ALCOHOL, NUTRICIÓN Y SUS EFECTOS EN EL ORGANISMO

ALCOHOL, NUTRICIÓN Y SUS EFECTOS EN EL ORGANISMO

Según resultados de la OMS (Organización Mundial de la Salud) los mexicanos tenemos el décimo lugar en consumo de alcohol en América Latina, la ingesta promedio de consumo de alcohol en hombres es de 32 litros anuales y 18 litros anuales en mujeres.

Tomando en cuenta estos valores de consumo analizaremos el efecto del alcohol nutricionalmente, ya que en la consulta es de lo más común que el paciente no quiera dejar de consumirlo o por lo menos bajar la ingesta.

El alcohol, específicamente el etanol, es considerado una droga psicoactiva con un número de efectos terciarios que pueden dañar de manera grave nuestro organismo.

Después de consumir el alcohol en grandes cantidades veremos al consumidor con un ataque de hambre, ya que el alcohol nos produce hambre, si la persona está en un control de peso, consumir alcohol no le ayudará a bajar y lo siguiente que veremos es un paciente que desertó a su propósito de control de peso, la mayoría de los mexicanos consumimos alcohol, ya que es de costumbre en las reuniones sociales, porque asociamos la diversión con el consumo de alcohol.

El alcohol, aparte de producir apetito, también produce malnutrición, ya que el mecanismo de absorción de nutrientes es casi nulo, es decir, todos los nutrientes que consumas cuando se esté bebiendo alcohol, no van hacer aprovechados por el organismo ya que no alcanza a absorber las proteínas, vitaminas y minerales. Es entonces cuando empezamos a ver síntomas de malnutrición.

Cuando una persona ya está en una etapa de alcoholismo, podemos ver al paciente muy delgado, porque en esos casos prefieren estar bebiendo que comiendo, la mayoría del alcohólico prefiere gastarse el dinero en alcohol que en comida, ahora añadiendo que si llegaran a consumir algo de alimento, éste no se absorbería en el organismo, quedando muy expuesto a una desnutrición. Un paciente alcohólico se debe suplementar para su mejoría sobre el estado nutricional.

Al investigar el alcohol varios científicos, se dieron cuenta que el alcohol al metabolizar se convierte en azúcar, por lo cual sus calorías son altas, lo ideal sería que esos azúcares nos dieran energía, pero esas calorías son vacías, esto quiere decir que no nos aportan nada, únicamente nos dañan el organismo, ya que su toxicidad daña varios órganos.

Los daños más comunes en el organismo por consumo de alcohol son; el daño al hígado, este es el principal órgano más intoxicado, de ahí la enfermedad de cirrosis hepática por consumo de alcohol, otro órgano dañado es el tracto intestinal, desde el esófago por la generación de ácidos, irritando el estómago, causando en ocasiones  gastritis y úlceras en el duodeno, tanto como los intestinos con efectos de inflamación y dolor, otro es el daño al sistema nervioso central (cerebro) ya que el consumo excesivo causa pérdida de memoria, desorden psicológico, en ocasiones alucinaciones, demencia, otro es pequeña incontinencia, otro es problemas sexuales tales como disfunción eréctil momentáneo, en los hombres reduce los niveles de testosterona y en las mujeres afecta el periodo menstrual, otro efecto es el cáncer.

El alcohol en el organismo

ABSORCIÓN

  • El alcohol pasa por el tubo digestivo hasta llegar al estómago. Allí se absorbe el 20% de alcohol ingerido.
  • Luego en el intestino delgado se completa la absorción.
  • La sangre con alcohol circula por el cuerpo y llega al cerebro.

ELIMINACIÓN

  • El hígado metaboliza el alcohol a un ritmo constante
  • Los riñones recolectan las sustancias resultantes que son filtradas y luego enviadas a la vejiga.
  • Aquí se almacena la orina, que es más abundante que lo normal, luego será eliminada.
  • Una mínima parte se elimina por exhalación.

Número de tragos y sus efectos secundarios en el organismo

1-2 tragos

Relajación y sensación de bienestar, disminución de agudeza visual

3-4 tragos

Alteraciones en los reflejos; alteraciones motoras

5-6 tragos

Estado de embriaguez leve; problemas de coordinación y de visión; disminución de percepción de riesgo.

7-9 tragos

Agitación psicomotora, fuertes perturbaciones psicosensoriales y confusión mental.

10 tragos o más

Embriaguez profunda, incapacidad de lenguaje coherente con sedación del cuerpo, anulación de reflejos.

Ana E. Galaviz González.

Nutrióloga

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *