OSTEOPOROSIS

OSTEOPOROSIS

Los huesos son una parte de nuestro organismo que se está regenerando constantemente, se establece un equilibrio entre la formación de células y el desgaste de ellas, sin embargo, con el tiempo este equilibrio se altera, la decadencia del organismo y la lentitud metabólica no permite que se formen con la velocidad esperada.

Además de esto existen otras causas que hacen que el hueso se desgaste, pero no en todas podemos incidir, por ejemplo, la causa hereditaria que no propiamente se hereda la enfermedad sino la tendencia.

Las causas hormonales tienen una importante participación como factor desencadenante, pero es determinante que la sustitución hormonal sea bajo vigilancia médica ya que la sustitución de las hormonas trae otras consecuencias y no todas las personas las deben tomar. Las hormonas favorecen la absorción de calcio en el organismo.

La mala absorción de algunos nutrientes por problemas digestivos o intestinales también puede causar en el organismo una baja en los niveles de calcio y debilitar los huesos, si por alguna razón tomamos calcio suplementario el problema seguirá porque no se absorberá y se tendrá que recurrir a la vía inyectable.

Siempre que escuchamos osteoporosis lo asociamos con la falta de calcio, pero también influyen otros minerales como el magnesio, el fósforo, el silicio, el zinc, entre otros, que también contribuyen a la formación del hueso, asimismo existen factores de riesgo en los que podemos incidir y evitar que se presente la enfermedad prematuramente.

La ingesta de medicamentos como los antiácidos, los corticoides, anticonvulsivos y diuréticos favorecen la eliminación del calcio, los antibióticos inhiben la formación de vitamina K, elemento importante en la formación de células Oseas. Es por eso que algunos medicamentos como algunos antiácidos los fortalecen con calcio.

Una dieta deficiente en calcio por razón necesaria como las personas con deficiencia de lactasa (enzima que degrada la lactosa de la leche) deben sustituir este alimento por otros con un alto contenido de calcio. O una dieta con alto contenido de azúcares, sal, proteína a base de carne, y algunos cereales también puede inhibir la absorción de calcio.

Aun no se ha determinado la vía, pero el tabaco y el alcohol también interfieren en la absorción del calcio entre otros efectos dañinos que producen en el organismo que todos sabemos.

El sedentarismo, o sea la falta de actividad física, también contribuye a que el organismo no forme tejido óseo, sin embargo, el exceso de ejercicio también puede impedir su absorción, así que el ejercicio moderado es el indicado para estimular la formación de las células del hueso y esto lo logramos simplemente caminando o nadando regularmente.

Otro componente importante del que depende también la absorción del calcio es la vitamina D, que es adquirida a través de los rayos ultravioleta, por eso es llamada la vitamina del sol, esta vitamina por su composición, solo se disuelve en grasa y es producida por los rayos solares al ponerse en contacto con un tipo de grasa en la piel.

La vitamina D facilita la absorción del calcio en el tracto intestinal, también interviene en la degradación del fosforo, elemento importante también para el fortalecimiento de los huesos, sintetizando una enzima que ayuda a transportar el calcio.

Según los especialistas un adulto hasta 50 años debe recibir 1000 miligramos de calcio y 200 UI de vitamina D al día, y los mayores de 50 años deben recibir 1200 miligramos de calcio y de 400 a 600 UI de vitamina D.
Pero también puedes obtenerlos de manera natural consumiendo algunos alimentos que los fortalecen agregándoles esta vitamina, como el yogurt. Un yogur natural sin grasa contiene un 30% de calcio y un 20% de la vitamina D que necesitamos diariamente. Pero no todos son iguales, ya que no a todas las marcas les adicionan esta vitamina.

La leche es la mejor fuente de calcio, unas ocho onzas de leche descremada corresponden a 30% de la dosis diaria recomendada y sólo aporta 90 calorías. También puedes optar por la marca que está fortificada con vitamina D para obtener el doble de beneficios. No olvidar que para el consumo de este producto nuestro organismo debe tener la capacidad de sintetizar lactasa para degradar la lactosa.

El queso también es un alimento rico en calcio, pero eso no significa que debas comerlo en exceso porque contiene grasa. Lo recomendable es comer 1,5 onzas diariamente, lo que equivale al 30% del consumo diario. Pero si prefieres el cheddar, tiene aún más calcio.

El atún es rico en vitamina D. Basta con comer tres onzas de atún para ingerir el 39% de la dosis diaria de vitamina D.

Las sardinas son unos pequeños peces que contienen altos niveles de vitamina D y calcio. Puedes comerlas acompañadas de pastas, tostadas y ensaladas.

Aunque los huevos contienen sólo el 6% de la porción diaria de vitamina D, son una manera rápida y fácil de conseguirla. Eso sí, cómelo completo porque la yema es la que posee las vitaminas.

El salmón es conocido por tener ácidos grasos omega-3 que son saludables para el corazón, pero además, si te comes una pieza de 3 onzas de salmón rojo, estarás consumiendo más del 100% de la dosis diaria de vitamina D. Por lo tanto, fortaleces tu corazón y tus huesos al mismo tiempo.

La espinaca también es una forma de obtener calcio. Tan sólo una taza de espinacas cocidas contiene casi el 25% del calcio diario, además de fibra, hierro y vitamina A.

Los cereales fortificados como los que contienen grosellas negras, nueces, granos enteros, etc. tienen hasta el 25% de la vitamina D que debes consumir diariamente.

Un vaso de jugo de naranja recién exprimido no contiene ni calcio ni vitamina D, pero ayuda a la absorción de estos nutrientes.

¿Cómo sabemos si tenemos osteoporosis?

Existe una prueba de gabinete que se llama Densitometría, ésta determina la densidad ósea y nos puede hacer el diagnóstico de osteoporosis o de osteopenia que significa baja densidad del hueso sin llegar a la enfermedad, en esta fase es recomendable iniciar con una alimentación rica en calcio y no tomar calcio suplementario si no es prescrito por un médico.

Finalmente, la recomendación general para prevenir la osteoporosis es llevar una vida saludable, con actividad física ordenada, una alimentación sana y realizarse una densitometría anual después de haber cumplido los 50 años de edad.

No solo la mujer está en riego, el hombre también, pero con menor frecuencia.

Dra. Rosa Alicia Luna V. Gómez

 

1 thought on “OSTEOPOROSIS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *