CIRUGÍA REDUCTORA DE RIESGO DE CÁNCER DE MAMA

CIRUGÍA REDUCTORA DE RIESGO DE CÁNCER DE MAMA

Existen  dos clases de operaciones para reducir el riesgo de cáncer de seno en una mujer que nunca ha sido diagnosticada con cáncer de seno pero se sabe que tiene un riesgo muy alto de esa enfermedad.

Una mujer puede tener un riesgo muy alto de padecer cáncer de seno si tiene antecedentes familiares muy marcados de cáncer de mama  o de cáncer de ovarios; si tiene una mutación ,en el gen BRCA1 o en el gen BRCA2 o una mutación de alta penetrancia en uno de los varios genes asociados con el riesgo de cáncer de mama, como lo son el gen P53 o el PTEN.

La operación más común para reducir el riesgo es la mastectomía bilateral profiláctica (también llamada mastectomía bilateral para Reductora de Riesgo).

La mastectomía bilateral profiláctica puede incluir extirpar completamente ambos senos incluso los pezones (mastectomía total), o puede incluir extirpar todo el tejido de la mama que sea posible dejando intactos los pezones (mastectomía subcutánea o conservadora del complejo areola- pezón). Las mastectomías subcutáneas conservan el pezón y permiten que los senos se vean más naturales si la mujer elige tener después una operación de reconstrucción de los senos. Sin embargo, la mastectomía total proporciona la mayor reducción de riesgo de cáncer de mama porque se extirpa más tejido del seno  en este procedimiento que en una mastectomía subcutánea.

Aun con una mastectomía total, no es posible extirpar todo el tejido de la glandula mamaria y  que puede tener el riesgo de hacerse canceroso en el futuro. La pared torácica, la cual ordinariamente no se extirpa en una mastectomía, puede contener algo de tejido de seno, y algunas veces se puede encontrar tejido de seno en la axila, arriba de la clavícula y tan abajo como en el abdomen, y es imposible que el cirujano extirpe todo este tejido.

La otra clase de operación para reducir el riesgo es la salpingooforectomía bilateral profiláctica, la cual algunas veces se llama ooforectomía profiláctica. Esta operación implica que se extirpen los ovarios y las trompas de Falopio y se pude hacer por separado o junto con una mastectomía bilateral profiláctica en mujeres premenopáusicas que tienen un riesgo muy alto de cáncer de mama. Al extirpar los ovarios en las mujeres premenopáusicas se reduce la cantidad de estrógeno producido por el cuerpo. Ya que el estrógeno promueve el crecimiento de algunos cánceres de seno, la reducción de la cantidad de esta hormona en el cuerpo al extirpar los ovarios puede hacer lento el crecimiento de esos cánceres de mama.

Se ha demostrado que la mastectomía bilateral profiláctica reduce el riesgo de cáncer de mama en por lo menos 95% de las mujeres que tienen una mutación  (que causa enfermedades) en el gen BRCA1 o en el gen BRCA2 y hasta 90% en mujeres que tienen antecedentes familiares marcados de cáncer de mama.

Se ha mostrado que la salpingooforectomía bilateral profiláctica reduce el riesgo de cáncer de ovarios en aproximadamente 90% y el riesgo de cáncer de mama en aproximadamente 50% en mujeres con un riesgo muy alto de presentar estas enfermedades.

La indicaciones principales para este tipo de cirugías son las siguientes:

1.- Las mujeres que heredan una mutación nociva en el gen BRCA1 o en el gen BRCA2 o mutaciones en algunos otros genes que aumentan considerablemente el riesgo que se presente cáncer de seno.

2.- Mujeres con  antecedentes familiares muy marcados de cáncer de mama (que su madre, su hermana o su hija haya sido diagnosticada con cáncer bilateral de mama o con cáncer de mama antes de los 50 años de edad o que tenga varios miembros de la familia con cáncer de seno o de ovarios).

3.- Mujeres quienes tienen carcinoma lobulillar in situ (CLIS) más antecedentes familiares de cáncer de seno (CLIS) es un estado en el que se encuentran células anormales en los (lobulillos de la mama. No es cáncer, pero las mujeres con CLIS tienen un riesgo mayor de presentar cáncer invasor de seno en cualquiera de los senos. Muchos cirujanos de con especilizacion en patología mamaria  consideran que la mastectomía profiláctica es una forma demasiado agresiva para mujeres con CLIS que no tienen antecedentes familiares marcados o algunos otros factores de riesgo).

4.- Mujeres quienes han tenido radioterapia al pecho (incluso a los senos) antes de los 30 años de edad por ejemplo, si recibieron tratamiento con radioterapia para el linfoma de Hodgkin. Ya que estas mujeres tienen un riesgo más alto de padecer cáncer de seno en sus vidas.

5.- Mujeres que han sido diagnosticadas con cáncer en un seno, especialmente quienes se sabe que tienen un riesgo muy alto, pueden pensar en hacerse extirpar también el otro seno (lo que se llama el seno contralateral aun cuando no haya signos de cáncer en el otro seno. La cirugía profiláctica para extirpar un seno contralateral durante la operación de cáncer de seno (conocida como mastectomía profiláctica contralateral) no es muy común este procedimiento pero suele hacerse en situaciones muy especificas.

Las pacientes que presentan alguna de las indicaciones anteriores,  y que a pesar de eso no desean realizarse cirugías reductoras de riesgo, deberán mantenerse en un estricto seguimiento con estudios específicos y muy especializados para poder mantener detectar a tiempo cualquier alteraciones sospechosa de malignidad y actuar en un tiempo adecuado.

Estos estudios pueden ser mastografía, resonancias magneticas anuales  o estar intercalándolas cada 6 meses estos estudios. Asi como también es un opción la Quimioprofilaxis con tamoxifeno o raloxifeno, medicamentos aprobados para reducir el riesgo de Cancer de mama en algunos de los casos antes mencionados.

La decisión de hacerse alguna operación para reducir el riesgo de cáncer de mama es una decisión mayor. La mujer que tiene un riesgo alto de cáncer de seno puede desear obtener una segunda opinión en cuanto a la cirugía para reducir el riesgo así como sobre las alternativas a la cirugía.

Por tal motivo la mujer que desea realizarse alguno de los procedimientos reductores de riesgo, antes de someterse a ellos debe ser valorada  por un psicólogo o psiquiatra clínico, trabajador social y lo mas importante  por un cirujano o ginecólogo oncólogo,  y si es posible con especialización en cirugía oncoplastica.

Dr. Jesús Portillo Reyes

Ginecólogo Oncólogo

Especialización en cirugía oncoplástica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *