pequeño y confinado a las regiones más pobres, generalmente tropicales

Estos avances no han hecho que las infecciones sean menos frecuentes sólo que los mecanismos diagnósticos y los nuevos tratamientos han determinado que ya no sean una causa de muerte tan frecuente como lo fueron en la primera mitad del siglo XX o antes, ahora son enfermedades crónico-degenerativas las que se imponen.

Los conocimientos obtenidos han generado muchos cambios en la sociedad actual, muchas de las enfermedades pudieron ser contenidas, y en el caso de la viruela erradicada. Los problemas infecciosos dejaron de ser lo que eran a principio del siglo XX logrando que se diera la TRANSICIÓN EPIDEMIOLÓGICA, es decir, quedan atrás los grandes problemas infecciosos y se tienen nuevos enfoques, nuevas enfermedades y por supuesto un aumento paulatino de la esperanza de vida al nacer. Este conglomerado de descubrimientos y avances dio por consecuencia que se originara la: TRANSICION DEMOGRAFICA.

Con la transición epidemiológica viene aparejado un aumento del promedio de edad de la población, lo que se define como transición demográfica. Es, hoy en día, muy difícil determinar qué fue primero si la transición epidemiológica o la demográfica, lo que sí se sabe es que la población se va haciendo cada vez más vieja, aunque las enfermedades infectocontagiosas no han desaparecido ni mucho menos, incluso han aparecido nuevas y otras que creíamos contenidas han reemergido, lo cierto es que las infecciones no tienen el peso que antes tenían.

Con todo lo anterior, la pregunta que sigue es ¿hasta cuánto puede llegar el aumento de la esperanza de vida? Los avances que han hecho posible estos aumentos en la expectativa de vivir más años, se han venido acumulando de tal manera que se ha avanzado para que enfermedades antes incurables ahora puedan ser tratadas y todos los días nuevos descubrimientos hacen posible que se pueda prolongar la vida de las personas.

En realidad los campos en los que se ha avanzado han creado eslabones que permiten visualizar horizontes muy prometedores.

En los últimos años se ha avanzado mucho en la comprensión de los procesos que llevan al envejecimiento y al mismo tiempo se han descubierto muchos mecanismos que permiten la prolongación de los años de vida (cambios en el estilo de vida, por ejemplo). Efectivamente, eliminar sedentarismo y sustancias tóxicas, cambiar a una nutrición saludable, hoy se reconocen como mecanismos que prolongan la vida y le dan calidad a la misma.

En los centros de investigación del envejecimiento como el caso del Instituto Buck de investigación del envejecimiento se ha estado trabajando ya hace muchos años en procesos que retrasan el envejecimiento de hongos, gusanos artrópodos, como moscas y también mamíferos como ratas y monos.

En el 2005, Thomas Rando, del Centro Paul Green de Biología del Envejecimiento de Stanford, casi simultáneamente Amy Wagers, de Harvard, hicieron experimentos, con  células madre que compartían animales jóvenes con animales viejos. Al parecer esto permitía que las células dañadas de los animales viejos se regeneraran por factores existentes en células de los animales jóvenes.

Esta línea de investigación llevó al descubrimiento de la proteína GDFII que acelera la cicatrización y regeneración de los tejidos, haciendo que actúen como jóvenes. Hoy en día  se tiene una mayor comprensión de cómo envejecen las células y se conocen también los mecanismos de apoptosis, es decir cómo mueren las células.

La investigación exhaustiva de las células troncales nos ha llevado a conocer los mecanismos de envejecimiento y muerte celular y a la prolongación de la vida celular y los tejidos.

Medicamentos y alimentos

Muchos alimentos y medicamentos se publicitan y se recomiendan para la prolongación de la vida, sin embargo, investigaciones más recientes y profundas hacen pensar en líneas de estudio muy prometedoras como la reportada por la universidad de Cardiff de Gales, que el 2014 reportó un estudio que demuestra que pacientes con diabetes tipo 2 que tomaban metformina, vivieron 15% más, que pacientes sanos que no tomaban nada. Esta droga que se ha convertido en la principal contra la diabetes mellitus tipo II tiene mecanismos que interfieren con algunos de los procesos en los que está involucrada la glucosa, como el caso de la interferencia con un proceso llamado glicación relacionado con toda manifestación de envejecimiento. Esta reacción de la glucosa con proteínas determina toda manifestación de envejecimiento, tales como las cataratas o las arrugas. Hoy en día la cuantificación de hemoglobina glicosilada es una prueba de laboratorio central para determinar el control de la glucosa en sangre.

Ya se encuentran en investigación una buena cantidad de sustancias que tienen un efecto muy parecido y que pueden retrasar la glicación de las proteínas.

Otras sustancias estudiadas, incluyendo las que se conocen como antioxidantes, con efectos muy diversos parecen contribuir de otras formas  Entre otras estudiadas están el resveratrol, presente en muchas frutas incluyendo las uvas y por consiguiente el vino. Que tienen un efecto reconocido en el metabolismo del colesterol y su acumulación.

Otros flavonoides como la quercetina, presente en muchas frutas y verduras, incluyendo las cebollas, el brócoli, cacao también se señala como bloqueadora de procesos metabólicos nocivos.

En el mismo caso están las sustancias antioxidantes como la rutina, las catequinas y otras, presentes de manera natural en muchos alimentos.

De manera paralela y para otras razones se van entendiendo procesos como el rechazo a tejidos trasplantados. En esta línea se ha observado que el everolimus es una sustancia similar a la rapamicina, medicamento que se ha estado usando para impedir el rechazo a los trasplantes, se le ha descubierto su capacidad para mejorar la respuesta inmunológica cuando se usa combinado con vacunas por ejemplo la de la influenza. Estudios hechos por David Harrison, del laboratorio Jackson, de Maine; Richard Miller, de la universidad de Michigan y Randy Strong, de la universidad de Texas, han constatado que este tipo de sustancia mejora la respuesta inmunológica perdida en la vejez.

 En el 2050 la esperanza de vida será de 120 años

  • De acuerdo con Karen Weintrub, que escribe temas de salud para el Boston globe, USA today y el New York Times, de los más de 30 grandes centros de investigación sobre el envejecimiento están surgiendo opciones para que la esperanza de vida aumente unos 30 años, para el 2040 al 2050.
  • Todos los nacidos el siglo XXI tendrán estas opciones.

La misma Weintrub, se pregunta si se puede detener el envejecimiento.

Hoy en día un porcentaje casi al 100% de mayores de 60-70 y más, toman medicamentos para alargar su vida, para reducir el colesterol, la glucosa o mantener la presión arterial, para dolores crónicos y muchos otros temas que deterioran la calidad de vida y aceleran el envejecimiento y la muerte.

En teoría, afirma el Dr. Kirkland, Director de la Clínica Mayo donde está el centro Robert y Arlene Kogod del envejecimiento, en Rochester NY., no sabemos si todos estos procedimientos que hacen que animales de laboratorio vivan el equivalente a 80 años de los humanos más allá de su vida natural, se podrá trasladar a los seres humanos. O si en algún momento al final de este siglo la esperanza de vida llegue a ser de varios siglos como describe la biblia para Matusalem y muchos otros personajes.

Dr. Héctor Rivera Valenzuela  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *