SALUD OCUPACIONAL E HIGIENE LABORAL

SALUD OCUPACIONAL E HIGIENE LABORAL

¿Qué es la Salud Ocupacional?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud ocupacional como una actividad multidisciplinaria que promueve y protege la salud de los trabajadores.

Esta disciplina busca prevenir y controlar los accidentes y las enfermedades a que se exponen los trabajadores en ejercicio o con motivo de su trabajo, mediante la reducción o eliminación de los de agentes de riesgo.
Se dice que la salud ocupacional es la disciplina encargada de promover y mantener literalmente el más alto grado de bienestar físico, mental y social de los trabajadores en todas las ocupaciones, evitando en todo sentido el desmejoramiento de la salud causado por las condiciones de trabajo, protegiendo a los trabajadores en sus empresas de los riesgos resultantes de los agentes nocivos, ubicando y manteniendo a los trabajadores de manera adecuada en todas sus aptitudes fisiológicas y psicológicas.
Todo esto se consigue cuando se logra adaptar el trabajo al hombre y cada hombre a su trabajo.
Básicamente en el siguiente diagrama se logra determinar qué lugar ocupa la Salud Ocupacional en un Sistema de Gestión en Seguridad y Salud ocupacional.

¿Qué es la Higiene Laboral?
Higiene en el Trabajo es la disciplina dirigida al reconocimiento, evaluación y control de los agentes a que están expuestos los trabajadores en su centro laboral y que pueden causar una enfermedad de trabajo.
La Higiene en el Trabajo abarca al trabajador con sus características biopsicosociales y su relación con el medio ambiente laboral.
Los agentes a que se exponen los trabajadores y que pueden producir enfermedades de trabajo, son:

A) AGENTES FÍSICOS: Se refiere a todo estado energético agresivo que tiene lugar en el medio ambiente. Los agentes físicos más notables son los que se relacionan con ruido, vibraciones, calor, frío, iluminación, ventilación, presiones anormales, radiaciones, etc. Para cualquiera de estos contaminantes físicos puede existir una vía de entrada específica o genérica, ya que sus efectos se deben a cambios energéticos que pueden actuar sobre órganos concretos.

B) AGENTES QUÍMICOS: Se refiere a toda sustancia natural o sintética que durante la fabricación, manejo, transporte, almacenamiento o uso, pueda contaminar el ambiente (en forma de polvo, humo, gas, vapor, neblina y rocío) y producir efectos irritantes, corrosivos, explosivos, tóxicos e inflamables, con probabilidades de alterar la salud de las personas que entran en contacto con ellas.

C) AGENTES BIOLÓGICOS: Son todos aquellos organismos vivos y sustancias derivadas de los mismos, presentes en el puesto de trabajo, que pueden ser susceptibles de provocar efectos negativos en la salud de los trabajadores. Estos efectos negativos se pueden concretar en procesos infecciosos, tóxicos o alérgicos.

D) AGENTES PSICOSOCIALES: Son las situaciones que ocasionan insatisfacción laboral o fatiga y que influyen negativamente en el estado anímico de las personas.

E) AGENTES ERGONÓMICOS: Es la falta de adecuación de la maquinaria y elementos de trabajo a las condiciones físicas del hombre, que puede ocasionar fatiga muscular o enfermedad de trabajo como tendinitis, sinovitis, síndrome de Tunel del Carpo, Lumbalgias, entre otras.
¿Cómo pueden los trabajadores prevenir esos riesgos?
Para que los trabajadores puedan ayudar a prevenir las enfermedades, deben:
• Conocer las características de cada uno de los contaminantes y las medidas para prevenir su acción.
• Vigilar el tiempo máximo a que pueden estar expuestos a cierto tipo de contaminante.
• Vigilar y participar para mantener ordenado y limpio su lugar de trabajo.
• Informar al patrón sobre las condiciones anormales en el trabajo y en su organismo.
• Usar adecuadamente el equipo de protección personal.
• Someterse a exámenes médicos iniciales y periódicos.
Los factores a considerar con relación al agente en las enfermedades de trabajo, son:
• Tipo de agente causal.
• La forma de entrada o vía de introducción del agente contaminante en el organismo humano.
• Intensidad del contacto o acción continuada por períodos prolongados.
• Toxicidad, virulencia o grado de intensidad, según se trate de agentes químicos, biológicos, físicos o psicosociales, respectivamente.

Las vías más comunes por donde entran al cuerpo los agentes químicos y biológicos, son:
• La vía respiratoria: a ésta corresponde la mayoría de las enfermedades causadas por este tipo de agentes, lo que resulta fácil de comprender si consideramos que los mismos se mezclan con el aire que respiramos y que al realizar un esfuerzo, como es el trabajo, la función respiratoria aumenta.
• La vía cutánea (piel): las sustancias irritantes, solventes, etc., provocan daños a la piel y además facilitan la entrada de otros agentes.
• Por ingestión: las enfermedades que se producen por esta vía se deben básicamente a la falta de conocimientos y de hábitos de higiene. Es importante que los trabajadores sepan que no deben comer en los sitios de trabajo, a excepción de los lugares autorizados para ello, y también que es necesario lavarse las manos antes de tomar alimentos y después de ir al baño.

Los factores a considerar en el individuo para detectar enfermedades de trabajo, son:

• El tiempo y frecuencia de la exposición del trabajador al agente físico, químico, biológico, psicosocial o ergonómico.
• Las características de la exposición.
• La resistencia o propensión que tenga el propio trabajador a contraer la enfermedad.
• El uso adecuado o inadecuado que haga el trabajador del equipo de protección personal.

Enfermedades de trabajo más comunes
Son las que resultan de la exposición a polvos, humos, vapores o gases, otras sustancias químicas y al ruido excesivo.
Las principales enfermedades causadas por la exposición a polvos, gases, humos o vapores, son:
• Las intoxicaciones agudas y crónicas.
• Enfermedades respiratorias: bronquitis, neumoconiosis, cáncer etc.
• Dermatitis de tipo irritativo o corrosivo, o lesiones de este tipo en ojos y mucosa bucal o nasal, entre otros.
Para prevenir estas enfermedades, se necesita:
• Eliminar o controlar las sustancias que contaminen el ambiente de trabajo.
• Limitar el tiempo de exposición del trabajador a la sustancia contaminante, y proveerlo siempre del equipo de protección adecuado.
• Mantener una vigilancia constante de los trabajadores, mediante los exámenes médicos periódicos.
La exposición al ruido excesivo es susceptible de producir, primero fatiga, y después, disminución en la capacidad auditiva, que puede llegar hasta la sordera total.
La prevención de estas enfermedades se logra mediante
• El control del ruido excesivo, a través de medidas preventivas en la fuente, confinamiento o aislamiento de la misma, o protección de los trabajadores.
• La vigilancia de la salud de los trabajadores por medio de exámenes médicos periódicos.
La responsabilidad de la investigación de las causas de las enfermedades de trabajo corresponde al patrón, quien junto con las Comisiones de Seguridad e Higiene, deberá detectar el problema y proponer las medidas más convenientes.
El equipo de protección personal más usado para higiene, consiste en:
1. Conchas acústicas o tapones para protección al ruido.
2. Anteojos, gafas, lentes y visores, como protección a impactos por partículas o exposición a radiaciones lumínicas potencialmente nocivas.
3. Equipo de protección respiratoria contra polvos, vapores, gases, neblinas, etc.
4. Ropa protectora, guantes, mandiles, botas, etc., que eviten el contacto de la piel con agentes químicos.
5. Gorras, cofias, redes, turbantes o cualquier otro medio de protección equivalente, bien ajustado y de material de fácil aseo.
Cabe destacar dos aspectos importantes en relación con el equipo de protección personal:
• Debe ser el adecuado a las características del trabajador y al agente al que está expuesto.
• No sustituye a las medidas de control del ambiente de trabajo, ni a la vigilancia médica de la salud de los trabajadores.
Los patrones, trabajadores y las Comisiones de seguridad e Higiene pueden acudir a diferentes especialistas en la materia, del sector público o del privado, para recibir asesoría en la aplicación de la normatividad y de las medidas preventivas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud ocupacional como una actividad multidisciplinaria que promueve y protege la salud de los trabajadores.

Esta disciplina busca prevenir y controlar  los accidentes y las enfermedades a que se exponen los trabajadores en ejercicio o con motivo de su trabajo, mediante la reducción o eliminación de los  de agentes de riesgo.

Se dice que la salud ocupacional es la disciplina encargada de promover y mantener literalmente el más alto grado de bienestar físico, mental y social de los trabajadores en todas las ocupaciones, evitando en todo sentido el desmejoramiento de la salud causado por las condiciones de trabajo, protegiendo a los trabajadores en sus empresas de los riesgos resultantes de los agentes nocivos, ubicando y manteniendo a los trabajadores de manera adecuada en todas sus aptitudes fisiológicas y psicológicas.

Todo esto se consigue cuando se logra adaptar el trabajo al hombre y cada hombre a su trabajo.

Básicamente en el siguiente diagrama se logra determinar qué lugar ocupa la Salud Ocupacional en un Sistema de Gestión en Seguridad y Salud ocupacional.

¿Qué es la Higiene Laboral?

Higiene en el Trabajo es la disciplina dirigida al reconocimiento, evaluación y control de los agentes a que están expuestos los trabajadores en su centro laboral y que pueden causar una enfermedad de trabajo.

La Higiene en el Trabajo abarca al trabajador con sus características biopsicosociales y su relación con el medio ambiente laboral.

Los agentes a que se exponen los trabajadores y que pueden producir enfermedades de trabajo, son:

A)   AGENTES FÍSICOS: Se refiere a todo estado energético agresivo que tiene lugar en el medio ambiente. Los agentes físicos más notables son los que se relacionan con ruido, vibraciones, calor, frío, iluminación, ventilación, presiones anormales, radiaciones, etc. Para cualquiera de estos contaminantes físicos puede existir una vía de entrada específica o genérica, ya que sus efectos se deben a cambios energéticos que pueden actuar sobre órganos concretos.
B)   AGENTES QUÍMICOS: Se refiere a toda sustancia natural o sintética que durante la fabricación, manejo, transporte, almacenamiento o uso, pueda contaminar el ambiente (en forma de polvo, humo, gas, vapor, neblina y rocío) y producir efectos irritantes, corrosivos, explosivos, tóxicos e inflamables, con probabilidades de alterar la salud de las personas que entran en contacto con ellas.
C)   AGENTES BIOLÓGICOS: Son todos aquellos organismos vivos y sustancias derivadas de los mismos, presentes en el puesto de trabajo, que pueden ser susceptibles de provocar efectos negativos en la salud de los trabajadores. Estos efectos negativos se pueden concretar en procesos infecciosos, tóxicos o alérgicos.
D)   AGENTES PSICOSOCIALES:  

Son las situaciones que ocasionan insatisfacción laboral o fatiga y que influyen negativamente en el estado anímico de las personas.

 

 

E)   AGENTES ERGONÓMICOS: Es la falta de adecuación de la maquinaria y elementos de trabajo a las condiciones físicas del hombre, que puede ocasionar fatiga muscular o enfermedad de trabajo como tendinitis, sinovitis, síndrome de Tunel del Carpo, Lumbalgias, entre otras.

¿Cómo pueden los trabajadores prevenir esos riesgos?

Para que los trabajadores puedan ayudar a prevenir las enfermedades, deben:

  • Conocer las características de cada uno de los contaminantes y las medidas para prevenir su acción.
  • Vigilar el tiempo máximo a que pueden estar expuestos a cierto tipo de contaminante.
  • Vigilar y participar para mantener ordenado y limpio su lugar de trabajo.
  • Informar al patrón sobre las condiciones anormales en el trabajo y en su organismo.
  • Usar adecuadamente el equipo de protección personal.
  • Someterse a exámenes médicos iniciales y periódicos.

Los factores a considerar con relación al agente en las enfermedades de trabajo, son:

  • Tipo de agente causal.
  • La forma de entrada o vía de introducción del agente contaminante en el organismo humano.
  • Intensidad del contacto o acción continuada por períodos prolongados.
  • Toxicidad, virulencia o grado de intensidad, según se trate de agentes químicos, biológicos, físicos o psicosociales, respectivamente.

Las vías más comunes por donde entran al cuerpo los agentes químicos y biológicos, son:

  • La vía respiratoria: a ésta corresponde la mayoría de las enfermedades causadas por este tipo de agentes, lo que resulta fácil de comprender si consideramos que los mismos se mezclan con el aire que respiramos y que al realizar un esfuerzo, como es el trabajo, la función respiratoria aumenta.
  • La vía cutánea (piel): las sustancias irritantes, solventes, etc., provocan daños a la piel y además facilitan la entrada de otros agentes.
  • Por ingestión: las enfermedades que se producen por esta vía se deben básicamente a la falta de conocimientos y de hábitos de higiene. Es importante que los trabajadores sepan que no deben comer en los sitios de trabajo, a excepción de los lugares autorizados para ello, y también que es necesario lavarse las manos antes de tomar alimentos y después de ir al baño.

Los factores a considerar en el individuo para detectar enfermedades de trabajo, son:

  • El tiempo y frecuencia de la exposición del trabajador al agente físico, químico, biológico, psicosocial o ergonómico.
  • Las características de la exposición.
  • La resistencia o propensión que tenga el propio trabajador a contraer la enfermedad.
  • El uso adecuado o inadecuado que haga el trabajador del equipo de protección personal.

Enfermedades de trabajo más comunes

Son las que resultan de la exposición a polvos, humos, vapores o gases, otras sustancias químicas y al ruido excesivo.

Las principales enfermedades causadas por la exposición a polvos, gases, humos o vapores, son:

  • Las intoxicaciones agudas y crónicas.
  • Enfermedades respiratorias: bronquitis, neumoconiosis, cáncer  etc.
  • Dermatitis de tipo irritativo o corrosivo, o lesiones de este tipo en ojos y mucosa bucal o nasal, entre otros.

Para prevenir estas enfermedades, se necesita:

  • Eliminar o controlar las sustancias que contaminen el ambiente de trabajo.
  • Limitar el tiempo de exposición del trabajador a la sustancia contaminante, y proveerlo siempre del equipo de protección adecuado.
  • Mantener una vigilancia constante de los trabajadores, mediante los exámenes médicos periódicos.

La exposición al ruido excesivo es susceptible de producir, primero fatiga, y después, disminución en la capacidad auditiva, que puede llegar hasta la sordera total.

La prevención de estas enfermedades se logra mediante

  • El control del ruido excesivo, a través de medidas preventivas en la fuente, confinamiento o aislamiento de la misma, o protección de los trabajadores.
  • La vigilancia de la salud de los trabajadores por medio de exámenes médicos periódicos.

La responsabilidad de la investigación de las causas de las enfermedades de trabajo corresponde al patrón, quien junto con las Comisiones de Seguridad e Higiene, deberá detectar el problema y proponer las medidas más convenientes.

El equipo de protección personal más usado para higiene, consiste en:

  1. Conchas acústicas o tapones para protección al ruido.
  2. Anteojos, gafas, lentes y visores, como protección a impactos por partículas o exposición a radiaciones lumínicas potencialmente nocivas.
  3. Equipo de protección respiratoria contra polvos, vapores, gases, neblinas, etc.
  4. Ropa protectora, guantes, mandiles, botas, etc., que eviten el contacto de la piel con agentes químicos.
  5. Gorras, cofias, redes, turbantes o cualquier otro medio de protección equivalente, bien ajustado y de material de fácil aseo.

Cabe destacar dos aspectos importantes en relación con el equipo de protección personal:

  • Debe ser el adecuado a las características del trabajador y al agente al que está expuesto.
  • No sustituye a las medidas de control del ambiente de trabajo, ni a la vigilancia médica de la salud de los trabajadores.

Los patrones, trabajadores y las Comisiones de seguridad e Higiene pueden acudir a diferentes especialistas en la materia, del sector público o del privado, para recibir asesoría en la aplicación de la normatividad y de las medidas preventivas.

 

Dr. Dagoberto Valdes Juárez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *