HIPOTERMIA

 

HIPOTERMIA

La sensación de frío que todos sentimos en alguna ocasión puede deberse a muchas causas, pero también puede constituir un problema de salud que oscila entre lo ligero o leve, hasta lo muy serio o grave, incluso puede llevarnos a la muerte.

La hipotermia puede entonces tener matices y también muchos factores que la desencadenan.

Se podría decir que cada persona tiene un comportamiento diferente con respecto a la sensación térmica. Es fácil ver cómo una persona robusta es mucho más tolerable que una muy delgada, lo mismo podemos decir de las personas que viven en regiones habitualmente muy frías, que se han adaptado a las condiciones imperantes.

Desde un punto de vista médico se define la hipotermia como un descenso de la temperatura corporal alrededor de 35 grados centígrados, cuando lo normal anda en 37 grados, medidos rectalmente.

Los diferentes niveles de hipotermia se dividen en la medida que desciende la temperatura corporal considerándose:
LEVE: Cuando la temperatura oscila entre 33 y 35 grados centígrados.
MODERADA: Cuando la temperatura corporal está arriba de 30 grados y menor de 33° C.
GRAVE: Aquí la temperatura es menor a 30° C.

Cuando la temperatura corporal baja de 37° C, además de sentir el frío, la persona empieza con escalofríos, castañeteo de los dientes, erizamiento de la piel, entumecimiento, temblores y movimientos de las extremidades con dificultad. Algunas personas tienen órganos blanco de mayor sensibilidad, que pueden ser las manos, los pies, la espalda, incluso la mucosa nasal con escurrimiento, las cara se deshidrata y pueden llegar a la parálisis facial.

En la hipotermia leve hay lentitud y rigidez de movimientos, la piel aparece pálida y fría. A medida que desciende la temperatura más allá de 33° C. se van perdiendo las capacidades mentales, existiendo confusión, pérdida de memoria y se entra en una especie de semi inconsciencia.

Cuando el paciente tiene una temperatura más debajo de 30° C. el pulso casi no se detecta y el corazón late muy lento, hay una caída de la presión arterial y si no se interrumpe la causa de la hipotermia la muerte puede ocurrir incluso en minutos.

FACTORES PREDISPONENTES. Aunque se puede pensar que la temperatura ambiente es la causa fundamental, la verdad es que es solo una de las muchas causas que generan hipotermia. De hecho una de cada 20 personas experimentan hipotermia de manera frecuente, por ello se dividen los factores en los siguientes:

Aumento de pérdida de calor: Exposición al frio; pérdida de grasa corporal. Muy frecuente una combinación de estos factores hace que las personas desarrollen hipotermia como consecuencia de un equilibrio entre la temperatura externa y la interna.
Disminución en la producción de calor: Hipoglicemia, la caída del azúcar sanguíneo impide generar calor corporal, lo mismo sucede cuando existe hipotiroidismo, o bien desnutrición, si la persona por cualquier razón tiene disminución de su movilidad.

Alteración de la termorregulación: Trauma en hipotálamo, trastornos vasculares; hipoxia; inducida por drogas como anticonvulsivos, tranquilizantes incluso el alcohol pueden provocar hipotermia.

RECOMENDACIONES PARA EL MANEJO DE LA HIPOTERMIA

  • En la medida de lo posible, y buscando la mejor solución, hay que situar a la persona en un ambiente con temperatura benigna.
  • Como muy frecuentemente las personas están mojadas, hay que ponerles ropa seca y tibia.
  • Proporcionarle líquidos tibios y dulces.
  • Hay que colocarle compresas de calor moderado en cuello, ingles y axilas.
  • No hay que frotar los brazos.
  • No exponer a calor directo o llamas.
  • No dar alcohol.
  • No se debe mover bruscamente al paciente.

Dr. Héctor Rivera Valenzuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *