LAS UÑAS, ESPEJO DE NUESTRA SALUD

LAS UÑAS, ESPEJO DE NUESTRA SALUD

Las uñas revelan carencias y trastornos del organismo. El examen de su aspecto se ha usado desde tiempos pasados como medio de diagnóstico de diversas enfermedades. Su coloración y variaciones en el ritmo de crecimiento proporcionan al médico información muy valiosa para detectar la presencia de diversas enfermedades pulmonares, cardíacas, renales y hepáticas, así como diabetes y anemia.

Sin las uñas nos sería muy difícil tomar objetos pequeños o desatar un nudo, nos protegen contra lesiones y cumplen funciones tan importantes para la vida del ser humano como son el rascado y cosquilleo, siendo así también un recurso emocional.

Las uñas saludables son lisas y de color uniforme

Unas uñas bien cuidadas contribuyen a la belleza del cuerpo humano y son particularmente apreciadas en la imagen femenina. Su estructura, que protege las terminaciones de los dedos y nos ayudan a manipular objetos, se ve constantemente expuesta a infecciones en las tareas laborales y domésticas, ya sea por el contacto permanente con productos de limpieza y diversas substancias químicas, como por riesgos de golpes o cortaduras.

Son también un fiel reflejo de deficiencias en nuestra alimentación que pueden deformar su estructura y deteriorar su apariencia. En su interior no existen terminaciones nerviosas, pero éstas abundan a su alrededor y son muy sensibles ante estímulos de presión, temperatura o golpes.

¿Cómo se forman las uñas?

Las uñas están formadas básicamente por una proteína, la queratina, que crece continuamente a partir de su propia raíz. La queratina contribuye también al endurecimiento de las principales envolturas del cuerpo: la capa superficial de la piel y del pelo.

A medida que las células epidérmicas que están debajo de la uña van aumentando en número, se desplazan hacia la superficie de la piel y las que se encuentran más cercanas a la raíz de la uña se transforman en una placa fina que a la vez se va apilando en capas para formar la uña, proceso que se conoce como queratinización.

El Proceso de queratinización

Es el proceso de envejecimiento de las células de la piel y es resultado del propio metabolismo celular. En este proceso desaparece el núcleo de las células perdiendo líquido hasta convertirse en células completamente queratinizadas que constituyen una materia resistente y consistente que forma una especie de revestimiento o escudo protector del cuerpo.

Las uñas de los dedos de las manos crecen cuatro o cinco veces más rápido que las uñas de los dedos de los pies y, al igual que el cabello, las uñas crecen más rápidamente en verano que en invierno. Las manchas blancas en las uñas suelen deberse a cambios temporales en la velocidad de crecimiento.

Principales enfermedades de las uñas

El estrés, la contaminación y una inadecuada nutrición son las principales causas de la mayor parte de las enfermedades y problemas de las uñas.

La carencia de vitaminas y minerales en muchos de los alimentos que ingerimos, acentuada por el consumo de nutrientes desnaturalizados por los métodos industriales de elaboración y conservación, contribuyen al deterioro de las llamadas envolturas del cuerpo, combinados con la acumulación en el organismo de toxinas y productos químicos generados por la contaminación y polución presentes en los alimentos.
De esta forma, la alimentación deficiente unida a estilos y ritmos inadecuados de vida genera un estado anémico que se refleja sobre el estado de las uñas, las cuales se vuelven débiles y quebradizas, aparecen surcos, estrías, grietas y manchas, o se rompen y parten con facilidad, factores que a su vez propician las infecciones por hongos o bacterias.
Otros factores de riesgo para las uñas son el agua, el frío, los procesos traumáticos como golpes o cortaduras, manicure agresivo o la utilización de productos químicos como detergentes, disolventes, cosméticos de mala calidad, esmaltes y endurecedores excesivamente cargados de formol o quitaesmaltes mal formulados y abrasivos, así como alergias a las uñas postizas, entre los principales riesgos cotidianos.

Por su parte, el exceso de estrés presente en los actuales estilos de vida favorece el hábito de morderse las uñas, la onicofagia, y aun cuando no es una enfermedad, sí es causa de infecciones pues las uñas guardan bacterias que nos pueden ocasionar problemas de salud. 

Cuidado de las uñas

Lo más importante es cuidar la higiene diaria de nuestros pies y manos, principalmente antes y después de realizar cualquier actividad con las uñas. Cualquiera que sea la edad y las labores que realizamos es conveniente que hombres y mujeres le demos atención diariamente al cuidado de las uñas, cuidados que, además de favorecer nuestra imagen y autoestima, nos evitarán riesgos y problemas innecesarios para nuestra salud.

Especial precaución es importante en los tratamientos cosméticos, el manicure y el pedicure, realizados en casa o en establecimientos comerciales, en los que necesitamos asegurarnos que se sigan los procedimientos de desinfección indispensables para mantener libres de gérmenes y microbios los utensilios tales como tijeras cuticulares, alicates, cortaúñas y limas, principalmente. Para evitar infecciones los especialistas recomiendan evitar cortar la cutícula.

El esmalte o barniz puede funcionar como protector, pero si se deja por mucho tiempo puede generar daños. Se recomienda cambiarlo con frecuencia y dejar que las uñas respiren unos días entre las aplicaciones.

En caso de un problema ungueal -área de piel debajo de la uña- lo indicado es acudir con un especialista como un dermatólogo, o un podólogo, si el problema se da en las uñas de los pies.

Para quienes realizan manualidades las recomendaciones indican evitar riesgos como usar las uñas para abrir recipientes, o utilizarlas como desarmador, o manipular objetos metálicos y cortantes que pudieran producir roturas.

En resumen, lo más apropiado es diseñar nuestra propia rutina de cuidados y atenciones de las uñas hasta convertirlos en un hábito para conservarlas fuertes y sanas.

Dra. Elsa Cárdenas Cázarez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *