BEBIDAS DULCES Y EROSIÓN DENTAL

BEBIDAS DULCES Y EROSIÓN DENTAL

El consumo de bebidas dulces puede generar
CARIES Y EROSIÓN DENTAL

El pH bucal normal varía de 6.5 a 7, las bebidas ácidas tienen un pH menor a 5.5 y al consumirlas provocan un desequilibrio en el pH bucal.

Se ha comprobado que las bebidas dulces de mayor consumo tienen un pH menor a 5.5 provocando un desequilibrio en el pH, desencadenando una serie de reacciones químicas, que como resultado final de éstas producen una desmineralización del esmalte dental.

Una bebida gaseosa incluso tiene un pH ácido debajo de 3 (cuanto menor este de 7, más ácido es el alimento). Así, incluso las bebidas dietéticas pueden conducir a la desmineralización.

El consumo de bebidas dulces provoca la disolución del esmalte, manifestándose como una lesión cariosa que es dada por los ácidos, resultados de la ingesta de carbohidratos, al ser metabolizados por las bacterias, o una erosión que es la disolución del esmalte ocasionada por ácidos sin acción de ningún microorganismo.

Estos carbohidratos simples se fermentan en la cavidad bucal, provocando un medio ácido, que como consecuencia provoca caries o erosión dental.

Las caries se producen cuando los alimentos con sacarosa son metabolizados por los microorganismos de la boca, y estas bacterias dejan ácidos como producto final. En contacto con la superficie del diente, estos ácidos conducen a la desmineralización del tejido dental. De a poco, se forma una cavidad en el diente que, de no ser tratada, puede aumentar en tamaño.

La erosión ácida, por su parte, ocurre cuando los alimentos ácidos debilitan la superficie del esmalte del diente y no hay tiempo suficiente para que la saliva neutralice la acidez a fin de remineralizar el esmalte. O sea, en el caso de que durante la remineralización tenga lugar una nueva ingesta de alimento ácido, no se produce la recuperación. La consecuencia de la erosión es la sensibilidad, el color amarillento y el redondeo del diente, además de posibles fisuras y lesiones.

Es importante conocer las diferentes bebidas dulces de mayor consumo y de fácil acceso para la población, la frecuencia en que éstos las toman y de igual manera su capacidad de modificar el pH bucal.

Como prevención se recomienda la disminución de bebidas dulces evitando lesiones dentales en un futuro como caries y erosión dental.

Dr.Julio César García Briones
C.D.E. Livio A.Gutiérrez García
Dra. María Elena Hofmann S.
Universidad Autónoma de Baja California
Facultad de Odontología



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *