LA ENFERMERÍA BASE FUNDAMENTAL PARA UNA ATENCIÓN MÉDICA DE CALIDAD

LA ENFERMERÍA BASE FUNDAMENTAL PARA UNA ATENCIÓN MÉDICA DE CALIDAD

“Señor, déjame verte ahora y todos los días en los enfermos, en los pobres y en todos los que sufren, y mientras yo me hago cargo de ellos, también estoy sirviéndote y amándote. Y que aunque te escondas detrás del disgusto, del irritable, del exigente, yo aun te reconocería y diría: “SEÑOR, MI PACIENTE, QUÉ MARAVILLOSO ES SERVIRTE “.

 

En 1987 recién egresado de mi alma mater la UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA, regreso a mi Rosarito de mi infancia a trabajar al hospital Santa Lucia, y de este hospital me mandan a dar clases a la Escuela Auxiliar de Enfermería de la Cruz Roja de Rosarito, escuela actualmente desaparecida, en donde impartíamos clases varios médicos voluntarios de la comunidad. El personal que preparábamos venía a nutrir a los hospitales privados y, por supuesto, también a la misma Cruz Roja de Rosarito, algunas de nuestras alumnas terminaron en la escuela del IMSS en Tijuana y actualmente son enfermeras tituladas.

Qué bella profesión donde la vocación de servir y amar a nuestros semejantes fundamentan la enfermería y son pilar en la atención medica del enfermo. Han pasado muchos años desde que Florence Nightingale renunciara a sus comodidades de hija de familia rica en la Gran Bretaña del año de 1850 para revolucionar, primero en los hospitales, un sistema sanitario el cual adolecía de bases científicas que estaba fuertemente marcado por el aspecto espiritual y así dar paso a las bases de lo que hoy es la enfermería profesional. Es en la guerra de Crimen en donde organiza el servicio de enfermería con gran éxito y disminuye notablemente la morbimortalidad de los soldados británicos; muy a pesar de los médicos militares, tuvo gran influencia en las esferas del poder y con apoyo de la reina Victoria reformó tanto la Sanidad militar británica, como la de la sociedad civil.

Las primeras enfermeras en Rosarito fueron personas que se dedicaron a realizar curaciones, ayudaban a los primeros médicos que se vinieron a radicar y en sus consultorios atendían partos asistidos por estas mujeres que dedicaron su tiempo a apoyar a las mujeres parturientas y seguían las indicaciones que daba el medico en aquella época ,aplicaban inyecciones en aquellas jeringas de vidrio que esterilizaban con alcohol, las hervían, y las transportaban en una cajita metálica, las agujas no eran desechables como ahora, muchas no terminaron la primaria, pero tenían un gran corazón y fueron aprendiendo de otras que pasaron por aquí.

La Cruz Roja de Rosarito era una pequeña trailita, donde se atendía lo que se podía. En los 60´s se difunde la vacunación y ahí me llevaban arrastrando, apenas olía el alcohol, me empezaba a marear, entre dos o tres personas agarraban a ese chamaco latoso y llorón y lo vacunaban a fuerza, fui un cliente permanente y no sé cómo, si era tan miedoso, terminé siendo médico y posteriormente director ya no de la trailita, sino del actual hospital de CRUZ ROJA ROSARITO.

Cuando trabajamos en los 90´s en Cruz Roja, atendíamos más partos que el Hospital Fray Junípero, llegamos a tener internos, quienes recibían muchos consejos y práctica tanto de médicos, como de enfermeras, como colocar un suero para pasarlo por la vena a un paciente, evento en el que tiene más experiencia una enfermera porque lo hace todos los días, aplicar una inyección intramuscular o intravenosa. Las enfermeras nos enseñan que el médico debe tener un gran sentido de HUMANIDAD para atender a los enfermos, ellas bañaban a los ancianos que abandonaban muchas veces sus familiares, conseguían alimentos para ellos, medicamentos, enseñaban a las mujeres, no importaba la edad, a bajar la fiebre a base de bañar a los niños durante 20 minutos con agua tibia, cuando la mayoría de nuestra población no tiene un nivel de educación médica apropiado y en lugar de bañar a los niños con fiebre los abrigan más incrementando el riesgo de una convulsión.

En este nosocomio pasaron todas las especialidades cuando no las había, todos apoyados por nuestras enfermeras, reducimos fracturas, colocamos yesos, hicimos legrados uterinos, unos hacían cirugía, otros atendíamos partos o ayudábamos en las cirugías, medicina critica, medicina de urgencias, medicina interna, atendiendo diabéticos, hipertensos, asmáticos, pediatría, ginecología, y no lo hubiéramos logrado sin su apoyo incondicional.

En ocasiones parecía un campamento de guerra donde un capitán que era el médico de guardia, daba indicaciones con su varita mágica, aparecían enfermeras con cada paciente, de acuerdo a la gravedad de los casos. Mientras en una camilla una enfermera preparaba un paciente para sutura, en otra cama se le aplicaba oxígeno a otro y se preparaba para tratar una insuficiencia cardiaca, la enfermera ya sabía lo que el médico aplicaba o necesitaba, el material, los medicamentos, las guardias de noche los paramédicos; los médicos dormíamos, pero ellas no, porque había pacientes internados y siempre nos hablaban para ver la consulta o si llegaba una urgencia, algunas veces cuando no llegaba su relevo, tenían que doblar turno, en aquellos años doblar turno una sola enfermera era bastante agotador.

En 2001 tengo la oportunidad de dirigir el ISSSTECALI ROSARITO donde actualmente trabajo, y tanto médicos, como enfermeras de Cruz Toja forman y formaron parte de nuestra institución. Actualmente contamos con 3 enfermeras en el turno matutino y dos en el vespertino, se realiza actividad como PROMOCIÓN DE LA SALUD, MEDICINA PREVENTIVA, CURACIONES, TOMA DE SIGNOS VITALES, INYECCIONES, APLICACIÓN DE VACUNAS, INTERNAMIENTOS DE ESTANCIA CORTA, CIRUGÍAS MENORES, NEBULIZACIONES, ETC.

LA FUNCIÓN DE ENFERMERÍA SE RESUME EN EL FOMENTO Y MANTENIMIENTO DE LA SALUD, LA PREVENCIÓN DE LA ENFERMEDAD, LA ATENCIÓN DE LAS PERSONAS DURANTE LAS FASES AGUDAS DE UNA ENFERMEDAD Y LA REHABILITACIÓN Y RESTAURACIÓN DE LA SALUD.

El personal médico y de enfermería deben estar en continuo aprendizaje y deben ser un binomio compacto y unido para proporcionar una atención médica de calidad y prevenir los daños irreversibles que puede causar una enfermedad mal tratada.

El brazo derecho de un buen médico es una buena enfermera.

 

DR. JOSÉ MANUEL PÉREZ ANGEL

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *