LA FIEBRE

LA FIEBRE

La fiebre es un aumento de la temperatura del cuerpo, por encima de lo normal.  Es una señal de que el cuerpo lucha como respuesta a una agresión como lo es la enfermedad.

Generalmente, la fiebre es provocada por enfermedades causadas por agentes que pueden ser  virus, bacterias o parásitos y es preciso controlarla, para evitar efectos graves como las convulsiones.

La temperatura normal del cuerpo es de 37.0 grados centígrados (98.6 grados Fahrenheit), cuando se mide por la boca. La temperatura rectal es generalmente medio grado centígrado más y un grado F más alta que la oral. La temperatura axilar es muy similar a la de la boca.

Recuerde tener siempre un termómetro en casa que le ayudará a detectar una fiebre y acudir al médico en cuanto sea posible.

Mientras llegamos al médico, podemos ayudar al enfermo a bajar la fiebre. Si ésta no es más alta que 37.9 grados centígrados debemos realizar baños con agua a temperatura media por un lapso de 30 a 40 minutos; otra acción útil puede ser poner paños humedecidos con agua fresca en la frente, axilas y áreas inguinales de la persona afectada. Si el enfermo es menor de tres meses, debemos acudir inmediatamente a urgencias médicas.

Un paciente con fiebre debe descansar bastante; beber abundantes líquidos para prevenir una deshidratación; estar en un habitación con temperatura ambiental de entre 70 y 74 grados F ó 21 a 23 grados C; vestir con ropa ligera de algodón;  si tiene escalofríos debe estar tapado con una cobija adicional y retirarla cuando pase el escalofrío.

Consulte a su médico, él le orientará sobre el tratamiento y las dosis adecuada para cada enfermito.

Dra. Elsa Cárdenas Cázarez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *