¿QUÉ ES LO NORMAL Y LO ANORMAL EN LA CONDUCTA?

¿QUÉ ES LO NORMAL Y LO ANORMAL EN LA CONDUCTA?

Uno de los dilemas más grandes en psicología, antropología, sociología y ciencias afines es el poder establecer los rangos de la conducta normal, ya que lo que puede ser normal para una persona en específico puede ser anormal para otra.

Y bien, entremos en discusión hay un supuesto que normal todo aquello que se encuentra en su medio natural.

Lo que se toma como norma o regla, aquello que es regular y ordinario, así en un primer parámetro lo normal es un término estadístico que hace referencia al promedio aceptado.

Pero no todo lo que es normal es sano y no todo lo que es anormal es patológico. Por ejemplo en un ámbito educativo en el que existe un niño superdotado, es claro, que este niño sea anormal, ya que entre 30 o 40 niños el es el único con un CI anormal. Sin embargo, para el niño es sano y puede ser más productivo, pero si no se le brindará el aprendizaje adecuado probablemente no rendirá de la manera adecuada, por lo que este niño superdotado puede convertirse en el foco de atención de todos sus amigos, llamando la atención del educador y de todas las personas que lo rodean, aunque esto en realidad se vuelva un comportamiento anormal, por lo anterior no existe algo que en realidad sea normal para la cultura en general, lo que para uno ser correcto para otro puede no serlo, y lo que para aquel es correcto puede ser incorrecto para el otro

Entonces, los comportamientos y manifestaciones psicológicas no pueden reducirse a medidas cuantitativas salvo muy excepcionalmente. Pero también no puede considerarse que algo por ser común sea siempre normal.

En otro criterio de normalidad se hace referencia como aquello que se adapta a costumbres y comportamientos típicos de la cultura y lo anormal, se conserva para los trastornos de la personalidad, por lo anterior los criterios socioculturales continúan siendo  los más indicados para diagnosticar lo normal, lo anormal y la enfermedad mental, así vemos como los patrones de conducta desadaptativos del trastorno de la personalidad, son considerados en un determinado contexto cultural, debido a que cada grupo o sociedad, dispone de un sistema de normas y no existen conductas humanas que sean normales o anormales en absoluto, sino con respecto a un contexto. Aunado a lo anterior esta el concepto de “cultura” que  también controversial ya que no es fácil definirla, pero una aproximación para definir el concepto seria “El conjunto de modelos compartidos por los individuos de una comunidad y aplicados diariamente a su comportamiento”.

Para ir clarificando el concepto es importante subrayar que al hablarse de adaptación, no sólo se está refiriendo a la adaptación con el medio ambiente sino también a la adaptación intrapersonal que implica una relación armónica y equilibrada con uno mismo.

Ahora bien, los criterios del DSM IV- TR (ahora DSM V) resultarían un buen guía y marco de referencia científico con respecto a la conducta anormal,  donde se describen los malestares clínicamente significativos, con deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del sujeto, porque la conciencia del propio padecimiento forma parte de un concepto de salud mental centrado en el sujeto y no meramente normativo, un estado fluctuante que tiende al bienestar, en el que el individuo pueda detectar e intentar corregir signos o síntomas de enfermedad o padecimiento.

Otro criterio confiable es el de la OMS que sostiene que “la salud mental es un estado sujeto a fluctuaciones provenientes de factores biológicos y sociales, en que el individuo se encuentra en condiciones de conseguir una síntesis satisfactoria de sus tendencias instintivas, potencialmente antagónicas, así como de formar y mantener relaciones armoniosas con los demás y participar constructivamente en los cambios que puedan introducirse en su medio físico y social” donde lo que se encuentra afectado de manera fundamental es la relación “armoniosa con los demás” así como la capacidad de adaptarse y de contar con relaciones interpersonales constructivas.

Finalmente e integrando varias, corrientes, escuelas y autores resumo en siente puntos los indicadores de una personalidad normal “que bien pudiera ser la ante-sala para disfrutar de una vida sana”

  1. Cuando exista coherencia interna o de afectos pertinentes,  habiendo reacciones que  se adecuan a la respuesta que es esperada ante algún hecho.
  2. Cuando estamos integrados en la sociedad en la que vivimos, y a la que  pertenecemos no sólo porque somos habitantes de una región, sino porque los comportamientos se muestran adecuados a las pautas aceptadas por la mayoría sin que ello implique sometimiento, y también porque la organización de sus psiquismos supone cierta coherencia interna.
  3. Si nos sentimos cómodos en entornos familiares y dentro de un grupo de confianza, si somos sensibles a las opiniones y sentimientos de los demás y buscamos su aprobación, transmitiendo nuestros sentimientos sólo cuando nos sentimos seguros.
  4. Si somos capaces de  adaptarnos, a variar nuestra conducta y actitud en cierto grado, de acuerdo a la situación en la que nos encontremos.
  5. Cuando poseemos una  estructura sólida y fuerte que nos permita “funcionar”  en condiciones de estrés, ya que disponemos de un repertorio variado de estrategias y/o defensas para utilizarlas de acuerdo a la situación que vivamos.
  6. Cuando no exigimos que  el contexto sea el que se flexibilice ante nosotros, porque tenemos la capacidad de  percibir que algo “malo” está ocurriendo con nosotros mismos.
  7. Cuando los repertorios  y estrategias de adaptación se repiten una y otra vez, también para crear estilos propios de respuestas ante las adversidades. En otras palabras para hacernos  más resilientes.

Dr. José de Jesús Torres Vera

Psicoterapeuta e investigador de comportamientos antisociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *