CIRUGÍA PARA LA OBESIDAD 

CIRUGÍA PARA LA OBESIDAD   

CIRUGÍA BARIÁTRICA

Antecedentes y actualidad

La  Obesidad es definida por la Organización Mundial de la Salud como “una condición  de acumulación anormal o excesiva de tejido adiposo que afecta la Salud”, muestra de ello fue descrita en los papiros Romanos cuando se describía esta condición con: esfuerzo para respirar (disnea), apnea del sueño y sobre todo: Vida corta.

Hipócrates señala: “hay que comer con moderación, trabajar tenazmente y beber vino”, por igual se describe en el siglo X, Hakim ibsçeçsina, médico persa, escribió el Canon (AlçQuanum) de la Medicina y señala que: Las personas Obesas tienen riesgo de muerte súbita… son vulnerables a los ataques de hemiplejia, palpitación, diarrea, desmayos y fiebre… los hombres son infértiles, las mujeres no se embarazan.

La Etiología de la Obesidad depende de múltiples factores: sustrato genético, hábitos alimenticios deficientes, poca actividad física y un defecto metabólico en el cual la ingesta de alimentos no tan inadecuada, causa un exceso de almacenamiento de carbohidratos en forma de grasa de manera anormal.

En la actualidad la Obesidad es un padecimiento universal. La Organización Mundial de la Salud la considera como Una Epidemia Global  y aseguran es la segunda causa de  muerte prevenible en el mundo, siendo México el país con mayor Obesidad en población adulta, así como en obesidad Infantil. Una encuesta mostró que la Obesidad  -entendida como un Índice de Masa Corporal (peso/estatura al cuadrado) mayor de 30- se presenta ya en el 34% de la población mexicana y en otros grupos, como pacientes pediátricos, puede alcanzar hasta el 40% de su población; lo que nos debe obligar a cuidar a nuestros niños del exceso de alimentos chatarra que consumen y crear una cultura de prevención, para evitar padecimientos graves en el adulto joven.

El cirujano bariatra está obligado a manejar quirúrgicamente a pacientes en edades pediátricas, lo que causaba controversia hace algunos años, pero se ha demostrado la utilidad de estos procedimientos de reducción de peso para beneficio de la población infantil, con lo que se evita daño a órganos blanco (riñón, corazón) y mejora la autoestima de estos niños.

Historia de la atención de la obesidad

La cirugía bariatrica nació en Minneapolis, Minnesota EU, en 1954 con una cirugía malabsortiva pura, la cual demostró la pérdida de peso, pero por igual la presencia de complicaciones metabólicas. Por ello fue proscrita hasta que el Dr. Edward E. Mason, el 11 de mayo de 1966, operó a una paciente por primera vez de Derivación Gástrica  (bypass gastric) con un reservorio de 100 ml de estómago y la unión de un intestino a este reservorio gástrico mínimo. Se operaron 6 pacientes y se demostró la enorme pérdida de peso en forma segura, con mínimos efectos secundarios y control de peso excelente. El trabajo se Publicó en el Journal Clínicas Quirúrgicas de Norteamérica en 1967.

De ahí siguieron innumerables trabajos que demostraban una adecuada pérdida de peso, así como control óptimo de lo que llamamos “comorbilidades” (enfermedades asociadas a la obesidad). En los años 70´s uno de los primeros cirujanos bariatras en el Instituto Nacional de Nutrición, Salvador Zubirán y otro en el Centro Médico Nacional del IMSS, operaron a un gran número de pacientes, los cuales demostraron, por igual, excelente pérdida de peso pero una presencia de  efectos secundarios. Obviamente, en esos años no se conocía a ciencia cierta el efecto y los cambios metabólicos de estos procedimientos, ni la forma de evitarlos (aporte vitamínico y proteico previo y posterior como control).

Se publicaron trabajos sobre cirugía puramente restrictiva, como las llamadas Gastroplastias Verticales Anilladas o simple Grapeo Gástrico, con buena pérdida de peso, pero reganancia de este mismo a los 5 años, lo que de hecho fue el procedimiento precursor de las llamadas Mangas Gástricas (sleeve Gastrectomy). Previamente, éstas fueron consideradas como meramente restrictivas (poca capacidad al paso de los alimentos), pero con el tiempo y el desarrollo de diversos estudios se ha demostrado control de patologías metabólicas como la mismísima Diabetes Mellitus tipo 2 *DMNID (diabetes mellitus no insulino dependiente), con índices de curación hasta 78% por cambios metabólicos en la secreción de Hormonas Anti-incretinas (factorderubino) en  duodeno, aumento de la hormona PYY y aumento del tránsito intestinal con menos absorción de grasas por contacto hasta las alteraciones de la Ghrelina, siendo ésta una de las principales Hormonas Oxirogénicas (causante de hambre) lo que revolucionó notablemente la mejoría de los comórbidos.

Siguieron los procedimientos como Bandas Gástricas, la cuales fueron creadas para restringir el paso de los alimentos al estómago, sin cortes del mismo, lo que en teoría traería menos problemas por resolver, pero no fue así. Al tener el estómago íntegro, el paciente sufre de ansiedad por comer y mala calidad de vida por vómitos persistentes, pues requiere de ajustes frecuentes para que realmente funcione. Con base a este procedimiento se creó toda una industria de turismo médico en Tijuana y otras Ciudades en México, sin embargo, existen algunos problemas de control directo con los pacientes extranjeros que llegaran a necesitar de reoperaciones para conversión a otros procedimientos gástricos.

En 1993 se funda la Asociación Mexicana de Cirugía de Obesidad, la cual se afilió a la Sociedad Americana, así como a la sueca e italiana, creándose la Federación Internacional para Cirugía de Obesidad y Desórdenes Asociados (IFSO  por sus siglas en inglés), que agrupa a más de 41 asociaciones de cirugía de obesidad.

A lo largo de 50 años el objetivo de los Cirujanos de Obesidad (Bariatricos) ha sido lograr el bienestar del paciente con la reducción de peso. Inicialmente, los esfuerzos se encaminaron a encontrar la mejor cirugía para control de peso, disminuir los riesgos operatorios, así como perioperatorios y posteriormente se buscó documentar no solo el descenso corporal y el índice de Masa Muscular, sino de igual manera la mejoría o curación de las alteraciones médicas asociadas (comórbidas), clínicas (hipertensión arterial, neumopatías, artropatías etc.) y químicas  (glucosa, colesterol, triglicéridos, enzimas hepáticas por hígado graso con inflamación crónica y desarrollo de Cirrosis etc.).

Actualmente, cuando la cirugía  es confiable, reproducible y razonablemente segura, el esfuerzo está encaminado a mejorar la calidad de vida y evaluar los resultados no solo en términos de exceso de peso perdido, sino en bienestar del enfermo operado de cirugía bariátrica.

RAMÓN HERNÁNDEZ GARCÍA

CIRUJANO DE OBESIDAD Y LAPAROSCOPÍA AVANZADA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *