TEATRO TERAPÉUTICO GESTÁLTICO

TEATRO TERAPÉUTICO GESTÁLTICO

Una psicoterapia lejos de la novela y cerca de la espontaneidad

Narrar una práctica, es todo un desafío, y el teatro Terapéutico gestáltico es fundamentalmente una práctica, que incluye presencia, actitud, respeto y disponibilidad de estar allí con lo que ocurre.

Este escrito lo estoy realizando un poco a pedido y otro tanto por ser el momento de contemplar el camino realizado, ver lo que culmina, lo que cierra, lo que se estanca, etc. Es justo en este momento que me trasladaré de Argentina a Tijuana y realizaremos un Laboratorio intensivo, “Acerca de la Transformación y culminación en un proceso creativo-artísticoterapéutico”.

La forma que elijo para contar es la de navegar en un viaje, metáfora que utilizamos en nuestro trabajo, este viaje por momentos se volverá errático, ya que nos permitimos sumergirnos en terrenos conceptuales, para formalizar nuestra práctica. Y a su vez nuestra práctica ilustrará los conceptos.

Tuve la fortuna de haber experienciado distintos modelos de psicoterapia, tanto como psicoterapeuta, como paciente, habiéndome nutrido oportunamente de cada modelo. Ahora bien, encontraba en común una cierta reiteración en el abuso de la novela personal, un contar y recontar el drama personal, y con sesgos melodramáticos, cambiaban los interlocutores, y las historias pasaban a ser versión de la versión, el cambio devenía tarde o temprano, pero mi impaciencia se me volvía una pésima aliada. Entonces comienzan mis preguntas, acerca de la forma dominante que adquiría cada sesión y cuán diferente era una de la otra, entonces me planteaba la necesidad de realizar una creación dentro de cada espacio terapéutico, ya que lo repetitivo novelado, en un grupo sufre una suerte de mal epidémico, que se propaga, los pacientes cuentan lo mismo, y los terapeutas se espejan a sí mismos, reiterándose una y otra vez.

Entonces, qué lugar queda para que aparezca la novedad, ya que estamos yendo siempre de lo conocido a lo conocido, este es el movimiento que nos propone el Ego…, y como terapeutas, tenemos que proveer y/o proponer cambios de formas y movimiento.

Quisiera referirme brevemente, a esto, es decir a la forma y el movimiento, ya que mirando estos dos tópicos, nos brinda información del carácter, y sus consecuentes gestalt fijas. En los procesos creativos una forma encuentra movimiento, y a su vez un movimiento encuentra forma.

Para ilustrar un poco esto, voy a citar ejemplos extremos; las personalidades del tipo obsesivas, controladoras, exigentes, etc., son como pura forma, formalismo y no encuentran movimiento, en nuestros términos de esta manera se alejan de la espontaneidad, por la misma dificultad del cambio de forma. En el otro polo, como ejemplo de esto, son las personalidades del tipo histeroides, la histeria podemos decir provisoriamente que es puro movimiento, pero un movimiento que no logra encontrar forma, que va de forma en forma, sin lograr detenerse.

La propuesta de teatro terapéutico gestáltico es un movimiento de lo conocido a lo menos conocido, es poder alterar el repertorio que nos propone el EGO, viajando de forma en forma, con movimiento tras movimiento. Esta propuesta busca la fuente de nuevas realidades, destacando el valor de la experiencia, no es la búsqueda de un proceso lineal, sino que iniciamos un proceso en donde irrumpe la bifurcación, y esta bifurcación es nuclear en toda transformación o cambio psicológico, y a su vez es irreversible, se torna irreversible en la medida que aparezca lo menos conocido, ya lo conocido queda transformado. Y avanzamos en forma de Bucle, para dar lugar a una nueva experiencia, y a sucesivas autorregulaciones creativas.

Acerca de la psicoterapia:

Tradicionalmente la psicoterapia surge de una idea déficit, disfuncionalidad, patología, sufrimiento, carencia o ausencia de salud.

Existen tres o más fuerzas dentro de las distintas ramas psicológicas, y que carecen de comunicación entre sí, la primera fuerza: es la conductista, objetivista, mecanicista y positivista. Una segunda fuerza, psicoanálisis de la mano de Freud. En tercer lugar, la denominada tercera fuerza, a las psicologías humanistas, y esta tercera fuerza pretende la inclusión de otras corrientes, es decir abarca las otras dos fuerzas, incluye digo, evitando cierta tendencia inmadura y bivalente, por ejemplo freudiano o anti freudiano, etc. Podemos también nombrar una cuarta fuerza, a la cual adscribimos desde Teatro terapéutico gestáltico, que es la psicoterapia de la trascendencia.

Y nos proponemos, especular libremente, seguir nuestra percepción, jugarnos por corazonadas, las intuiciones. Es una deliberada intención de abrir nuevos caminos, explorar, originar, proponer, lanzarse, creer en cada salto, creer en los aspectos saludables de cada individuo, siguiendo a nuestro instinto.

Al adscribir a esta cuarta fuerza, seguimos el camino propuesto por Abraham Maslow, y su teoría de la motivación, en donde en el capítulo 3 “Motivación de la deficiencia y motivación del desarrollo” del libro “El hombre autorrealizado”1, establece una diferencia entre las necesidades de desarrollo y las necesidades básicas o de déficit, por un lado la motivación por deficiencia, que es la concepción freudiana (principio de inercia / de constancia; oposición Eros / Thanatos) y la motivación por desarrollo o autorrealización (definida como realización creciente de las potencialidades, capacidades y talentos; como cumplimento de la misión —o llamada, destino, vocación—; como conocimiento y aceptación más plenos de la naturaleza intrínseca propia y como tendencia constante hacia la unidad, integración o sinergia, dentro de los límites de misma persona).

Esto nos permite:

  •  Una percepción superior de la realidad.
  •  Una mayor aceptación de uno mismo, de los demás y de la naturaleza.
  •  Una mayor espontaneidad.
  •  Una mayor capacidad de enfoque correcto de los problemas.
  •  Una mayor independencia y deseo de intimidad.
  •  Una mayor autonomía y resistencia a la indoctrinación.
  •  Una mayor frescura de apreciación y riqueza de reacción emocional.
  •  Una mayor frecuencia de experiencia superior.
  •  Un cambio en las relaciones interpersonales.
  •  Una estructura caracterológica más democrática.
  •  Una mayor creatividad.

Estos mismos son los objetivos que aspira el teatro terapéutico gestáltico.

El Teatro en el enfoque gestáltico:

Desde sus inicios se acusa a la terapia gestáltica como una terapia de actuaciones, y esta acusación la tomo como un halago, y le agrego algo más: A la actuación le adicionamos la conciencia. Ya los “Polster”, describen el lugar de la teatralización dentro de la terapia guestáltica, con sus diferentes formas:

Teatralización de una situación inconclusa del pasado lejano.

Teatralización de una situación contemporánea inconclusa.

Teatralización de una característica personal.

Teatralización de una polaridad.

En estos apartados se nota firmemente la influencia del psicodrama en la práctica, son como los abuelos o antepasados del teatro terapéutico gestáltico, ya que como ya dijimos renunciamos a la novela, y a la historia personal.

En primera instancia, efectuamos una renuncia a la novela personal, es decir cada uno se abstendrá explícitamente de narrar sus cuentos cotidianos acerca de sí mismo. Para lo cual apelamos a la construcción de otro escenario, provisto de los elementos necesarios para sumergirnos a jugar con toda nuestra imaginación y poder desarrollar la experiencia en una gran metáfora.

Esta metáfora, la cual a partir de nuestro estilo narrativo propio, será un salto al vacío, con la certeza de que no perecemos en la caída, ya que estamos apoyados con las leyes de la imaginación, con las propiedades del sueño, en dónde jugamos con la posibilidad de la posibilidad. Dicha narración, goza de la misma gestalt que nuestra novela personal, es decir tiene una estética análoga, pero nos alivia ya que nos posibilita habitarla desde la novedad con los recursos expresivos y lenguajes artísticos. Confiamos en una premisa propia, la autorregulación creativa: así como los procesos de vergüenza, miedo, enojo, producen contagio o conductas de índole imitativo, de idéntica manera sucede en el ámbito de la experiencia artística, hay algo que comienza a acontecer que es de índole de una pregnancia creativa, una autentica escalada creativa, en donde no hay indicios de inhibiciones, iniciándose con pequeños movimientos, pero a ritmo constante, produciendo oportunas aceleraciones. Y en este espacio se produce el encuentro artístico: “La creatividad ocurre en un acto de encuentro.”

Trabajamos en un escenario paralelo, o invisible, que nuestra aspiración y nuestra práctica dan cuenta que el arte y su práctica transforma nuestra existencia, en palabras de Paul Klee:

“La fuerza creadora escapa a toda denominación, en último análisis permanece como un misterio indecible. Pero no un misterio inaccesible incapaz de conmovernos hasta lo más hondo. Nosotros mismos estamos cargados de esta fuerza hasta el último átomo de médula.

No podemos decir lo que es, pero podemos aproximarnos a su fuente en una medida variable.

Centro de Teatro Terapéutico Gestáltico (TTG) y Danza Movimiento Terapia (DMT).

Espacio de Investigación y experimentación Bs. As. Argentina

Lic. Alejandro Segovia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *