LA TERAPIA PSICOLÓGICA, UNA AYUDA SÓLIDA PARA PREVENIR LA DEPRESIÓN POST PARTO

LA TERAPIA PSICOLÓGICA,

UNA AYUDA SÓLIDA PARA PREVENIR LA DEPRESIÓN POST PARTO

La Depresión Post Parto (DPP) es una depresión que puede ser desde leve a severa y se presenta en mujeres que dieron a luz recientemente, es un padecimiento que se manifiesta por lo general dentro de los primeros tres meses después del alumbramiento.

Si usted o alguien que conozca, que recientemente fue madre presenta los siguientes síntomas: ansiedad, irritación repentina, sentimientos de tristeza hasta llegar al llanto y desasosiego constante, puede tener Depresión Post Parto (DPP). Reducir la incidencia de la DPP es muy importante, dadas las consecuencias que el padecimiento tiene para el estado de salud mental en general de las mamas y en el propio desarrollo de los hijos.

Las investigaciones sugieren que entre 10% y 16% de las embarazadas desarrollarían DPP, que se asocia principalmente a síntomas previos de depresión, problemas de disfuncionalidad social o a desajustes de la relación de pareja.

La Dra. Caron Zlotnick, psicóloga clínica por la Universidad de Rhode Island y post doctorada en programas de investigación por la Universidad de Brown, ambas en Estados Unidos, recientemente publicó un estudió donde da cuenta de sus hallazgos en la búsqueda de tratamientos preventivos para la DPP. Reporta resultados positivos para la prevención del padecimiento, que se basan en la intervención en terapia de grupo (de orientación interpersonal en este caso) para las madres gestantes con alto índice de probabilidad de desarrollar DPP.

La atención psicológica a las futuras madres consistió en involucrarlas en terapia de grupo los 3 meses previos a su fecha de parto, en sesiones semanales de 60 minutos cada una; se trabajó con ellas para informarlas teóricamente pero de manera accesible sobre la DPP, poner énfasis especial en los efectos transicionales de cada una de ellas en la fase que viven, establecer metas y detectar posibles fuentes de conflicto especialmente con la llegada del bebé y, por último, para enseñarles habilidades para resolver conflictos interpersonales.

La Dra. Zlotnick con su investigación encontró que las mujeres embarazadas atendidas previamente a su parto, posteriormente ya con su bebé, no desarrollaron DPP en el periodo de los tres meses posteriores; por lo que consideraron que el trabajo de terapia psicológica de grupo, orientada al conocimiento personal de ser madre, así como el poder compartir con otras personas en la misma condición sus temores, dudas y conocer juntas estrategias para enfrentar su nueva vida, hacen la gran diferencia para prevenir la DPP.

La terapia de grupo es una herramienta sólida cuando se trata de que los pacientes tomen consciencia de sus padecimientos y es también, una práctica inmejorable, cuando se trata de prevenir desórdenes asociados con hechos concretos, como un cambio en la vida tan importante como el convertirse en madre.

Innova en Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *