¿MIEDO AL DENTISTA?

¿MIEDO AL DENTISTA?

Qué tal estimado lector, con el placer de dirigirme a ti y brindar de mi parte que este año de 2020 sea lo más saludable para ti y los tuyos.

Hoy quiero compartir contigo un pequeño tema sobre el miedo que nos ocasiona el simple hecho de escuchar voy a ir al dentista. Esto sonará a “huy que  M I E D O”. Realmente se ha creado una serie de mitos a través del tiempo y de experiencias de infinidad de personas, usuarios o pacientes del servicio dental.

Pero permíteme exponerte en este argumento que uno de los grandes valores de la vida, si lo analizamos, es la boca, veamos porqué:

Fijemos un poco nuestra atención en que la cavidad oral, es un órgano más de nuestro cuerpo; vamos ejemplificando algunos órganos: el corazón sin su actividad vital no nos permitiría vivir, ya que éste se encarga de bombear la sangre que mantiene la nutrición y oxigenación de todo nuestro organismo; y si hablamos del pulmón, pues éste oxigena la sangre y ésta a su vez a los glóbulos rojos y así nos iríamos con el hígado, páncreas, intestinos y por supuesto el más importante, el cerebro, que como un buen director de orquesta los mantiene en sincronía, pero en un estado muy saludable.

Ahora vamos centrando nuestra atención en la cara o cabeza si te agrada más, vamos a encontrar un par de ojos, sin ellos, qué te puedo mencionar, no pudiéramos disfrutar de lo que tenemos alrededor; los oídos, ¿te imaginas que sucedería si no lográramos escuchar lo que tenemos a nuestro rededor? o si no consiguiéramos respirar ¿qué pasaría con nuestros pulmones? Estas inquietudes me llevan a la siguiente reflexión.

¿Por qué miedo al servicio dental?  ¿Por qué miedo al Dentista?

Quiero compartir mi experiencia como clínico del área dental, en esa relación médico paciente y que a través del tiempo la odontología ha ganado un lugar en la atención a la salud del ser humano, ya que se tiene ganada una serie de mitos y miles de miles de experiencias de cada persona que se presenta al servicio dental. Y del manejo que demos en la atención del servicio bucodental de cada paciente por el dentista.

Pero veamos cómo o dónde se relacionan estos miedos, ya que la boca es vecina de la vista, del oído, del gusto, del olfato y de la defensa, cada uno de estos órganos son alertívos del cerebro y la razón es su proximidad al mismo.

Ya reconocido de donde nace el temor, podemos deducir que todo es infundado sumándole a lo que el medio externo nos influye tanto que podemos perder el equilibrio de nuestro propio temple.

Las técnicas del servicio dental de hoy han avanzado tanto que ofrecemos una odontología menos incómoda, molesta o dolorosa. Usted tiene derecho a que cualquier médico, laboratorista o dentista le ofrezca toda la información que usted requiera de acuerdo al procedimiento al cual se valla a someter. Como recomendación siempre pregunte todas sus dudas o inquietudes respecto a su padecimiento, diagnóstico y pronóstico de su tratamiento. Esto no es indicativo de perfección total, siempre debemos guardar una pequeña reserva  de acuerdo a lo procedimiento que se vaya a realizar.

En conclusión, no guarde duda alguna sobre su necesidad de atenderse, recuerde que todos los actos de prevención le llevarán a un mejor estado de salud y con menos riesgos, es más cómodo atenderse a tiempo que con lesiones crónicas o agudas. Evite gastos mayores y cuide de su salud.

Dr. Rodrigo Robledo Silva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *