PROBLEMÁTICA SOCIO-BIOLÓGICA DE LA JUVENTUD

 

PROBLEMÁTICA SOCIO-BIOLÓGICA DE LA JUVENTUD

 

“Papás…. Voy a salir a dar la vuelta con mis amigos este fin de semana” ¿Cuántas veces los padres llegan a escuchar con angustia este aviso por parte de sus hijos? Una familia ya en etapa de dispersión, socialización de sus jóvenes integrantes, enfrentará este escenario una y otra vez sin dejar de despertar inquietud e incertidumbre en los progenitores que, con derecho y a veces temor, se preocupan por lo que pudiera sucederle a sus hijos. Por lo mismo, es importante que los lectores consideren la siguiente información para darse una idea de lo que le sucede a los jóvenes en esa etapa de su vida.

Todos pasamos por distintas etapas en la vida: nacemos, crecemos, nos reproducimos, envejecemos y morimos. Pero de todas ellas, una de las etapas más importantes es la adolescencia, donde comienzan las dudas, hay cambios emocionales, se empieza a probar con diferentes experiencias como fumar, tomar, drogarse; inicia la búsqueda por el sexo opuesto, la búsqueda de su identidad (quiénes somos, a dónde vamos) y, sobre todo, la atracción y necesidad de sentirse parte de un grupo específico. Además de los cambios psicológicos y sociales que se presentan, también hay cambios físicos: aparece el acné en el rostro, hay un cambio de voz, aparece el vello, crecen las mamas en las mujeres, se desarrollan los músculos en el hombre, entre otros. A la vez, en esta etapa se desarrolla su sexualidad y comienza la creación y creencia en los tabús acerca de ésta.

La edad juvenil comprende dos etapas, la adolescencia y la juventud plena. La adolescencia comienza con la pubertad alrededor de los 12 años y termina a los 18 años aproximadamente, mientras que la juventud plena va de los 18 a los 24 años, terminando en la etapa adulta (maduración). El género se asigna cuando se nace, dependiendo de los órganos sexuales o si el cromosoma es XX o XY para la determinación de mujer u hombre. El rol de género se da en la infancia como un comportamiento asignado por la sociedad, el hombre sigue los pasos del padre, y la mujer se encarga de la organización y administración de la casa, aunque actualmente existen algunas variaciones debido al estilo de vida moderna que busca la igualdad y respeto entre ambos. Sin embargo, la identidad de género se da en la adolescencia, es una convicción de ser hombre o mujer y a lo cual tiene derecho tanto uno como otra.

Pero, ¿Qué pasa durante esta etapa con los jóvenes? ¿Por qué su forma de reaccionar ante la vida misma y su entorno? Para comprenderlo mejor, citaremos algunas de las características de la edad juvenil:
Labilidad e inestabilidad emotivas: esto quiere decir que a medida que se adquieren nuevos conocimientos, se desarrollan nuevas experiencias; para poder valorarlas, el adolescente utiliza su emotividad, es decir, sus emociones de alegría, tristeza o enojo para poder darles un significado. La carencia previa de experiencias para la comparación de estas nuevas, causa en el adolescente una inseguridad y duda, lo que converge a una inestabilidad emocional.

Énfasis y dramatización emocional: teniendo una inestabilidad emocional, el adolescente tiende a exagerar su estado emocional. Si está alegre puede sentirse como un héroe y creer que puede lograrlo todo, alzando sus virtudes. Si está triste puede sentir que debe sacrificarse por los demás o hasta pensar en el suicidio (o cometerlo). Si está muy enojado puede llegar a tener las ideas más perversas y llegar al extremo de matar.

 

Impulsividad y tendencia a la violencia instintiva: es un impulso ciego y explosivo que lleva a una agresividad (violencia) y es un suceso instintivo. Por ejemplo, si una persona se acerca a ti y te insulta, surge un impulso por devolver la agresión sin medir las consecuencias o riesgos a veces contraproducentes. Aquí cabe también la triste experiencia de los jóvenes que manejan vehículos a alta velocidad en forma impulsiva arriesgando su propia vida y la de los que los rodean, con múltiples casos conocidos que terminaron en accidentes fatales.

Estado permanente de frustración: podría decirse que, desde que se nace, estamos frustrados y es representado con el llanto del niño y con los caprichos sobre todo en la infancia. En la juventud, la temática existencial que predomina son los impulsos sexuales, que pueden verse reflejados en dos tipos de actitudes, en la autocomplacencia (masturbación) y la ambivalencia e incertidumbre en cuanto a su sexualidad (sentir lo mismo tanto por hombres como por mujeres). Otra manera en la que se ve reflejada la frustración es en el carácter competitivo en determinados deportes, que puede llegar a ser violento, más que competitivo (cuando se deja de ser violento en el deporte y solo es competitivo es cuando el ser humano ha madurado).

Iniciación del sentido de independencia: es el desprendimiento del núcleo familiar, que puede deberse a tres factores principalmente. El primer factor es cuando el padre es superado intelectualmente por el hijo, el segundo es por impotencia económica paterna, que puede llevar al hijo a robar o conseguir un trabajo e independizarse; el tercer factor es la falta de control familiar por dispersión e influencias de los medios de difusión (tales como la televisión, las redes sociales o el internet en general). De alguna u otra forma, puede entrar el joven en un proceso de desligarse poco a poco o se independiza de la familia ya sea en forma natural (por matrimonio propio, escuela superior, etc.) o propiciada por la necesidad de alejarse del yugo familiar o problemas entre sus integrantes, una forma de evadir la problemática intrafamiliar si existiera.

Los síntomas de un trastorno familiar se ven reflejados como una conducta antisocial por parte del adolescente. La mayoría son síntomas psicosociales, esto quiere decir que no inician en el adolescente, sino que son consecuencia del ambiente que los rodea (familia, amigos, etc.). Generalmente, tienen origen en los problemas no resueltos en la relación entre los padres.
La OMS considera que casi 2/3 de las muertes prematuras y 1/3 de la carga de morbilidad total de los adultos están relacionados con condiciones o comportamientos que se inician en la juventud. Muchos de los problemas en la adolescencia están dados por trastornos psíquicos de la niñez y todo lo que se hace durante la edad juvenil (como fumar, tomar y tener relaciones sexuales sin protección) se verá reflejado en nuestra etapa adulta, por eso se le considera a la adolescencia, como la etapa más importante y critica en la vida del ser humano.

Para finalizar, podemos concluir que el joven se encuentra en una etapa dinámica de su vida en la cual intentará explorar cada una de sus áreas para poder comprenderlas mejor; cómo se comporte y enfrente a éstas, dependerá de los valores y principios que haya aprendido tanto en su entorno familiar como social al que pertenece. Los riesgos siempre han estado presentes, aunque en formas diferentes de expresión, pero tal vez el de mayor arraigo, trascendencia e importancia, causante de la mayoría de los descalabros en esta etapa, sea la necesidad de sentirse parte de un grupo y el cual tal vez no sea el más adecuado para una vida sana y segura pero, si se le inculcaron valores y su autoestima es sólida, tendrá la capacidad de enfrentarse a su realidad, aprender y madurar para ser en el futuro un exitoso padre o madre que sabrá transmitirle sus experiencias en forma asertiva a sus hijos….. y también se preocupará por ellos en su momento.

 

Referencias:
Paz Ramírez, Ramón. Sociología Médica. Universidad Autónoma de Baja California. 1994. México.
OMS. Salud de los Adolescentes. www.who.int/features/factfiles/adolescent_health/facts/es/index1.html
Secretaria de Salud. Prevención del embarazo no planeado en los adolescentes. Segunda edición, México, 2002. www.salud.gob.mx/unidades/cdi/documentos/DOCSAL7201.pdf

EM Alejandra P. Guerson1, Dr. Miguel A. Fraga2

1 Estudiante de medicina de la Facultad de Medicina y Psicología, UABC
2 Profesor-investigador de la Facultad de Medicina y Psicología, UABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *