NO MANEJES RIESGOS, MANEJA CON CUIDADO

NO MANEJES RIESGOS, MANEJA CON CUIDADO

Ya lo dice la vieja lírica popular mexicana “no hay que llegar primero pero hay que saber llegar” y en esta temporada vacacional en que muchos salimos a la carretera para un viaje, largo o corto, debemos tener mucho cuidado y tomar precauciones para que nuestro camino de ida y vuelta sea seguro.

De acuerdo con el último informe del Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (STCONAPRA), de la Secretaría de Salud, los accidentes viales son responsables de cerca de 16 mil muertes al año, son la segunda causa de muerte en niños y jóvenes de 5 a 29 años de edad, provocan que por cada persona fallecida, dos más sufran una discapacidad, además de que el costo de los siniestros viales representa el 1.3% del producto interno bruto.

A continuación, te presentamos una serie de consejos para que los pongas en práctica cuando emprendas un viaje con tu familia, amigos o tú solo ya sea que utilices un automóvil, motocicleta, bicicleta o sencillamente camines.

COMO AUTOMOVILISTA

Revisa el estado del automóvil. Mucho antes de subir las maletas al portaequipaje, asegúrate de que las condiciones mecánicas de tu vehículo, como los frenos, sean las óptimas para emprender el viaje.

Usa el cinturón de seguridad. Antes de empezar a conducir, ponte el cinturón de seguridad, así como tus acompañantes también.

Protege a los niños. Si vas a llevar menores, colócalos en los asientos infantiles adecuados para su edad, peso y talla. El correcto uso de estos artículos podría evitar tres de cada cuatro muertes de niños en accidente de tránsito.

Maneja sobrio. Conducir en bajo el influjo de bebidas alcohólicas o efecto de drogas, es uno de los mayores factores de riesgo ya que afecta los sentidos y aptitudes para maniobrar cualquier vehículo, por lo que conducir alcoholizado puede ponerte en peligro y a los que te acompañan.

Respeta los límites de velocidad. Conducir a una velocidad moderada puede prevenir accidentes, pues de lo contrario reduce el campo visual, el tiempo de respuesta, así como aumenta los daños en caso de un choque.

Ojos al frente, manos en el volante y atención en el camino. Mientras conduzcas no uses el teléfono celular ya que hacerlo provoca una menor capacidad de atención visual, auditiva, manual y cognitiva, aumentando cuatro veces el riesgo de un accidente. Si es muy necesario usar el dispositivo, oríllate, detén la marcha y hazlo, o si alguien te acompaña, que te ayude.

Respeta los señalamientos. Pon atención a los diversos señalamientos en el camino y respétalos, así como a los demás conductores y peatones.

Si te empiezas a sentir cansado al conducir, mejor detente y tómate un descanso.

COMO PEATÓN

Evita conductas de riesgo. No cruces la calle usando audífonos o teléfono celular, o en diagonal pues te expones más tiempo en la vía vehicular.

Camina siempre por los lugares más seguros. Es mejor que uses las banquetas, esquinas, cruces o puentes peatonales que andar por el arroyo vehicular o cruzar a la mitad de la calle.

No te demores ni detengas al cruzar la calle. No es necesario correr pero tampoco se detenga.

Si llevas una carriola de niño o empuja una silla de ruedas, espere a que tengas el paso para bajarla del paso peatonal y cruzar la calle.

No cruces las glorietas por el centro, si existen pasos para peatones hágalo por éstos y si no rodéelas, es más seguro.

Si estás acompañado de niños, siempre tómalos de la mano.

COMO CICLISTA

Respeta los señalamientos, toma precauciones, no te distraigas y evita conductas de riesgo.

Ten extremo cuidado en las intersecciones, pues son puntos en los que casi dos tercios de ciclistas han sufrido graves accidentes.

Procura estar siempre a la vista y fuera de los puntos ciegos de los automovilistas, a fin de poder evitar una maniobra inesperada.

Mantén tu distancia. Cuida de mantenerte al menos un metro de distancia de autos estacionados y peatones, así mismo debe haber un espacio de 1.5 metros de separación lateral entre un automóvil en movimiento y tú al rebasar.

Usa el equipo de protección adecuado, así como luces traseras y delanteras en tu bicicleta.

COMO MOTOCICLISTA

También respeta los señalamientos, toma precauciones, no te distraigas y evita conductas de riesgo.

Siempre usa equipo de protección y en especial un casco certificado ya que disminuye hasta en 39% la probabilidad de muerte según la velocidad, además de los costos de atención en salud.

Renueva tu casco. Todo casco que haya sufrido un impacto violento debe ser reemplazado ya que ofrece poca o ninguna protección después de haber absorbido el impacto de una colisión. Además, todos deben ser reemplazados después de tres a cinco años de uso, dependiendo de su caducidad, sin importar si sufrieron algún impacto o no.

Y recuerda que la seguridad vial es de todos.

INSTITUTO NACIONAL DE SALUD PÚBLICA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *