¿POR QUÉ CASARSE DESPUÉS DE LOS 30?

¿POR QUÉ CASARSE DESPUÉS DE LOS 30?

Académica en la Escuela de Psicología y Supervisora en el Centro de Atención y Orientación Psicológica (CAOP) del CETYS Universidad Campus Tijuana.

Culturalmente, los mexicanos pasan más tiempo dentro del núcleo familiar, por diversas ventajas, entre las más relevantes es el sustento, un hogar donde vivir, acceso a servicios, alimentación, sin embargo, llega un momento en que la fuerza laboral de los padres decae y se comienza responsabilizar al hijo de los gastos de la casa, pero esto no siempre sucede. Por otra parte, los padres también se llevan la ganancia secundaria de que al estar los hijos en casa, éstos podrán cooperar y ayudarlos a afrontar lo cotidiano.

Uno de los objetivos que el hombre desea alcanzar en la vida es perpetuar la especie, sin embargo, debido a los cambios socioeconómicos actuales, es preciso esperar a una edad más madura, que sobrepasa la edad de los 30 años, para poder establecerse formalmente. Cuando la pareja adolescente o joven decide casarse, se enfrenta a un mundo de dificultades no sólo económicas sino también psicológicas, ya que se necesita de una buena toma de decisiones, autoestima, comunicación, comprensión del otro, para que un matrimonio sobreviva.

Algunos hombres temen perder su libertad e independencia cuando viven solos, y los que viven con sus padres el confort del hogar. Muchas veces, por la cultura, los hombres que viven con su mamá quieren una parecida a ella. Buscan la perfección de mujer y cualquier pretexto para no dar el paso hacia el altar.

Por otro lado, hay hombres que pasan de los 30 y aún no han definido su sexualidad y la piensan, o bien están convencidos de que su orientación sexual es homosexual y prefieren quedarse con los padres, guardando el secreto o revelándolo.

Cuando el hombre se encuentra establecido, es decir, tiene casa, trabajo, carro, etc., primeramente ofrece vivir en unión libre, por el miedo de sentirse atado y la responsabilidad que se adquiere al firmar el acta de matrimonio.

La mujer actual enfrenta un reto académico y laboral. Cada vez encontramos más mujeres universitarias, estudiando carreras que antes eran consideradas exclusivas de los hombres, como medicina, ingeniería, arquitectura, entre otras; y esto coincide también con la oferta laboral, donde la mujer algunas veces es más solicitada que el hombre.

Con los avances respecto a la medicina, las mujeres ya poseen otras opciones para poder embarazarse, a través de la llamada inseminación artificial. Sin embargo, sabemos que un embarazo después de los 35 años corre el riesgo de malformaciones, e incluso puede llegar a presentar Síndrome de Down.

Biológicamente, la mujer es más presionada socialmente a adquirir el compromiso del matrimonio, pues existe una edad donde es más propicio el embarazo (22 a 34), aunque algunos últimos estudios mencionan que la mejor edad es a los 34, resultados que son puestos en tela de juicio. Sin embargo, el matrimonio no siempre culmina con la intención de tener hijos, en ocasiones la pareja decide pasar más tiempo, dándose la oportunidad de experimentar lo que es vivir en pareja.

Dra. Melisa De la Torre Acosta
Psicóloga Clínica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *