PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE EL USO DE LA MASCARILLA

PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE EL USO DE LA MASCARILLA

¿Cuál es la posición de la OMS respecto a las mascarillas?

El uso de mascarillas debe formar parte de una estrategia integral que incluya medidas destinadas a eliminar la transmisión y salvar vidas; la utilización de una mascarilla no basta para proporcionar un nivel adecuado de protección contra la COVID-19. También es necesario mantener una distancia física mínima de un metro con otras personas, lavarse las manos frecuentemente y evitar tocarse la cara y la mascarilla.

Las mascarillas médicas pueden proteger de la infección a las personas que las llevan y evitar que aquellas que presentan síntomas propaguen la enfermedad. La OMS recomienda que los grupos siguientes utilicen mascarillas médicas:

  • Trabajadores sanitarios
  • Personas con síntomas compatibles con la COVID-19, incluidas las personas con sintomatología leve 
  • Personas que cuidan a casos sospechosos o confirmados de COVID-19 fuera de centros sanitarios

También se recomienda que utilicen mascarillas médicas las personas de riesgo siguientes cuando se encuentren en zonas de transmisión generalizada y no puedan mantener una distancia mínima de un metro con otras personas:

  • Personas de 60 años o más
  • Personas de cualquier edad con enfermedades subyacentes 

Aunque muchas personas utilizan mascarillas higiénicas de tela en zonas públicas, existen escasas pruebas de su eficacia, y la OMS no recomienda su uso generalizado por la población como medida de control de la COVID-19. Sin embargo, la OMS recomienda a los gobiernos que fomenten la utilización de mascarillas higiénicas de tela por la población general en áreas donde la transmisión sea generalizada, en áreas donde haya una capacidad limitada para aplicar medidas de control y, especialmente, en entornos donde no sea posible mantener una distancia física de al menos un metro, como en medios de transporte público, tiendas u otros lugares cerrados o concurridos.

¿Recomienda la OMS que la población general utilice mascarillas higiénicas de tela?

La OMS recomienda consultar siempre a las autoridades locales sobre las prácticas recomendadas en su área.

Cuando haya una transmisión comunitaria generalizada, y particularmente en lugares donde no sea posible aplicar el distanciamiento físico, los gobiernos deben fomentar la utilización de mascarillas de tela por la población general. La OMS ofrece información detallada sobre la composición de una mascarilla de tela y su uso seguro.

¿Cuáles son las recomendaciones de la OMS para los países que están considerando el uso de mascarillas por la población general?

En el caso de los países que están considerando el uso de mascarillas, la OMS recomienda a las instancias decisorias que adopten un enfoque basado en el riesgo para determinar el tipo de mascarillas que deben utilizarse, así como cuándo y dónde se deben usar. La OMS recomienda a las instancias decisorias que tengan en cuenta los factores siguientes: 

Finalidad del uso de la mascarilla: si la intención es impedir que el usuario transmita la infección a otras personas (control de los focos de infección) o proteger al usuario contra la infección (prevención).

Riesgo de exposición a la COVID-19 a nivel poblacional e individual:

  • Nivel de exposición de la población calculado en función de la amplitud con que circula el virus de la COVID-19 en la comunidad, es decir, si se sabe o sospecha que hay transmisión comunitaria.
  • Nivel de exposición individual en función de la ocupación de una persona, por ejemplo, las personas que trabajan en contacto estrecho con el público (agente de salud comunitario, cajero).

Vulnerabilidad del usuario de la mascarilla y de la población: por ejemplo, si los suministros son suficientes, podrían utilizar mascarillas médicas las personas de cualquier edad inmunodeprimidas o con comorbilidades como enfermedades respiratorias crónicas, enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes, o las personas de 60 años o más.

Lugar donde vive la población: entornos con alta densidad de población (como campos de refugiados y otras zonas hacinadas) y entornos donde resulta imposible mantener una distancia segura (como autobuses y otros medios de transporte con alta ocupación).

Viabilidad: viabilidad y costos de las mascarillas, acceso a agua limpia para el lavado de las mascarillas higiénicas, y tolerancia de los usuarios a los efectos adversos del uso de la mascarilla.

Tipo de mascarilla: mascarillas médicas frente a higiénicas (priorización de las mascarillas médicas para los profesionales sanitarios, los pacientes sintomáticos y sus cuidadores).

Además de estos factores, entre las posibles ventajas de que la población general utilice mascarillas en entornos comunitarios figura la reducción del posible riesgo de exposición asociado a las personas infectadas que se encuentren en el periodo presintomático o sean asintomáticas. 

En cualquier decisión sobre el uso de mascarillas se deben tener en cuenta los posibles riesgos e inconvenientes:

  • El uso de mascarillas higiénicas o de tela podría aumentar las posibilidades de infección por el virus de la COVID-19 si la mascarilla se toca a menudo con las manos sucias y se contamina, o si se mantiene sobre otras zonas de la cara o la cabeza y después se vuelve a colocar sobre la boca y la nariz
  • En función del tipo de mascarillas utilizado, estas pueden dificultar la respiración
  • Pueden dañar la piel de la cara
  • Pueden dificultar una comunicación clara
  • Pueden ser incómodas de llevar
  • El uso de mascarillas, cuyas ventajas son poco claras, podría crear una falsa sensación de seguridad en los usuarios y provocar así una menor aplicación de medidas preventivas de eficacia demostrada, como el distanciamiento físico y la higiene de manos.

¿Qué tipos de mascarillas se utilizan para impedir la propagación de la COVID-19?

Mascarillas médicas (también conocidas como mascarillas quirúrgicas): están hechas con un mínimo de tres capas de materiales sintéticos no tejidos, y están configuradas para tener capas de filtración intercaladas en el medio. Están disponibles en diferentes espesores, y tienen varios niveles de resistencia a los fluidos y dos niveles de filtración. Las mascarillas médicas reducen la cantidad de gotículas respiratorias transferidas por el portador de la mascarilla a las demás personas y al medio ambiente. También evita que quien la usa sea infectado por otras personas. 

Antes de ponerse una mascarilla limpia y después de quitársela, hay que limpiarse las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. Las mascarillas deben ajustarse a la cara. Hay que evitar tocarse la mascarilla mientras se usa, y esta debe desecharse inmediatamente si se humedece. Es importante resaltar que el uso de una mascarilla debe combinarse con otras medidas preventivas, como la higiene frecuente de las manos y el distanciamiento físico de al menos un metro.

Enlace a vídeo – https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/when-and-how-to-use-masks

Mascarillas autofiltrantes (también conocidas como mascarillas autofiltrantes de protección respiratoria – FFP) con diferentes niveles de desempeño, como FFP2, FFP3, N95, N99: están diseñadas específicamente para el personal sanitario que atiende a pacientes de COVID-19 en entornos y áreas donde se llevan a cabo procedimientos generadores de aerosoles. A los trabajadores sanitarios se les debe realizar una prueba de ajuste antes de que utilicen una mascarilla autofiltrante para asegurarse de que lleven la talla correcta.

Las mascarillas higiénicas (también conocidas como mascarillas de tela, mascarillas caseras o mascarillas fabricadas por el propio usuario) pueden actuar como barrera para evitar la propagación del virus desde el usuario a otras personas.

Pueden adquirirse comercialmente o hacerse a mano, y generalmente no están normalizadas como las mascarillas médicas. Existen numerosos tipos de mascarillas de tela; deben cubrir la nariz, la boca y la barbilla y atarse con tiras o lazos elásticos, incluir varias capas y ser lavables y reutilizables.

Recuerde que usar una mascarilla de tela no basta para proporcionar un nivel de protección adecuado. Mantenga una distancia física de al menos un metro con los demás, lávese frecuentemente las manos y siga evitando tocarse la cara y la mascarilla.

La OMS se referirá a las mascarillas higiénicas como mascarillas de tela.

¿Qué personas deberían usar mascarillas médicas en el contexto de la COVID-19 según la OMS?

Es importante recordar que el uso de mascarillas debe combinarse con otras medidas clave de prevención y control de infecciones, como la higiene de las manos y el distanciamiento físico, ya que por sí solas no protegen contra la COVID-19.

La OMS recomienda el uso de mascarillas médicas por las personas siguientes:

Trabajadores sanitarios

¿Por qué? Los trabajadores sanitarios tienen más probabilidades de estar expuestos al virus de la COVID-19 porque están en contacto estrecho con pacientes con diagnóstico posible o confirmado de COVID-19 y su entorno cercano. Sin embargo, también se han notificado muchos casos de trabajadores sanitarios que se han infectado por el virus de la COVID-19 fuera de centros sanitarios.

En las áreas donde hay muchas personas infectadas por el virus de la COVID-19 en la comunidad, los trabajadores sanitarios y los cuidadores deben llevar una mascarilla médica mientras se encuentren en zonas clínicas durante todo el turno (a excepción de los periodos destinados a comer o beber o cuando tengan que cambiarse la mascarilla por razones específicas). Esto incluye cualquier zona clínica y, en particular, las salas de triaje y urgencias, los consultorios de los médicos generalistas y de familia, los departamentos ambulatorios, las unidades dedicadas a la COVID-19, las unidades de hematología, cáncer y trasplantes, los centros de atención de afecciones crónicas y los centros residenciales. Esto incluye a médicos, enfermeros, parteros, limpiadores y demás personas que trabajan en zonas clínicas.

Esto se suma a las prácticas recomendadas anteriormente por la OMS de que los trabajadores sanitarios que atienden a pacientes con diagnóstico posible o confirmado de COVID-19 deben adoptar precauciones contra la transmisión por gotículas o contacto cuando una mascarilla médica forme parte del EPP recomendado, que incluye: bata quirúrgica, guantes, mascarilla médica y protector ocular.

Tenga en cuenta que estas mascarillas son diferentes de las mascarillas autofiltrantes, cuyo uso está indicado en el marco de la realización de procedimientos de generación de aerosoles en centros sanitarios para atender a pacientes con diagnóstico posible o confirmado de COVID-19. En estos contextos, la OMS recomienda la adopción de precauciones contra la transmisión por vía aérea y por contacto.

Enlace a las indicaciones sobre las precauciones contra la transmisión del virus de la COVID-19 por gotículas o contacto al ponerse y quitarse el EPP. 

https://openwho.org/courses/IPC-PPE-EN

Se puede consultar más información al respecto en el documento de orientación sobre la prevención y el control de infecciones durante la atención médica ante un caso sospechoso de infección por el nuevo coronavirus (nCoV).

https://www.who.int/publications/i/item/10665-331495

Las personas enfermas que tengan síntomas de COVID-19 o que sospechen que tienen COVID-19

¿Por qué? Toda persona enferma, incluso con síntomas leves como dolores musculares, tos leve, dolor de garganta o cansancio, debe aislarse en su casa y usar una mascarilla médica. Al toser, estornudar o hablar se pueden generar gotículas que pueden propagar la infección. Estas gotículas pueden llegar a la cara de otras personas que estén cerca o caer en el ambiente circundante. El uso de una mascarilla médica por parte de una persona infectada que tosa, estornude o hable contribuye a proteger de la infección a quienes están cerca. Las personas enfermas que necesiten ir a un centro de salud deben llevar una mascarilla médica.

Las personas que cuiden a un enfermo de COVID-19 en casa

¿Por qué? Las personas que cuidan a enfermos de COVID-19 deben usar una mascarilla médica para protegerse. El contacto cercano y frecuente con un enfermo de COVID-19 puede suponer un alto riesgo para los cuidadores. 

Las personas de 60 años o más o aquellas con enfermedades preexistentes (como diabetes, hipertensión, cardiopatías, neumopatías o cáncer)

¿Por qué? Estas personas deben llevar una mascarilla médica para protegerse porque corren un mayor riesgo de enfermar gravemente de COVID-19 y morir.

Recuerde que el uso de una mascarilla de tela no basta para proporcionar un nivel adecuado de protección. Mantenga una distancia de al menos un metro con los demás, límpiese frecuentemente las manos y evite tocarse los ojos, la boca y la nariz mientras lleve una mascarilla.

La OMS recomienda consultar siempre a las autoridades locales sobre las prácticas recomendadas en su área.

¿Cómo se debe utilizar y llevar una mascarilla médica?

Las mascarillas médicas deberían ser utilizadas únicamente por:

  • Trabajadores sanitarios
  • Personas con síntomas compatibles con la COVID-19, incluidas aquellas con sintomatología leve 
  • Personas que cuidan a casos sospechosos o confirmados de COVID-19 fuera de centros sanitarios
  • Personas de 60 años o más
  • Personas con enfermedades subyacentes

Cómo ponerse y quitarse una mascarilla médica:

  • Antes de tocar la mascarilla, límpiese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón  
  • Inspeccione la mascarilla para comprobar que no tenga desgarros ni agujeros; no utilice una mascarilla que haya sido usada previamente o que esté dañada 
  • Verifique qué lado de la mascarilla es la parte superior, que es generalmente aquel que tiene la tira de metal 
  • Identifique posteriormente cuál es la parte interior de la mascarilla, que suele ser la de color blanco 
  • Cúbrase la nariz, la boca y la barbilla con la mascarilla y asegúrese de que no haya espacios entre su cara y la mascarilla
  • Pellizque la tira de metal para que se amolde a la forma de su nariz 
  • Cuando utilice una mascarilla, no toque su parte delantera para evitar la contaminación; si lo hace accidentalmente, lávese las manos 

Cómo quitarse una mascarilla médica:

  • Antes de tocar la mascarilla, límpiese las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón
  • Retire las tiras de detrás de la cabeza o las orejas sin tocar la parte delantera de la mascarilla 
  • Para retirar la mascarilla, inclínese hacia adelante y aleje la mascarilla de su cara   
  • Las mascarillas médicas son de un solo uso; deseche la mascarilla inmediatamente, preferiblemente en un recipiente cerrado 
  • Lávese las manos después de tocar la mascarilla 
  • Preste atención al estado de su mascarilla; reemplácela si se ensucia o se humedece 

Enlace a vídeo – https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/when-and-how-to-use-masks

Recuerde que una mascarilla por si sola no puede protegerlo contra la COVID-19. Debe combinarse con otras medidas, como mantener una distancia mínima de un metro con las demás personas, lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse la cara mientras lleve la mascarilla.

 Manténgase a salvo y ayude a prevenir la propagación de la COVID-19.  

ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *