LOS ALIMENTOS Y LAS ENFERMEDADES RESPIRATORIAS

 

 

LOS ALIMENTOS Y LAS ENFERMEDADES RESPIRATORIAS

 

Las enfermedades respiratorias ocupan un lugar muy importante en esta época de invierno, las trasmisión a través de las gotas de flugge (saliva imperceptible que emitimos al hablar) estornudos y tosidas, son las principales vías de trasmisión, y no solo al estar cerca de una persona enferma sino al tocar objetos que estuvieron en contacto con ellas.

 

Algunos ejemplos de ello son  las perillas de las puertas de uso común, los teclados de computadoras, los teléfonos entre otros.

 

Uno de los síntomas más frecuentes es la falta de apetito durante una enfermedad respiratoria, sin embargo es necesario alimentarse bien para que la recuperación sea más rápida. Los médicos recomendamos aumentar los líquidos y cítricos, los líquidos nos ayudan a fluidificar las secreciones que se acumulan en el árbol respiratorio y facilitan la expulsión y los cítricos aportan vitamina C que nos ayuda acidificar el cuerpo y evitar una proliferación mayor de los virus causantes de la enfermedad, razón por la cual se recomienda en esta época de cambios de temperatura y de elevación de enfermedades respiratorias estar prevenidos con una dieta alta en  vitamina C , como la guayaba, naranja, lima, grosella negra, kiwi, entre otras.

 

Solo para dar una referencia, el organismo requiere normalmente 90 mgs diarios de vitamina C para los hombres y 77 mgs para las mujeres; un ejemplo, tres guayabas aportan 280 mgs de esta vitamina, media taza de grosella negra aporta 183 mgs. Es importante mencionar que esta vitamina no la produce el organismo por eso debemos  ingerirla diariamente en algún alimento, también la contienen algunas verduras como el tomate, el brócoli. Esta vitamina ayuda al organismo también en los procesos de cicatrización y fortalecimiento de los pequeños vasos sanguíneos y evita las hemorragias como la de la nariz y las encías.

 

La cebolla y el ajo, por su contenido de azufre, son otros productos a los que se les ha conferido la capacidad de contribuir a la curación rápida de las enfermedades respiratorias por su efecto antihistamínico, esto es, disminuir la cantidad de mucina, sustancia responsable de producir moco nasal y laríngeo en las enfermedades respiratorias. Por el contrario, los lácteos aumentan la producción de mucina y es común que madres de familia suspenden la leche a sus hijos cuando se enferman de gripa por producir exceso de secreciones.

 

Una alimentación completa, variada, equilibrada y con abundante vitamina C ayuda a prevenir las enfermedades respiratorias y cuando ya se establece contribuye a su rápida curación.

 

Si la vitamina C la vamos a consumir en jugos se debe ingerir dentro de los primeros 20 minutos de haber sido preparados, porque así se obtiene un mayor aprovechamiento de los nutrientes que contienen.

 

Existe una sustancia llamada capsaicina que la contienen los chiles picantes, que tienen un efecto vasoconstrictor, es decir ayudan a disminuir los síntomas nasales de la gripe, esta sustancia es parecida a otra que contienen algunos jarabes para la tos, el mentol, que se prescribe como sintomático, así que si no existe problema de gastritis y tiene  congestión nasal una buena dosis de picante puede contribuir al alivio.

Es recomendable también hacer cinco comidas al día, repartidas en tres principales con alto contenido proteico y dos colaciones de frutas, una entre el desayuno y la comida y otra entre ésta y la cena, para ayudar al organismo en el proceso de curación y evitar que un padecimiento por virus se complique con bacterias y así una simple gripa puede complicarse desde una bronquitis hasta en una neumonía.

 

Las  personas con diabetes y adultos mayores deben evitar excesos, ya que por el deterioro propio de la edad no metabolizan adecuadamente los alimentos, lo que puede llevarlos a complicaciones, como cuadros diarreicos así que, en el caso de personas con problemas metabólicos los jugos deben ser diluidos en un 50 %.

 

En otro orden de ideas existen estudios que muestran que las personas y las que fuman  tardan más en recuperarse de una enfermedad respiratoria y requieren más medicamentos por mas días,  así es muy importante la alimentación adecuada y sobretodo dejar el cigarrillo.

 

Entonces ¿cuál sería una condición ideal para una persona sana que quiere evitar las enfermedades respiratorias? Primeramente una alimentación rica en frutas y verduras, con proteína preferentemente vegetal, si es proteína animal se recomienda el pollo, atún, pescado, disminuir las carnes rojas, con horarios fijos, procurar los hábitos de vida saludable como ejercicio, la ventilación de las habitaciones, evitar el contacto con personas enfermas de las vías respiratorias, utilizar cubrebocas en sitios públicos, el uso de gel alcoholado después del lavado de manos frecuente, la limpieza continua de artículos de uso común como perillas de puertas, teléfonos, teclados, por mencionar algunos.

 

Finalmente comentaré que una dieta bien adecuada y tener hábitos de vida saludable  nos ayuda a prevenir no sólo las enfermedades respiratorias, sino otras de consecuencias más serias.

 

Dra. Rosa Alicia Luna V. Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *