REFLEXIONES SOBRE COVID-19 Y CÁNCER

REFLEXIONES SOBRE COVID-19 Y CÁNCER

Gregorio Marañón (1887-1960) decía: “La Ciencia a pesar de sus progresos increíbles no puede ni podrá nunca explicarlo todo. Las rayas fronterizas del saber, por muy lejos que se eleven, tendrán siempre delante un infinito mundo de misterio”.

Esto ha sido evidenciado claramente en esta Pandemia causada por el virus SARS-CoV2 productor de la enfermedad COVID-19. La ciencia obligadamente tiene que reconocer con humildad que ha fallado en muchas de sus medidas y en no pocas de sus predicciones. Estamos ante una enfermedad nueva, emergente, sistémica e impredecible y tenemos muchas preguntas y pocas respuestas y más aún en una población tan compleja y tan extensa como la de nuestro México.

Tenemos una tasa de mortalidad de las más altas del mundo y ¿por qué habría que sorprenderse? con una población adulta que tiene 72.5% de sobrepeso u obesidad, con una enorme proporción de Diabéticos e Hipertensos y con un “debilitado” Sistema de Salud desde hace décadas, la pregunta obligada seria: ¿podríamos esperar algo diferente? ya se olvidaron acaso que cada año hay “recorte presupuestal” para las Instituciones Públicas de Salud, medidas y recortes que han sido instrumentados por todos los gobernantes de este país y las autoridades sanitarias en los últimos, al menos 4 sexenios.

Obvio, esta pandemia “nos agarró muy mal parados”, además de los factores de riesgo ya mencionados y la edad por encima de los 60 años, no deberíamos perder de vista que el Cáncer es el 4º. factor de riesgo para enfermar seriamente por COVID-19. En España por ejemplo, 1/3 de las camas de la Unidad de Cuidados Intensivos fueron ocupadas por pacientes oncológicos, en México por supuesto no tenemos idea. Y menos aun tenemos idea de cuál es el impacto en la supervivencia de miles de personas con Cáncer que han sido afectadas por retrasos o suspensiones de sus tratamientos en aras de atender a los enfermos de Covid, mismos que han saturado los pocos espacios hospitalarios, ocupando de igual forma de manera exclusiva la atención mediática en México y el Mundo.

Hasta ahora sabemos que el paciente oncológico, tiene el doble de complicaciones que el sano y que su mortalidad es 2.3 veces mayor, no perdamos la perspectiva numérica, social y humana.  En el mundo mueren anualmente 9.6 millones de personas (Globocan 2018), ¿cuántos han enfermado y muerto por Covid del 31 de diciembre del 2019 a la fecha?, compara las cifras que hablan por sí mismas, desgraciadamente muy poca gente sabe (incluyendo personal de Salud), que existe un “Triage” internacional, es decir, una “priorización” en la atención de los pacientes en función de la necesidad y urgencia del tratamiento, pero por unas o por otras, en México se hace caso omiso del mismo y se rechaza y difiere inmisericordemente al doliente de Cáncer.

En ¿qué consiste este “Triage”? es simple y muy lógico: el grupo “A” son los pacientes que por la naturaleza de su padecimiento o su condición clínica, sencillamente son “impostergables” con o sin pandemia deben ser atendidos so pena de ver afectada su salud o su vida en forma irremediable, habrá que hacer la Cirugía, la Radiación o la Quimioterapia necesariamente.  En el otro extremo o grupo “C” están los pacientes, por el contrario “postergables”, en ellos podemos esperar, cambiar tratamientos intravenosos por tabletas, por ejemplo, para evitar que se expongan al acudir a los hospitales.  En medio, el grupo “B”, pacientes que debieran ser evaluados en consenso médico para definir la “postergabilidad” y el tiempo de ésta a fin de no afectar su supervivencia.

Pues aquí ¿cuál Triage? “todos van para atrás” porque los hospitales y el poco personal de salud disponible, está enfocado en atender a los enfermos de Covid-19, quienes por supuesto tienen todo el derecho a ello, el asunto es que los demás también tienen ese derecho.  Sin embargo, hoy día no sabemos -ni tampoco creo que sepamos- cuál será el impacto y el número de pérdidas humanas por estas decisiones, pero estoy seguro que los resultados serán muy lamentables.

Créanle a los científicos no a los políticos, el mejor indicador en la pandemia es el número de muertes no el de contagiados, las cifras oficiales o los modelos matemáticos de aproximación de casos existentes, son eso aproximaciones, por cierto muy difíciles de ser cercanas a la realidad, ya que el comportamiento y la irresponsabilidad de una muy alta proporción de nuestra gente no se puede ni se podrá medir. Mario Bunge conceptualiza a la ciencia como factual (hechos) o como formal (ideas), pero parafraseando a David Sackett, diríamos que la Medicina es el arte experto de sintetizar y evaluar el conocimiento e interpretar más que dar evidencia.

Me llaman la atención algunos hechos: hace ya casi 40 años de la llegada del HIV (SIDA), un virus muy parecido a este y no existe vacuna todavía contra él, existe un tratamiento efectivo sí. Al principio “mataba” en forma muy temprana, ahora de hecho los pacientes viven décadas, siempre y cuando accedan al tratamiento establecido. Los virus SARS-CoV1, MERS, H1N1 o el de la Influenza no tienen una vacuna completamente efectiva, ¿por qué tendría que haberla con SARS CoV2 y además “fast track”?.

Finalmente expreso algo que no tiene nada de agradable pero que desgraciadamente tiene mucho de real, en el mundo hay alrededor de 40 millones de personas que no tienen agua, 100 millones de latinoamericanos que no cuentan con los servicios sanitarios básicos, ante estos hechos y la alta contagiosidad del SARS-CoV2, considero que el virus simplemente “llegó para quedarse”, un virus de RNA que si se comportara como su familia viral, presentará centenares de mutaciones que harán que una vacuna 100% efectiva, segura y permanente, sea imposible de fabricar a pesar de la gran “carrera comercial” que ya vemos con más de 90 farmacéuticas por todo el mundo. Mucho antes de que exista una vacuna, tendremos un tratamiento médico mejor establecido y habremos conseguido un conocimiento mayor y mejor fundamentado para tratar exitosamente a esta enfermedad.

En tanto ProOncavi A.C. te invita a informarte y ser partícipe de tus derechos como paciente con cáncer y el de los demás. Sé corresponsable, tu único aliado es tu Sistema Inmunológico, cuídalo, ámalo, fortalécelo.

Dr. Homero Fuentes de la Peña

Presidente Fundador de ProOncavi A.C.Especialista en Oncología Médica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *