DISAUTONOMÍA O POTS

DISAUTONOMÍA O POTS

La falla del sistema nervioso central autónomo, una enfermedad muy difícil de diagnosticar

  • Hasta 4.9 años es el promedio que tarda un paciente en recibir un diagnóstico correcto.
  • Hasta 7 médicos es el promedio de doctores vistos, antes de recibir un diagnóstico adecuado.
  • 21% Consultó a más de 10 doctores antes del diagnostico
  • 15% tardó más de 10 años en tener un diagnóstico preciso.

Los síntomas que se han descrito son múltiples: mareos, intolerancia al ejercicio, visión borrosa, molestias o dolor torácico, presíncope-síncope, ansiedad, rubor, fatiga (incluso incapacitante), cefalea, disnea, intolerancia al calor, sensación de frío, problemas cognitivos, poliuria, diarrea, retrasos del vaciamiento gástrico, temblores, visión de túnel, desórdenes del sueño, presión arterial alta, cansancio general, sudoración excesiva, náuseas, desequilibrio, sensibilidad al ruido, sensibilidad a la luz, etc. Los síntomas pueden variar de un día a otro.

A nivel mundial se reportan 70 millones de personas diagnosticadas con disautonomía, falla del sistema nervioso central autónomo, encargado de regular funciones vitales como la respiración y el funcionamiento del sistema gastrointestinal, cuyos síntomas más comunes son la taquicardia, mareo, debilidad o cansancio, dificultad cognitiva, visión borrosa y puede presentarse a cualquier edad.

La disautonomía puede clasificarse en primaria, en la cual no se conocen las causas y secundaria, que aparece debido a enfermedades autoinmunes.

Uno de los mayores riesgos que tienen quienes viven con este padecimiento son fracturas a consecuencia de desmayos, los cuales sobrevienen al bajar la presión arterial y disminuye la frecuencia cardiaca.

La responsable de Nutrición Clínica en la Unidad Médico Quirúrgica del Hospital Juárez del Centro, Gabriela Chávez Basurto, explicó que una persona con disautonomía no debe permanecer mucho tiempo de pie y si lo está, tiene que moverse y contraer los músculos de las extremidades: manos, piernas y glúteos para estimular la circulación sanguínea y evitar el desvanecimiento.

“Se debe comer cada dos o tres horas en pequeñas porciones; reducir el consumo de azúcares simples como refrescos y pasteles; cuidar la ingesta de sal y mantenerse hidratados con líquidos variados, como agua de coco, agua mineral y jugos, para evitar que los síntomas se agudicen”, puntualizó.

Sin embargo, aclaró, beber agua simple en grandes cantidades no es recomendable sino agua a sorbos durante todo el día para mantener hidratado al organismo.

Las causas del Síndrome de Taquicardia Ortostática Postural (POST) no son todavía plenamente conocidas. La mayoría de los pacientes desarrollan los síntomas en la adolescencia, y puede aparecer una mejoría gradual en los siguientes 3-5 años. Otros desarrollan el síndrome después de una infección viral o bacteriana como la mononucleosis o una neumonía. Otras personas lo desarrollan después de sufrir algún trauma, como un accidente de automóvil u otra lesión. Las mujeres a veces desarrollan síntomas durante o después del embarazo. Estas pacientes en general tienen una prognosis menos optimista.

La mayoría de los pacientes responden a algún tipo de tratamiento. Cambios de dieta en particular, beber grandes cantidades de agua, aumentar la cantidad de sal en las comidas, y evitar condiciones que empeoren los síntomas, como estar de pie o exponerse a temperaturas ambientales altas, es algo importante para todos los pacientes. Muchas personas se benefician también de la adición de otros tratamientos, como ciertos medicamentos, pero en todos los casos en impresindible consultar con su médico de confianza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *