COMIDA NAVIDEÑA, CULTURA HECHA MANJARES

COMIDA NAVIDEÑA,

CULTURA HECHA MANJARES

La cena más esperada por los mexicanos es la tradicional cena navideña, donde las dietas las olvidamos, dejamos de preocuparnos por las calorías, las azúcares, grasas, etc.

Yo como nutrióloga les diría que ese día todo se vale, claro con responsabilidad si eres una persona con una patología, donde tienes que cuidar ciertos alimentos.

El día de la cena es un día lleno de felicidad, donde nos rodeamos de personas muy queridas que además nos traen esos postres deliciosos que no comíamos en mucho tiempo, recuerden que es solo un día, más adelante te daré unas recomendaciones para que no tengas cargo de conciencia.

Hablando un poco de la historia gastronómica de la cena navideña

La habitual cena de navidad es un condensado de tradiciones y sazones que encuentran su origen tanto en la antigüedad romana como en el mundo prehispánico, pero que mantiene un sello mexicano y religioso, según el Químico José Luis Curiel (especialista en nutrición y gastronomía). Entre los componentes litúrgicos de la cena navideña se destaca que en la noche buena era obligatorio guardar vigilia en el periodo colonial, por lo que era imposible servir en la mesa el tradicional guajalote, éste se guardaba para el 25 de diciembre, así que optaron en incorporar pescados y hierbas como el bacalao y romeritos dentro de los platillos de la celebración y es que según la investigación, el guajolote era símbolo de elegancia y riqueza en la edad media, además era un símbolo de unión y fortuna, pero sin duda el aspecto litúrgico era fundamental.

El guajolote mexicano es un símbolo mundial de la navidad, les menciono que en los años setentas todavía la gente iba de puerta en puerta vendiendo el guajolote y las familias que lo compraban se encargaban de engordarlos y en su dieta se le daban almendras para intensificar el sabor, después lo mataban y lo metían al horno.

Detrás de cada platillo se encuentra una gran historia, cada familia ha ido modificándolos conforme a los gustos, sin embargo, debo de destacar que a pesar de la variedad de platillos éstos tienen un origen extranjero, pero la cocina mexicana le ha dado su propia personalidad.

Hablando de algunos como por ejemplo:

El ponche tiene una influencia inglesa, era preparado como té con pasitas y ron, pero nosotros los mexicanos le agregamos una gran cantidad de frutas y fue majestuoso su sabor.

Los buñuelos, un postre navideño, los romanos hacían una especie de bolas que amasaban con los puños y los llamaban puñuelos, ahora esta tradición adquirió rasgos locales, si uno va a Oaxaca los sirven rociados de miel de piloncillo o con anís.

RECOMENDACIONES

Considerando que la comida está llena de carbohidratos y principalmente de azúcares, debes tener cuidado con no exagerar en su consumo y sobre todo si tienes una patología como la diabetes.

  • Puedes tener una dieta ligera antes de la cena, por ejemplo:

DESAYUNO

Huevo con verduras con un café

COMIDA

Una ensalada con proteína (atún, pollo etc.)

COLACIONES

Pepino, zanahoria, nueces

  • “Lo importante es que guardes tus carbohidratos para la cena y postres”.
  • Cuida tu salud, ante todo no te sobrealimentes, si ya tienes saciedad solo deja de comer.
  • Tomar agua natural durante la cena, te ayudara bastante.
  • Dejar pasar 3 horas de comer antes de acostarte, así que trata de cenar temprano.
  • Trata de hacer colación antes de la cena y de preferencia con verduras, ya que por la fibra te llenaras más rápido y no comerás tanto.
  • No te quedes sentado en la mesa, aléjate de la cocina.
  • No piques la comida antes de la cena, mejor sírvete y analiza tu platillo.
  • Toma la iniciativa y lleva de botana algunos vegetales, además ayudarás a todos ese día para tener más rápida saciedad y mejor digestión
  • Dale prioridad a la cena y sobre todo a la proteína, después encárgate de los postres en cantidad pequeña.
  • Una taza de ponche es suficiente, un buñuelo, tamal de dulce, etc. (aprende a elegir solo uno y la mitad de cada uno).

Felices fiestas a todos los lectores, que este año próximo los llene de éxito, salud y amor, pero sobre todo que los llene de gran sabiduría para lograr todos sus propósitos.

Estoy agradecida por la aceptación de mi escritura, espero seguir escribiendo para motivarlos a ser cambios saludables.

 

Nutrióloga Ana Galaviz Glez.

Nutrición, salud y control

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *