NO ES MALO SER VULNERABLE

NO ES MALO SER VULNERABLE

No es malo ser como soy… No es malo, pensar lo que pienso, no es malo, hacer lo que hago… porque cada uno de esos acontecimientos, me hacen ser lo que soy, un ser destinado a vivir libre y feliz. La razón más grande que tenemos para juzgarnos es creer que soy malo o mala, que están mal mis pensamientos, que está mal lo que hago, lo que digo, porque me baso en lo que otros quieren de mí y las enseñanzas insertadas desde mi infancia a mis sistemas de creencias.

Lo siento, No nací para complacer a nadie, creo que nuestra meta es aprender a ser congruente entre lo que sentimos, pensamos y hacemos, así que, sin que los demás opinen, solo creo que cambiar mis pensamientos para sanar en mi la incongruencia del dolor que no merezco.

La mayor parte de nuestros problemas suceden cuando tratamos de ser héroes, los héroes que rescatan a todo el mundo, y entender esta parte cuesta mucho trabajo, pues hemos convertido el amor en sacrificio y sufrimiento, para que los demás noten cuanto los amamos y que daríamos todo por ellos. Sin entender que… esa es nuestra trampa, pues no damos desinteresadamente, estamos buscando una recompensa. Tenemos mucho miedo a ser débiles y eso nos hace presa fácil del mundo que busca nuestros defectos, sin embargo he descubierto que mi fortaleza, es un estado de seguridad que me da saberme valiosa, pero a la vez, es permitirme, sacar de mi sistema, aquello que no me pertenece y por eso utilizo mis herramientas, que para eso son, como llorar, enojarme, decir que no, poner límites y respetar mi cuerpo, porque a veces buscando el amor o el reconocimiento cedemos a complacer sexualmente a nuestra pareja o a personas desconocidas con tal de no sentirnos solos. No te preocupes si no sabes cómo darte amor, porque todos tenemos esa capacidad, así que, solo inicia tomando conciencia de tus pensamientos, dándote cuenta que no hay nada que temer y enfrentar a tus propios fantasmas, ser vulnerable no es malo, si lo tomas como la parte que te devolverá tu seguridad, exponer nuestros defectos nos ayuda a enfrentarlos y a darnos cuenta, que no son defectos, sino las herramientas que necesitamos para crecer y lograr nuestro propósito en la vida, que es solo vivir en paz.

El miedo más grande que siente el ser humano es a sentirse vulnerable, a que el mundo vea sus debilidades, a sentirse expuesto porque de esa manera puede ser atacado fácilmente, sin embargo aprendí algo.

Un día me canse de esconder lo que soy, y comencé a exponerme tal cual, mostré mi vida al mundo de par en par, y les dije a lo que más miedo le tenía, y me mostré transparente…

Tendrás miedo al principio y quizás te critiquen, pero un secreto nos hace presos, y soltarlo me libera, Nadie puede lastimarme más de lo que yo mismo me lastimo con mis pensamientos de juicio y critica, con mis pensamientos de victimización, entender que afuera no hay nada que me lastima, toma un proceso, porque la única persona que tiene control sobre tus ideas eres tú.

Nada de lo que miro allá afuera significa nada… solo lo que yo deseo que signifique, y aunque es una verdad fuerte, aceptarlo me da la oportunidad de cambiar mis pensamientos para vivir en paz.

No hay nada que ocultar que yo misma no sepa, y si tengo el valor de dárselo al mundo, el mundo ya no me lastimara. Mi rendición es aceptar que soy perfecta como soy, lo que hay, es lo que hay, y no hay más. La trampa es que escondemos secretos, buscando ganancias secundarias, nuestro secreto es nuestro as bajo la manga, y al final, este termina controlando nuestras vidas. Abrirme y mostrarme como soy me da credibilidad, no con los demás sino conmigo, porque me hace entender que puedo comprometerme conmigo a hacer lo mejor para mí y no seguirme dañando con mentiras e ilusiones que nunca sucederán…

Soy lo que soy, y no importa si al mundo no le gusta, lo importante es que me guste a mí… y nada más, y esa es la parte difícil… ¿Y tú te amas y te aceptas cómo eres? Entonces, no hay nada afuera que pueda lastimarte.

“ACEPTACIÓN ES LA RESPUESTA PARA DEJAR DE SER FRÁGILES.”

PS. TERESA CALLEROS R.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *