“MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA: UNA TORTURA HECHA COSTUMBRE”

“MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA:

UNA TORTURA HECHA COSTUMBRE”

Lamentablemente existen costumbres donde el dolor y el agravio a los derechos es casi una “ley”; me refiero a la práctica de la ablación o mutilación genital femenina la cual consiste en la extirpación total o parcial de los genitales externos femeninos.

La Mutilación Genital Femenina probablemente ha sido practicada por aproximadamente unos 1400 años y algunas referencias estiman que 2000. Empezó durante lo que los musulmanes llaman “al-gahiliyyah” (era de la ignorancia). El Sunnah (las palabras y acciones del profeta Mohammed) contienen numerosas referencias en cuanto a la práctica. Sin embargo muchos musulmanes alegan que estos pasajes no son auténticos. El Quran y las escrituras hebreas y las escrituras cristianas no tienen referencias respecto al tema.

DATOS:

  • Se les realiza a las niñas desde los 5  hasta los 15 años de edad.
  • Cada 6 minutos una niña o adolescente es sometida a esta práctica, siendo la tendencia hacerlo cada vez a menor edad.
  • Se calcula que, al día de hoy, unos 140 millones de niñas y mujeres han sido mutiladas en 29 países de África, Asia y Medio Oriente.
  • Fallecen alrededor del 30% de las niñas sometidas a este acto.
  • El 95% de ellas manifiestan dolor genital persistente o recurrente que se produce justo antes, durante o después de las relaciones sexuales.
  • En México esta práctica está prohibida y es considerada un grave delito.

PORQUE SE REALIZA:

  • SOCIAL
    • Se considera a menudo parte necesaria de la buena crianza de la niña y una forma de prepararla para la vida adulta y el matrimonio.
    • Como el foco del deseo sexual es representado por el clítoris, al remover este órgano se cree que se está protegiendo a la mujer de su “naturaleza sexual”, salvándola así de la tentación y desgracia, ayudando así a preservar su castidad, previniendo el adulterio, evitando la masturbación y lesbianismo.
    • Garantiza la adquisición de una esposa “pura” y digna.
    • Las mujeres después sufren en silencio, debido a que temen ser excluidas de sus comunidades.
  • PSICOLOGICA
    • Ser mujer es un castigo, no existe derecho de gozo, satisfacción y placer.
    • La mayoría de las mujeres viejas influencian a las más jóvenes para que sigan con el procedimiento, alegando sabiduría al respecto.
    • Algunas mujeres perpetúan esta práctica por el mismo sufrimiento que ellas pasaron, así que piensan que lo justo es que otras también lo sufran.
    • Se cree que la mutilación hace que la cara de la mujer se vuelva más hermosa.
  • RELIGIOSA
    • Aunque no hay razón religiosa para llevar a cabo esta práctica, muchos musulmanes continúan creyendo que una mujer que no haya pasado por la mutilación genital es impura en sentido religioso.
    • Además de indigna ante los ojos de divinidades, lo que maldice a la comunidad y a la familia por generaciones.

La mutilación genital femenina se clasifica en cuatro tipos principales:

  1. Clitoridectomía: resección parcial o total del clítoris (órgano pequeño, sensible y eréctil de los genitales femeninos).
  2. Excisión: resección parcial o total del clítoris y los labios menores, con o sin excisión de los labios mayores.
  3. Infibulación es la forma más agresiva, y consiste en la extirpación del clítoris y labios mayores y menores. Después del acto, hay un cosido de ambos lados de la vulva hasta que esta queda prácticamente cerrada, dejando únicamente una abertura para la sangre menstrual y la orina
  4. Otros: todos los demás procedimientos lesivos de los genitales externos con fines no médicos, tales como la perforación, incisión, raspado o cauterización de la zona genital.

Todo ello es realizado sin anestesia, con navajas usadas, y solo se detiene a la niña ya sea amarrada o la sostienen varias personas; este procedimiento dura de 15 a 30 minutos. El 80% de las niñas sobrevivientes se desmaya de dolor.

Las heridas son tratadas con sustancias como huevo, aceite, ceniza o papel mojado de cigarro, para promover la cicatrización. Cuando se cortan partes, para cerrar las heridas se utilizan espinas como agujas e hilo de coser o pelo de caballo.

Los países que la utilizan por ejemplo son Indonesia, Malasia, Egipto, Afganistán, Sudán, Etiopía, Nigeria, Somalia, Libia, Sierra Leona, Emiratos Árabes, India, Yemen. También hay países occidentales donde las comunidades de emigrantes practican la ablación: Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Francia, Italia, Noruega, Finlandia y Australia.

COMPLICACIONES:

La realidad es que esta tortura, no aporta ningún beneficio a la salud, solo daño irreparable en varios sentidos.

Es una costumbre ilógica, innecesaria e injusta.

Entre sus complicaciones inmediatas se encuentran el dolor muy intenso, choque, hemorragia, tétanos, sepsis, retención de orina, llagas abiertas en la región genital y lesiones de los tejidos genitales vecinos.

Las consecuencias a largo plazo pueden consistir en:

  • Infecciones vesicales y urinarias recurrentes
  • Quistes
  • Esterilidad (en estos casos además las mujeres sufren rechazo total)
  • Aumento del riesgo de complicaciones del parto y muerte del recién nacido
  • Necesidad de nuevas intervenciones quirúrgicas, para corregir quirúrgicamente la estrechez vaginal y permitir las relaciones sexuales y el parto. A veces se vuelve a cerrar nuevamente, incluso después de haber dado a luz, con lo que la mujer se ve sometida a aperturas y cierres sucesivos, aumentándose los riesgos inmediatos y a largo plazo
  • En la noche de bodas, si la abertura vaginal es muy angosta para tener relaciones sexuales, una mutiladora o incluso el propio esposo utiliza cuchillos o tijeras provocando lesiones en el intestino o la vejiga

El dolor tan grande experimentado no sólo causa traumas físicos sino también psicológicos. Se conoce de varios casos de en qué se presentan ataques de ansiedad, depresión e intento de suicidio luego de la operación. También se presenta un sentimiento de humillación y de traición por los padres, en especial por la madre.

Además de violar los derechos a la salud, la seguridad, integridad física, el derecho a no ser sometido a torturas y tratos crueles inhumanos o degradantes, y el derecho a la vida en los casos en que el procedimiento acaba produciendo la muerte; esta práctica refleja una profunda desigualdad entre los sexos y constituye una forma extrema de discriminación hacia la mujer.

En la actualidad varias organizaciones han luchado por erradicar esta costumbre, que es considerada un acto de homicidio premeditado; falta mucho por hacer, destruir esta práctica es terminar con lazos religiosos y creencias antiguas, aunque ilegales es una batalla constante.

DRA. ANGÉLICA PON MÉNDEZ

EPIDEMIOLOGÍA / SALUD PÚBLICA

1 thought on ““MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA: UNA TORTURA HECHA COSTUMBRE”

  • Hola. Me llamo Vicky y en la actualidad práctico la técnica de la acuarela.
    El domingo día 29 participé en una exposición
    femenina, en la sala Aperitoche de las rozas.
    Mi obra fue dedicada entre otras a todas las niñas víctimas de la ablación. Todo mi apoyo y colaboración para que esta práctica sea erradicada. UN ABRAZO A MIS QUERIDAS NIÑAS.!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *