¡MI HIJO TIENE DIABETES!

¡ MI HIJO TIENE DIABETES !

Diabetes en niños y adolescentes

Las enfermedades crónicas-degenerativas son la principal responsable de discapacidad y mortalidad en el mundo, tanto de manera directa como indirecta. Se tiene la idea general que estas patologías solo afectan al adulto, pero debido a  la transferencia de costumbres dietéticos-higiénicas del padre a los hijos, además de la dosis de sedentarismo que promueven las redes sociales y los aparatos electrónicos modernos, se ha desarrollado una nueva consecuencia en salud: Diabetes en niños y adolescentes.

A menudo la diabetes en la infancia y adolescencia pasa desapercibida o es tardíamente diagnosticada.

Hasta hace poco, la diabetes más común en niños y adolescentes era la tipo 1 conocida también como diabetes juvenil. Es la más frecuente en los niños menores de 16 años.

DIABETES TIPO 1 

  • Se trata de una enfermedad autoinmune, es decir, que el sistema  inmunológico  del  niño  ataca  y destruye a las células que producen insulina  en  el  páncreas,  por  lo  que  los niños  dependen  de  que  se  les  aplique insulina para sobrevivir; en este tipo de diabetes el páncreas no produce insulina, que es una hormona que ayuda a que la glucosa entre en las células para darles energía. Sin insulina, demasiada azúcar queda en la sangre.
  • Se ignora la causa, pero parece que se trata de una mezcla de factores genéticos y ambientales.
  • No se conoce en la actualidad el modo de prevenir la diabetes de tipo 1.
  • En México cada año se reportan 2 casos nuevos en por cada 100,000 niños.
  • En Baja California llevamos el primer lugar en su detección a nivel nacional.

DIABETES TIPO 2

  • Pero hoy en día, más personas jóvenes tienen diabetes tipo 2.
  • Se caracteriza por una “resistencia a la insulina”, el  páncreas continúa produciendo la insulina, pero no se aprovecha de manera adecuada en los tejidos.
  • Este tipo de diabetes es más común en los adultos, pero se puede presentar en los niños, especialmente cuando se asocia a sobrepeso, sedentarismo y una dieta poco adecuada.
  • Actualmente se registran 8 casos por cada 1,000 niños.

Enfrentarse con la diabetes puede provocar una variedad de sentimientos (desde culpa, hasta miedo), tanto en los padres como en los niños que padecen esta enfermedad. Tener que visitar al médico con mayor frecuencia, tomar medicamentos o aplicarse insulina (inyectable) todos los días y controlar la dieta representa un gran cambio….de por vida.

Busque apoyo psicológico y familiar para la orientación en el control de esta enfermedad, además de buscar las mejores condiciones para hacer la diabetes parte de la vida cotidiana de todos los miembros de la familia. 

Signos y síntomas:

Muchas veces la diabetes está presente sin que se manifiesten los síntomas.

En la mayoría de los casos su hijo puede padecer o sospechar de diabetes si:

  • Orina con bastante frecuencia. El modo en que sus riñones responden a los altos niveles de glucosa en la sangre es desechándolos a través de la orina.
  • Siempre está sediento. Su cuerpo trata de compensar la pérdida de líquidos que ha desechado en la orina.
  • Agotamiento, cansancio, o cambio importante en su rendimiento escolar. Su cuerpo no metaboliza las azúcares en energía, por eso se puede sentir gran parte del día agotado.
  • Síndrome de ovario poliquístico. Es una anomalía hormonal que ocurre en las niñas. En sus ovarios se forman bolsas llenas de quistes. Las niñas con quistes en los ovarios tienen periodos irregulares. Esta afección está relacionada con la resistencia a la insulina.
  • Hipertensión, colesterol y triglicéridos. Muchas veces la resistencia a la insulina en niños y adolescentes se manifiesta en presión arterial alta y niveles elevados de grasa en la sangre.
  • Obesidad. Debe buscar un signo que es la acantosis pigmentaria, es una afección cutánea que se manifiesta alrededor del cuello, axilas, dedos de los pies, rodillas y codos. La piel de estas zonas está ennegrecida, gruesa y aterciopelada.

Medidas preventivas:

  • Inculque a sus hijos la prevención en su salud desde edades tempranas
  • Ayúdeles a mantener un peso saludable
  • Asegúrese que hagan ejercicio y se mantengan activos
  • Sírvales porciones pequeñas de alimentos saludables y nutritivos
  • Limite el tiempo que pasan frente al televisor, computadora o videos
  • Importante la realización de estudios de laboratorio una vez al año, la interpretación de los mismos debe ser por su médico familiar o pediatra

 

DRA. ANGÉLICA PON MÉNDEZ

EPIDEMIOLOGÍA / SALUD PÚBLICA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *