CRECIMIENTO DE LA PRÓSTATA.- HIPERPLASIA PROSTÁTICA BENIGNA (HPB)

CRECIMIENTO DE LA PRÓSTATA.- HIPERPLASIA PROSTÁTICA BENIGNA (HPB) Hiperplasia Prostática Benigna

Uno de los padecimientos más comunes en el varón es la hiperplasia prostática benigna  (HPB), mejor conocido como el crecimiento de la próstata, y que todo hombre lo presentará en alguna etapa de su vida. Es ocasionado por la acción de hormonas masculinas o mejor conocidas como andrógenos, y de éstas hay una en específico llamada Dehidrotestosterona (DTH).

Al igual que la mujer, el hombre después de los 40 años de edad tiene alteraciones hormonales importantes que condicionan dicho crecimiento prostático.

La aparición de esta entidad puede o no tener síntomas, sin embargo, en muchos casos afecta de manera notable la calidad de vida del paciente que lo padece. En los últimos años se han llevado a cabo más estudios que nos han demostrado que la HPB afecta a muchos hombres por todo el mundo y frecuentemente aparece entre la 5ta y 7ta década de vida, pero puede comenzar inclusive después de los 40 años de edad.

Hay varias causas que condicionan a la HPB, por ejemplo, el aumento de andrógenos, la edad avanzada, una mayor actividad de enzimas que dan lugar a mayor producción de hormonas masculinas, etc.

¿Qué sucede en la próstata para que crezca de más?

En la próstata hay unos receptores donde actúan los andrógenos que ya mencionamos (DHT) y estos ocasionan una estimulación en las células de este órgano dando lugar a un aumento de tamaño que consecuentemente va a dar lugar a una obstrucción de la uretra ya que ésta pasa por la próstata. Este padecimiento se da progresivamente y no de la noche a la mañana, lo que va a suceder es que la vejiga al tener un músculo (llamado detrusor) comenzará a hacer un gran esfuerzo por vaciar la orina, pero la uretra que está obstruida por el agrandamiento de la próstata pondrá resistencia a esto y por lo tanto el músculo aumentará de tamaño como cualquier otro músculo del cuerpo al hacer mucho esfuerzo y esto conllevará a que disminuya el reservorio de orina de la vejiga, con el tiempo la vejiga puede tener daños irreversibles.

¿Cuáles son los síntomas de la HPB?

Primero que nada habrá síntomas por la obstrucción y síntomas de irritación. Los síntomas obstructivos son más frecuentes, pero los irritativos interfieren más en las actividades de la vida diaria y en la calidad de vida.

De los obstructivos tenemos Menor fuerza e interrupción del chorro, dificultad para iniciar la micción, goteo después de orinar, sensación de vaciado incompleto, ocasional incontinencia urinaria.

De los irritativos tenemos la urgencia para orinar, dolor al orinar, necesidad de ir al baño varias veces en la noche y orinar numerosas veces, pero pocas cantidades. Estos síntomas son muy variables, tanto en el tiempo de presentación como en su intensidad, por lo que a la hora del tratamiento hay que individualizar cada caso.

Ya que hemos terminado de explicar algunos detalles sobre quiénes son las personas que lo padecen, qué lo causa, cuáles son los factores de riesgo, cómo se lleva a cabo este padecimiento y cuáles son los síntomas que van a presentarse, es momento de entrar en materia de diagnóstico, es decir, de saber cómo detectar esta entidad clínica. Primero que nada se hará una historia clínica para lo cual se le preguntarán los antecedentes, los síntomas, etc. consecuentemente se le realizará una exploración física donde se puede o no realizar un tacto rectal; el tacto rectal nos da información del tamaño de la próstata y también puede orientarnos con respecto al cáncer de próstata mediante la consistencia, la forma y el dolor a la palpación de la glándula. Si el paciente no se siente cómodo con el tacto rectal lo podemos obviar por que afortunadamente tenemos estudios de imagenología muy avanzados que nos pueden ayudar.

También la toma de un marcador importante llamado PSA (Antígeno Prostático Específico) que nos ayuda a identificar qué pacientes pueden tener relación con el cáncer de próstata.

Dentro de las posibilidades terapéuticas la cirugía es el único tratamiento definitivo para la HPB, sea ésta, endoscópica o abierta.

Actualmente contamos con tecnología nueva para poder tratar esta enfermedad minimizando el daño al paciente. Contamos con cirugía láser y otros métodos en donde el daño aún es menor y la recuperación extremadamente rápida.

El tratamiento no quirúrgico incluye finasterida, dutasterida, alfuzosina, prazosina, doxazosina, terazosina, tamsulosina; sin embargo, debemos hacer del conocimiento del paciente que éstos pueden ocasionar importantes efectos secundarios.

Dr. Juan Carlos Castro Duarte  
Urólogo en Tijuana

1 thought on “CRECIMIENTO DE LA PRÓSTATA.- HIPERPLASIA PROSTÁTICA BENIGNA (HPB)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *