UNA LUZ AL FINAL DEL TUNEL

UNA LUZ AL FINAL DEL TUNEL

Avances de la vacuna del Covid 19

Una carrera contra reloj por encontrar la vacuna del Covid 19 se ha desarrollado entre la comunidad científica, los principales laboratorios farmacéuticos y las potencias mundiales.

Laboratorios, universidades, compañías e institutos de investigación de todo el mundo compiten por encontrar la fórmula que le ponga fin a la pandemia. Desde el Reino Unido hasta China, pasando por los Estados Unidos y Australia.

En los siete meses que ya lleva la pandemia del coronavirus en el mundo nos hemos acostumbrado al seguimiento cotidiano de los números: de contagios, de muertos, de recuperados, de camas de terapia intensiva y de respiradores disponibles.

Ahora, una nueva carrera se ha sumado a nuestras listas de seguimiento: la de los avances de la vacuna contra el coronavirus. Pese a que generalmente el desarrollo de una vacuna implica un proceso complejo que toma años, la crisis global abierta por el Covid-19 ha empujado a los gobiernos, las autoridades científicas y a las empresas privadas a dedicar recursos de forma nunca antes vista.

En enero se descifró el genoma del SARS-CoV-2. Las primeras pruebas en humanos comenzaron en marzo, pero el camino por recorrer sigue siendo incierto. Algunas pruebas fallarán y otras pueden finalizar sin un resultado claro. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente hay en desarrollo más de 175 vacunas en todo el mundo, de las cuales unas 35 ya están siendo probadas en humanos.

Entre las opciones más avanzadas destacan los seis candidatos a vacuna que, hoy por hoy, ya se están testando en la fase 3 de la investigación; cuando las inyecciones se prueban a gran escala. Este último eslabón de la investigación supone una verdadera prueba de fuego para evaluar la seguridad y la efectividad de estos preparados. Solo si se cumplen ambos criterios se logra la luz verde de las autoridades sanitarias, quienes finalmente autorizan la aprobación del preparado.

Por ahora, estas son las vacunas más avanzadas en el proceso de los ensayos clínicos: 

La vacuna de Oxford, fabricada por la farmacéutica AstraZeneca, presentó hace unos días los resultados de las primeras fases de su investigación; en las que se demostraba que, en una prueba en poco más de mil pacientes, el compuesto es seguro y eficaz (sobre todo con la inyección de dos dosis). En la fase 3 se testará en 30.000 voluntarios más, reclutados entre Reino Unido, Brasil y SudÁfrica. La compañía afirma que, en caso de aprobación, podrá producir hasta dos mil millones de dosis. Las primeras podrían entregarse en octubre.

La vacuna de Moderna publicó sus primeros “éxitos” a mediados de mayo, a través de una nota de prensa que, en tan solo un día, logró aumentar un 26% las acciones de la empresa. En julio llegó el informe científico preliminar, en el que se confirmaba que las pruebas efectuadas en 45 personas mostraban que la inyección lograba desarrollar un nivel de anticuerpos similar al que se encuentra en pacientes que han superado la covid-19. La farmacéutica ha anunciado que este próximo lunes, día 27 de julio, empezará la fase tres de sus ensayos clínicos, donde se probará el compuesto en 30.000 voluntarios más.

La vacuna de BioNTech y Pfizer ha sido testada hasta ahora en 45 pacientes alemanes y 360 más estadounidenses y, mientras espera empezar las pruebas en los últimos 30.000 voluntarios de la fase 3, Estados Unidos ya ha adquirido 100 millones de dosis por un valor de casi dos mil millones de dólares. La empresa afirma que, si logra buenos resultados en sus ensayos y recibe la aprobación de las autoridades sanitarias, para finales de este año producirá hasta 1.300 millones de dosis de sus vacunas.

La vacuna de Sinovach, empresa biofarmacéutica con sede en Pekín (China), ya ha sido testada en 744 pacientes de las provincias de Jiangsu y Hebei durante los meses de abril y mayo. En estas primeras pruebas de la inmunización, creada a partir de un virus inactivado, se encontró que el preparado producía una respuesta inmune sin resultados adversos graves. Su estudio se ha extendido, ya en fase 3, en Brasil, donde se prevé testarla en 8.870 participantes a partir de este mismo julio. Los resultados preliminares se esperan sobre el mes de septiembre. La farmacéutica ya se ha comprometido a fabricar 100 millones de dosis anuales.

La vacuna de Sinopharm y el Instituto de productos biológicos de Wuhan se probó en 1.120 pacientes de la provincia de Henan en abril, con resultados positivos. Y ahora, ya en fase 3, prevé suministrarse a 15.000 personas más. Sinopharm también está desarrollando otra vacuna con el Instituto de productos biológicos de Pekín, que también se encuentra en un estadio avanzado de investigación. La compañía afirma que ya ha alcanzado un acuerdo con los Emiratos Árabes para realizar allí las siguientes fases de los ensayos clínicos pero, en estos momentos, no ha aclarado con qué vacuna se va a proseguir. El ministro de salud de Abu Dhabi ha sido el primero en postularse como voluntario para estas pruebas.

Pero más allá de estos seis proyectos, los más avanzados hasta ahora en el proceso de investigación, también hay otros nombres que suenan en la carrera. El Imperial College de Londres, la Universidad de Osaka, el Instituto de Investigación Infantil Murdoch y empresas como Johnson & Johnson tienen sus proyectos en marcha. La compañía china Cansino ha desarrollado una vacuna que, aunque sigue oficialmente estancada en la fase dos con pruebas en 500 voluntarios, ya ha sido aprobada por el Gobierno chino para su “uso de emergencia” en empleados estatales y fuerzas armadas. Se trata, pues, de la primera vacuna en recibir un aprobado provisional para luchar contra la pandemia de covid-19.

Las etapas de desarrollo

Fase preclínica

Es la primera etapa en el desarrollo de una vacuna. Los científicos la administran a animales como ratones o monos, para ver si produce una respuesta inmune. Hay más de un centenar de vacunas en esta primera etapa de investigación y desarrollo.

Fase 1

Pruebas seguras: los científicos comienzan a probar la vacuna en grupos pequeños de seres humanos, con el objetivo de evaluar su seguridad y el tamaño de la dosis, y comprobar si la misma estimula el sistema inmune. Hay 19 vacunas actualmente en esta fase de desarrollo.

Fase 2

Pruebas extendidas: los científicos analizan la vacuna en cientos de personas divididas en grupos, como niños y ancianos, con el objetivo de analizar si los afecta de forma diferente. Además, avanzan aún más en el corroborar su seguridad y la capacidad de estimulación de la vacuna al sistema inmunitario.

Fase 3

Pruebas de eficacia: las vacunas que superaron con éxito las fases anteriores son administradas a miles de personas para corroborar cuántas de ellas se infectan y comparar ese número con otro grupo que sólo recibe placebos. Estos ensayos pueden determinar si la vacuna protege realmente contra una enfermedad. Es la etapa final antes de su aprobación y su autorización por las autoridades sanitarias.

Finalmente se ve luz al final del túnel, después de tantas noticias difíciles y abrumadoras, después de tantas muertes y consecuencias económicas, una esperanza para todos y la posibilidad de regresar a la normalidad para tratar de recuperar lo perdido se vislumbra al final de este camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *