¡EN EL MES DEL AMOR HABLEMOS DE SEXO!

¡EN EL MES DEL AMOR HABLEMOS DE SEXO!

¿Sabías que tener una vida sexual placentera reduce los riesgos de tener cáncer y otras enfermedades?

Una vez más los expertos comprueban por qué es bueno mantener relaciones sexuales. Aparte de ser una actividad muy placentera, tener sexo ayuda a prevenir enfermedades. Mantener relaciones sexuales ayuda a mantener en buen estado el sistema cardíaco y nervioso aumentando las funciones hormonales e inmunológicas. ¿Esto qué quiere decir? El ritmo cardíaco aumenta y el corazón se fortifica previniendo infartos o alguna enfermedad cardíaca.

Entre otras cosas, tener sexo ayuda a prevenir enfermedades como la arterioesclerosis (endurecimiento de las arterias), los estrógenos producidos durante el acto ayudan a retardar la osteoporosis y la hipertensión. Además, el sexo estimula la circulación sanguínea oxigenando mejor los tejidos.

Según la Universidad de Wilkes (Pennsylvania, EE.UU.), teniendo sexo al menos dos veces a la semana liberamos un anticuerpo llamado inmunoglobulina A o IgA, que ayuda a proteger el cuerpo contra infecciones y enfermedades.

Estas son 22 buenas razones para mantenernos sanos a base de sexo apasionado:

1 El sexo protege contra el cáncer de próstata: La investigación sugiere que eyaculaciones frecuentes (al menos cinco veces por semana) en los varones reduce el riesgo de cáncer de próstata.

2 El sexo ayuda a mantenerse en forma: No hay nada como divertirse (y tener placer). Tener sexo es estupendo para la actividad del corazón. También ayuda a tonificar los músculos de una forma natural. Parece increíble, pero aparentemente cada vez que tenemos sexo podemos quemar alrededor de 200 calorías en media hora. Por una sencilla regla de tres, esto quiere decir que teniendo sexo tres veces a la semana podemos quemar hasta 600 calorías. Mucho más divertido y placentero que una dieta.

3 El sexo alivia los dolores de cabeza: Durante las relaciones sexuales liberamos una hormona llamada oxitocina la cual aumenta el nivel de endorfinas, que actúan como un analgésico natural. Por ese motivo, el cuerpo entra en un estado más relajado. Muchas personas notan que sus dolores (dolores de cabeza, calambres, etc.) desaparecen después del sexo.

4 El sexo ayuda a combatir la depresión: Las mujeres que tienen orgasmos regulares están generalmente más relajadas, menos deprimidas, también física y emocionalmente más satisfechas. El sexo ayuda a crear mejores patrones de sueño y relaja la tensión nerviosa mediante la producción de serotonina en el cerebro, la cual controla el incremento del humor.

5 El sexo nos mantiene jóvenes: El sexo es uno de los componentes clave para tener una apariencia de incluso ¡10 años más jóvenes que nuestra edad!  En su libro, Secretos de los súper jóvenes, el Dr. David Weeks, un psicólogo en el Hospital Real de Edimburgo, en Escocia, compila el estilo de vida de unas 3.500 personas, de entre 18 y 102 años. Los encuestados estaban teniendo relaciones sexuales al menos tres veces a la semana y absolutamente todos parecían tener menos años que su edad real.

6 El sexo nos protege contra la incontinencia: En las mujeres, el sexo regular propicia una mejor salud excepcional en la pelvis, reduciendo el riesgo de incontinencia relacionado con la edad.

7 El sexo sana la mente: Hacer el amor es un bienvenido placer, una ofrenda en la que compartimos cercanía física y emocional. Hacer el amor es un deseo saludable del cuerpo y del corazón que nos llena de energía, ternura y vida. Es una manera de comunicarse con los cinco sentidos. Un lugar de encuentro donde la creatividad, la paz y la diversión se dan la mano.

8 El sexo nos hace felices: Las personas que son sexualmente activas son generalmente más felices -lo cual es muy bueno para el sistema inmunológico- y menos propensas a la depresión.

9 El sexo protege contra el insomnio: La falta de sueño tiene un impacto negativo en nuestra vida cotidiana. Para combatir el insomnio, los expertos recomiendan, entre otras cosas, dejar el alcohol y la cafeína, ver la televisión con menos frecuencia o tomar un baño relajante antes de ir a la cama. Tener sexo es un excelente añadido para esta lista de consejos para dormir a pierna suelta. Los hombres suelen quedarse dormidos casi al instante después del sexo, y las toxinas liberadas durante el acto sexual tienen un efecto calmante para las mujeres.

10 El sexo protege contra las enfermedades de la piel: Tener sexo de forma periódica libera un torrente de hormonas llamadas hormonas de la felicidad. Contienen testosterona. Con la edad, los niveles de testosterona disminuyen. Así que tener sexo nos facilita el tener un buen nivel de testosterona en el cuerpo. Esta hormona juega otro papel importante: mantiene los huesos y músculos sanos, por no hablar de la apariencia juvenil de la piel.

11 El sexo protege contra el cáncer de mama: El orgasmo puede ayudar a prevenir la aparición de cáncer de mama. Un estudio australiano sugiere que la estimulación de la mama en las mujeres libera una hormona llamada oxitocina. Diversos estudios indican que debido a la liberación de oxitocina en grandes cantidades durante el orgasmo, la actividad sexual frecuente podría tener un papel protector contra este tipo de cáncer.

12 Sexo protege contra las enfermedades cardiovasculares: El sexo es muy beneficioso para el corazón. Un estudio realizado en la Universidad Queen de Belfast muestra que hacer el amor tres veces a la semana reduce a la mitad el riesgo de ataque al corazón o de derrame cerebral. En las mujeres, el sexo aumenta la producción de estrógeno, conocido para luchar contra las enfermedades del corazón. Hay buenas noticias al respecto para los hombres también: otro estudio publicado en la revista Journal of Epidemiology and Community Health dice que tener sexo dos o más veces a la semana reduce el riesgo de ataque al corazón; el 50% más en comparación con los hombres que tienen relaciones sexuales sólo una vez al mes.

13 El sexo mejora la autoestima: Sabemos que en la misma medida que el comer aumenta el apetito, cuanto más sexo tenemos, más sexo deseamos tener. Para aumentar la excitación sexual, el cuerpo emite una gran cantidad de feromonas que, como un afrodisíaco, nos hacen aún más deseables. Sentirse deseados hace que mujeres y mujeres se sientan más atractivos, lo cual indudablemente mejora nuestra autoestima.

14 El sexo aumenta el autocontrol: Tener relaciones sexuales con regularidad suaviza y reduce el estrés. Proporciona satisfacción mutua y auto-confianza entre la pareja. Un estudio reciente en Escocia mostró que las personas sexualmente activas tienen más probabilidades de mantener la calma y manejar situaciones estresantes.

15 El sexo protege contra la gripe y el asma: Según diversos investigadores, tener sexo al menos una o dos veces a la semana aumenta la producción de los anticuerpos (inmunoglobulina A) que nos protegen de las infecciones virales como la gripe. El sexo es además un antihistamínico natural que combate, por ejemplo, el asma.

16 Tener sexo prolonga nuestra vida activa: El sexo no sólo nos hace sentir más jóvenes, la investigación muestra que en realidad puede retrasar el proceso de envejecimiento. Al alcanzar el orgasmo, el cuerpo segrega DHEA (dehidroepiandrosterona o prasterona), una hormona conocida por mejorar la salud del sistema inmunológico y la reparación del tejido que ayuda a mantener la piel flexible. La hormona DHEA también promueve la producción de otras hormonas como el estrógeno, que pueden prolongar la vida mediante la mejora de la salud cardiovascular. Un estudio realizado en 1981 mostró que la tasa de mortalidad entre individuos de más de setenta años fue menor entre los hombres que eran sexualmente activos.

17 El sexo vigoriza la pelvis: Los ejercicios de Kegel consisten en contraer y relajar los músculos pélvicos. Los expertos recomiendan a las mujeres la práctica de estos ejercicios para prepararse para las demandas del embarazo, del parto. Sin embargo, para que los resultados sean efectivos, los músculos pélvicos deben ejercitarse diariamente. En cualquier caso, hay otra manera de fortalecer estos músculos, no solo a base de sexo. Lo que está claro es que mientras tenemos sexo, sin darnos cuenta, mejoramos el tono de la pelvis. Y cuanto más tonificados tengamos esos músculos, mayor es el placer que obtendremos durante el sexo.

18 El sexo ayuda a proteger a las mujeres contra las enfermedades mentales: Según un estudio, el esperma, cuando se absorbe por una mujer, ayuda a regular sus hormonas y reducir de este modo el riesgo de la enfermedad mental.

19 El sexo alivia el dolor de espalda: Se ha demostrado que la estimulación vaginal tiene el efecto de aumentar la tolerancia al dolor. La estimulación del clítoris también ejerce un efecto analgésico. Según los investigadores, este tipo de estimulación puede aliviar el dolor causado por los calambres menstruales, artritis, dolor de espalda y otras dolencias varias.

20 Los besos protegen contra las caries: Besar cada día mantiene al dentista de distancia. La saliva limpia y disminuye el nivel de ácido que causa las caries y previene contra la placa dental. Según un estudio francés, la saliva contiene un analgésico denominado opiorfina que alivia el dolor relacionado con la inflamación.

21 El sexo alivia los síntomas de la enfermedad de células falciformes: Durante el coito, el corazón late más rápido y por lo tanto aumenta el nivel de oxígeno en la sangre y la tasa de flujo de sangre. Estas dos respuestas naturales ayudan a prevenir la formación de células falciformes en la sangre y trombosis.

22 El sexo contribuye a la felicidad en general: Los momentos de placer y afecto que compartimos con nuestra pareja tienen un valor incalculable. Estos momentos de gran intimidad ayudan a fortalecer la relación de pareja y con uno mismo.   Expertos de la Universidad de Warwick observaros cómo el sexo y la educación han contribuido a la felicidad. Después de entrevistar a 16.000 personas, la principal conclusión es que los que son más felices son también los que tienen más sexo. Y el impacto parece ser más fuerte entre las personas con mayores niveles de educación.

En estos tiempos de estrés y de rapidez, el sexo se ha convertido en un analgésico, antidepresivo y en una opción para prevenir enfermedades. Es un recurso que se tiene a mano, es placentero y un remedio que no suele costar mucho dinero.

El Sexo es preventivo para los grandes males que nos aquejan en estos tiempos y que son causales de cáncer, como:

1- El estrés: Una investigación de la Universidad de Paisley, Escocia, explicó que el nivel de oxitocina provoca una disminución de la presión arterial durante las situaciones de estrés.  Al tener sexo se libera esta hormona anti estrés y se mantienen unos niveles que pueden mejorar las reacciones, ante situaciones de presión.

2- Los infartos: El New England Research Institute en Massachussets realizó un estudio en un millar de usuarios que duró 16 años, y probó que el tener sexo dos veces a la semana reduce el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

3- La gripe: Una investigación llevada a cabo en la Universidad Wilkes de Estados Unidos, indicó que hacer el amor un par de veces a la semana estimula la producción de inmunoglobulina. Con ello aumenta la protección al cuerpo y las probabilidades de tener gripe disminuyen.

4- Disfunción eréctil: El American Journal of Medicine demostró en un estudio realizado por cinco años con mil finlandeses, que los hombres que tienen sexo, al menos cuatro veces a la semana, tienen un 50% menos de probabilidad de padecer algún tipo de disfunción eréctil.

5- El envejecimiento: Por su parte la Universidad de Pittsburg logró probar que las personas que hacen el amor, más de cuatro veces a la semana lucen más jóvenes.  La liberación regular de testosterona mejora la elasticidad de la piel y la tonifica. La satisfacción sexual se refleja en una apariencia más sana.

6- El sobrepeso: Una sesión de media hora de sexo quema al menos 200 calorías, tonifica los músculos y alivia los dolores que pueda tener el cuerpo.  Mejor terapia que ésta será difícil de encontrar.

7- Cáncer: Un estudio del British Journal of Urology International, revela que los hombres que eyaculan siete veces a la semana reducen el riesgo de padecer cáncer de próstata.

Una persona adulta sexualmente sana:

  • Valora su propio cuerpo.
  • Busca información sobre la reproducción según sea necesario.
  • Afirma que el desarrollo del ser humano comprende el desarrollo sexual, el cual puede no incluir la reproducción o la experiencia sexual genital.
  • Afirma que el desarrollo del ser humano comprende el desarrollo sexual, el cual puede no incluir la reproducción o la experiencia sexual genital.
  • Interactúa con ambos géneros de una manera respetuosa y adecuada.
  • Afirma su orientación sexual y respeta la orientación sexual de los demás.
  • Expresa su amor e intimidad en forma apropiada.
  • Establece y mantiene relaciones significativas.
  • Evita toda relación basada en la explotación y la manipulación.
  • Toma decisiones con conocimiento de causa respecto a opciones de familia y estilos de vida.
  • Muestra destrezas que mejoran las relaciones personales.
  • Se identifica y vive de acuerdo con sus propios valores.
  • Es responsable de sus propios actos.
  • Practica la toma de decisiones eficaz.
  • Se comunica de manera eficaz con su familia, sus compañeros y su pareja.
  • Disfruta y expresa su sexualidad durante el transcurso de su vida.
  • Expresa su sexualidad de manera congruente con sus propios valores.
  • Es capaz de reconocer los comportamientos sexuales que realzan la vida y los que son perjudiciales para sí mismo o para los demás.
  • Expresa su sexualidad a la vez que respeta los derechos de los demás.
  • Busca información nueva que le permita mejorar su sexualidad.
  • Utiliza métodos anticonceptivos de manera eficaz a fin de evitar embarazos no deseados.
  • Evita el abuso sexual.
  • Busca atención prenatal oportuna.
  • Evita contraer o transmitir infecciones de transmisión sexual, ente otras el VIH.
  • Practica comportamientos que promueven la salud, tales como reconocimientos médicos regulares, autoexámenes de los testículos o de los senos, e identificación oportuna de posibles problemas.
  • Muestra tolerancia hacia personas con diferentes valores y modos de vida sexuales.
  • Ejerce sus responsabilidades democráticas a objeto de tener influencia en la legislación relativa a los asuntos sexuales.
  • Evalúa la repercusión de los mensajes familiares, culturales, religiosos, de los medios de comunicación y de la sociedad en los pensamientos, sentimientos, valores y comportamientos personales relacionados con la sexualidad.
  • Promueve los derechos de todas las personas a tener acceso a información fidedigna acerca de la sexualidad.
  • Evita los comportamientos que conllevan prejuicio e intolerancia.
  • Rechaza los estereotipos respecto de la sexualidad de las diversas poblaciones.

Así que ya lo sabes, si vas a dar un regalo este mes del amor, regala y regálate salud ejerciendo de manera responsable tu derecho a una vida sexual activa y placentera.

Recuerda que los orgasmos son un pasaporte a la salud y una de las mejores maneras de reducir tus riesgos de tener cáncer.

Lic. T.S. Edith Pérez Velázquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *