EL ROL DEL NUTRIÓLOGO DENTRO DE LA SOCIEDAD MEXICANA

EL ROL DEL NUTRIÓLOGO DENTRO

DE LA SOCIEDAD MEXICANA

En la actualidad México vive una constante paradoja en temas de nutrición, por un lado puede verse la epidemia de obesidad tanto infantil como en edad adulta, y por el otro extremo graves problemas de desnutrición, así como deficiencia de hierro, zinc y vitaminas.

Los extremos de la malnutrición en México (excesos, deficiencias y desequilibrios) implican importantes gastos económicos en el país y exigen en la actualidad la inversión en políticas de prevención y de promoción de la salud.

Uno de los problemas de mayor impacto de salud pública en México, es la incidencia y prevalencia de Diabetes Mellitus tipo 2. Este grupo de población requiere de un tratamiento intensivo y a la vez adecuado, mismo que logrará el retardo en la aparición y progresión de las complicaciones crónicas de esta enfermedad.

Es en este alarmante panorama donde el nutriólogo juega un papel importante y vital  en la sociedad, mediante acciones de prevención, atención y rehabilitación de las personas.

Los nutriólogos somos profesionales de la salud capaces de brindar atención a personas sanas, en riesgo o enfermos, así como a grupos de los diferentes sectores de la sociedad.

Un nutriólogo se ocupa de diagnosticar los distintos procesos metabólicos para el aprovechamiento, transformación y distribución de los nutrientes que se ingieren en los alimentos con la finalidad de establecer un plan de alimentación personalizado.

Actualmente se aprecia una mayor parte de población mexicana que se sumerge en un cambio constante en los estilos de vida y en el patrón alimenticio, caracterizado por el consumo de alimentos poco saludables asociados a la inactividad física.

Es muy habitual en las personas cuando se requiere bajar de peso en poco tiempo, o después de meses incluso años de haber intentado y no obtener resultados satisfactorios, el acudir con alguna amistad o familiar para que nos recomiende una dieta eficaz, o el recurrir al  internet en busca de alguna dieta milagro que nos dé el resultado tan anhelado. Todo lo anterior es un grave error, debido a que lo ideal es acudir con un profesional capacitado en el área, ya que cada uno de nosotros es diferente y por esta misma razón el metabolismo de cada persona absorbe los nutrientes de los alimentos de manera diferente, según las necesidades del mismo.

Una visita al nutriólogo con regularidad puede reducir hasta un 70% de alguna de las enfermedades como la diabetes, enfermedades hepáticas, cardio-vasculares y cerebro-vasculares, padecimientos frecuentes en el país.

“En las enfermedades, la nutrición tiene un papel muy importante, ya que ayuda a tener un mejor tratamiento y una excelente recuperación, haciendo que el paciente tenga una mejor calidad de vida”.

¿Qué tipo de dieta proporciona un Nutriólogo?   

El nutriólogo le brindará asesoría especializada y un trato personalizado para el diseño de una dieta sana y acorde a sus necesidades y factores como la edad, sexo y el estado de salud del paciente.

¿Qué tipo de evaluaciones hace un nutriólogo?

  • Evaluación clínica completa que incluye un historial clínico de todos los aspectos de su salud, (antecedentes familiares, cirugías anteriores) así como de los síntomas y signos de deficiencias.
  • Evaluación AntropométricaPeso y talla, para determinar el Índice de Masa Corporal (IMC) y poder diagnosticarle con toda objetividad, si usted se encuentra dentro de su peso normal, con sobrepeso, con obesidad o con desnutrición.
  • Evaluación Dietética: El nutriólogo debe conocer sus hábitos alimentarios. Esto es necesario para respetar sus costumbres, e ir promoviendo un cambio de hábitos paulatinos de aquellos hábitos que pueden estar afectando su salud. Debe conocer sus gustos y preferencias, horarios y actividad física.
  • Evaluación Bioquímica: En base a los antecedentes de cada persona, se solicitan algunos análisis de sangre como glucosa, colesterol, triglicéridos, hemoglobina, proteínas, hemoglobina glucosilada en el caso de los pacientes diabéticos, y con base en los resultados de estos análisis será posible llegar a una mejor comprensión del estado nutricio de cada individuo y se podrá proporcionar una guía alimentaria más adecuada a las necesidades fisiológicas particulares.

Dejemos atrás los mitos y las excusas para no consultar a un profesional en nutrición, es el momento de dar el primer paso hacía una vida saludable, elige un nutriólogo que te evalúe de manera correcta y pueda ser tu guía que de manera individual y personalizada te lleve a lograr tus metas.

Ma. Inés Guerra

Lic. en Nutrición, Universidad Autónoma de Durango

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *