CONDICIÓN FIBROQUÍSTICA DE LA MAMA

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es portillo-1024x157-1024x157.png

CONDICIÓN FIBROQUÍSTICA DE LA MAMA

DEFINICIÓN:

Constituyen una entidad cínica de etiopatogenia desconocida que se presentan como una masa palpable cíclicamente dolorosa, regularmente bilateral con dolor más intenso en la fase premenstrual del ciclo y que se presume son ocasionadas por el estímulo estrogénico persistente; otra hipótesis las relacionan a la ingesta de grasas y las metilxantinas.

En los últimos 15 años se ha aconsejado abandonar el término “enfermedad fibroquística” y sustituirlo por el “trastorno fibroquístico o Condición Fibroquística de la mama” (TFQ) para reflejar de manera más exacta los cambios mamarios.

EPIDEMIOLOGÍA:

La frecuencia de los TFQ aumenta con la edad, siendo aproximadamente de 10% en menores de 21 años, se incrementa a 25% en los años fértiles y hasta 50% en la perimenopausia. Parece ser más común en nulíparas en comparación con las multíparas.

FACTORES DE RIESGO:

No se consideran factores de riesgo específicos, aunque se ha postulado que está involucrado un exceso relativo o quizás una producción aumentada de estrógenos o una respuesta tisular exagerada a un nivel normal, deficiencia relativa de progesterona, aumento en la proporción plasmática de los ésteres de ácidos grasos saturados con una disminución de los poliinsaturados y las metilxantinas (presentes en el té, café, chocolate y bebidas de cola) que estimulan la proliferación del tejido mamario quístico.

Los factores de riesgo más importantes para desarrollar cáncer mamario (que la mayoría no tienen) son el grado y la naturaleza – típica o atípica – de la proliferación epitelial.

Las únicas 3 condiciones consideradas premalignas son la hiperplasia epitelial atípica, la hiperplasia nodular atípica y la papilomatosis difusa con atipias.

CUADRO CLÍNICO:

Suele ser bilateral, se localiza principalmente en los cuadrantes superiores y externos de la mama, afectando más la derecha que la izquierda. Hay dolor de intensidad variable y sensación de repleción mamaria.

El tamaño de la mama y los síntomas aumentan durante la fase lútea del ciclo. El examen revela hipersensibilidad, puede haber nodulaciones quísticas bien delimitadas, poco móviles o áreas de condensación; la descarga por el pezón más común es la serosa y ocasionalmente puede ser amarillenta, verdosa o grisácea.

DIAGNÓSTICO:

Se basa en el cuadro clínico y se puede corroborar ultrasonografía, mamografía, aspiración con aguja fina y biopsia, pero este examen es más usado para descartar otros problemas en un área sospechosa. La aspiración de los quistes con aguja fina revela un líquido turbio, no hemorrágico. Los cambios histológicos representan proliferación epitelial dentro del sistema ductal y fibrosis del estroma. La fibrosis contribuye a la formación de quistes al causar obstrucción de los conductos y retención de secreciones alveolares. Las formaciones quísticas ocurren en 20-40% de las mujeres con TFQ.  

TRATAMIENTO:

ASPECTOS GENERALES:

El tratamiento se dirige fundamentalmente a detener la progresión y aliviar los síntomas: uso de ropa liviana y holgada, sostén justo; restringir las metilxantinas (cafeína y teofilina) y la nicotina; reducir la ingesta de grasas a 15% y aumentar la de carbohidratos a 65%, ya que esto puede prevenir el riesgo de cáncer.

FÁRMACOS:

1) Vitaminas: se ha observado cierta eficacia con las vitaminas E y A para el control de la mastalgia por un mecanismo relacionado con el metabolismo de los lípidos.

2) Diuréticos: preferentemente tiazidas, efecto puramente sintomático; se pueden administrar en los días previos a la menstruación.

3) Esteroides sexuales: Su uso es controversial por los efectos secundarios, pero se reportan beneficios en pacientes seleccionados con los anticonceptivos orales, por su contenido de estrógenos, son efectivos hasta en el 90% de las mujeres dentro de los 3-6 meses de inicio del tratamiento, brindan protección contra el desarrollo de fibroadenomas e hiperplasia atípica. Los progestágenos pueden ser útiles en pacientes con deficiencia del cuerpo lúteo, una dosis de 5-10 mg de medroxiprogesterona es efectiva hasta en el 85% de los casos y mantener el tratamiento durante 9-12 meses; el acetato de noretisterona a dosis de 5-10 mg tiene resultados similares.

4) Inhibidores de los esteroides sexuales:

Danazol, en dosis de 50 a 400 mg al día durante 6 meses, fármaco de elección en casos graves de TFQ, previene el pico de FSH y LH en la mitad del ciclo reduciendo el estímulo hormonal de la mama; bromocriptina (si coexiste hiperprolactinemia); tamoxifeno: previene la captación de estradiol por receptores estrogénicos en tejidos mamario y uterino en dosis de 10 a 20 mg/día, parece ser tan efectivo como el danazol pero quizá con menos efectos colaterales y gestrinona a dosis de 2.5 mg 2 veces por semana por 3 meses, se recomienda por sus efectos androgénicos y antiprogestacionales.

5) Análogos de la hormona liberadora de gonadotropinas:

Goserelina y Acetato de leuprolide, inducen hipoestrogenismo con mejoría clínica y radiológica si se usan por 3 a 6 meses en casos de refractariedad a otros tratamientos hormonales.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO:

Reservado para pacientes con muy alto riesgo de cáncer mamario, dolor refractario e incapacitante. En estas pacientes así como en aquéllas con historia de múltiples biopsias o con evidencia de una lesión precancerosa, la resección parcial de la glándula está indicada. Si un nódulo persiste en la mama, se recomienda su excisión. Si se aspira un quiste en 2 ocasiones y éste reaparece, hay que extirparlo.

Es muy importante que ante algún síntoma o detección de alguna lesión mamaria acudir a revisión especializada de GInecología Oncológica, para una detección oportuna y manejo.

Dr. Jesús Portillo Reyes

Ginecólogo Oncólogo

1 thought on “CONDICIÓN FIBROQUÍSTICA DE LA MAMA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *